Colaboración de Leticia García en el portal Bienestar180.com
———
¿Cómo comer sin sentir culpa? Después de ingerir alimentos en demasía es normal que algunas personas, sobre todo las que padecen obesidad, experimenten un sentimiento de culpa, sin embargo, esta acción va más allá de un simple hábito.
En entrevista para Salud180.com, la psicóloga Leticia García, especialista de la Clínica de Asistencia a Pacientes de la Sociedad Psicoanalítica de México (SPM) detalla que la culpa es un indicador de que estamos haciendo algo inadecuado para nuestro cuerpo, salud  o emociones.
Por eso es muy importante que aprendamos a lidiar con nuestras emociones y encontremos un equilibrio físico, emocional y psicológico para tener una buena calidad de vida y sentirnos bien con nosotros mismos.
No obstante, cuando no existe este proceso, algunas personas suelen reflejar su inconformidad, insatisfacción, enojo, malestar y auto-reproche a través de la ingesta excesiva de comida, para después sentir culpa por su comportamiento.
“El hecho de comer tanto refleja que no pueden lidiar con emociones y las están poniendo en la comida”, asegura la especialista.
“Por ejemplo, algunas personas con depresión pueden reflejar este estado de ánimo a través de la comida; en lugar de lidiar con esas emociones la gente suele darse un atracón para tapar todos los sentimientos desagradables”.
La psicóloga detalla que con ese atracón se siente un placer absoluto y momentáneo, donde se sustituyen las emociones negativas; sin embargo, después viene la culpa, porque hay aspectos de tu vida que simplemente fueron “tapados” por el acto de comer.
 
¿Cómo comer sin culpa?
Para superar este tipo de comportamiento y reducir los sentimientos desagradables de vacío o enojo, las personas deberían:

  1. Realizarse un chequeo médico general
  2. Acudir con un nutriólogo. Es una guía indispensable para que las personas aprendan a alimentarse sanamente y dejen a un lado el sentimiento de culpa.
  3. Revisar el aspecto emocional, para lidiar con todo lo que les molesta y que los hace comer en demasía.
  4. Apoyo social. Es básico para que las personas superen su problema de forma satisfactoria.
  5. Tratamiento psicológico. La ayuda profesional es necesaria para que los comedores compulsivos superen sus emociones negativas, al mismo tiempo que  elevan su autoestima.

 
Para llevar una vida saludable y evitar comportamientos como el comer con culpa, debemos poner atención en nuestro aspecto emocional, que es la clave para vernos y sentirnos bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *