Colaboración de Maite Sainz para el portal Salud180.com
__________________________
¿Cómo causar una buena impresión? Dar una buena impresión de uno mismo tiene que ver con lo que proyectamos de lo que somos por dentro y por fuera, asegura la psicoanalista Maite Sainz.
En entrevista para Salud180, la especialista de la Clínica de Asistencia a Paciente de la Sociedad Psicoanalítica de México (SPM) explica que existen aspectos que percibimos de los demás de forma consciente e inconsciente.
“Los aspectos que se perciben son aquellos que se pueden controlar y trabajar en ellos para cambiarlos, tanto si queremos dar una buena impresión o si estamos esperando las impresiones de los demás”, señala.
Las impresiones en el mundo suelen ser subjetivas, sin embargo, existen ciertos patrones y lineamientos generales, por ejemplo, existe un lineamiento de la belleza, de la apariencia como la higiene, el estilo, los cuales ayudan a crear una imagen y personalidad desde el primer día.
No obstante, los aspectos internos de una persona son más difíciles de identificar en la primera impresión; sólo con el tiempo y el trato se puede conocer el mundo interno y los aspectos de la personalidad.
 
¡Imagen positiva!
“Nuestro sistema de memoria funciona por medio de asociaciones y categorías, cada vez que nos enfrentamos con una situación o persona nueva, para registrarla a nivel cerebral, la asociamos con algo o alguien que ya conocemos anteriormente”, detalla Maite Sainz.
Si quieres dejar una buena impresión en todas las personas que conoces por primera vez, la psicoanalista te brinda los siguientes tips:
 

  1. Apariencia. El 50% del juicio que se realiza al ver una persona se enfoca en la apariencia física (color de pelo, ojos, ropa, estilo, lenguaje corporal); el 40% en la voz y el 10% en el contenido del diálogo. Una buena apariencia física es muy importante, así que aprende a conocerte bien física e interiormente para lograr un equilibrio que te brinde una imagen positiva.
  2. Presentación. La forma en la que hablas de ti o te presentas es vital para dar una buena impresión. Tú mismo haces que los demás te admiren o te devalúen o resten importancia. Lo mejor no es caer en los extremos, es decir, no ser demasiado sencillos o soberbios, sino realistas o seguros.
  3. Ser amable o simpático. Trata bien a las personas y sé empático, es decir, entiende bien a la otra persona y establece una relación positiva.
  4. Inspirar confianza. Pon atención a lo que te dicen los demás y muestra interés.
  5. Evita dominar la situación. Evita estar a la defensiva, porque puede perjudicarte al hacer que las demás personas no se sientan tranquilas y dificulte tu relación con los demás.

 
Cuando una persona trata de dar una determinada impresión y no lo logra, existe una diferencia en cómo se percibe a ella misma y cómo la perciben los demás. En este caso, es importante trabajar en la autoestima y la identidad, para identificar si hay coherencia en cómo se siente, cómo se ve la persona y cómo se ven los demás.
Para lograr una buena impresión y establecer una relación positiva con los demás, conéctate contigo mismo, con tu mundo interno y con quién eres, porque en la medida en que te conozcas bien, vas a proyectar una imagen mucho más clara, empática y libre de conflictos, concluye la especialista. Y tú, ¿causas una buena impresión?
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *