Participación de María Salamanca publicado en el portal Salud180.com.
———
Sobrevivir a un atentado o explosión, como los registrados en el maratón de Boston donde hubo 130 heridos y tres muertos, deja muchas secuelas psicológicas y emocionales como ataques de pánico, tristeza, indignación y estrés postraumático.
La psicóloga María Salamanca, especialista de la Clínica de Asistencia a Pacientes de la Sociedad Psicoanalítica de México (SPM) señala que normalmente las personas reaccionan de dos formas ante el shock de un atentado, dependiendo de su personalidad:

  • Parálisis. Las personas se quedan inmóviles porque esperan a que les den órdenes o que alguien más responda ante el atentado.
  • Movilización. Este tipo de individuos busca hacer algo al respecto, para organizar y ayudar a los demás.

Sin embargo, en el caso de la persona que actúa en el momento, el shock de la agresión o atentado lo percibirá cuando su seguridad física esté resguardada o haya pasado el estado de emergencia, es decir, se dará cuenta que está en un estado de estrés postraumático.
 
¡Supera el estrés postraumático y recupera tu vida!
La psicóloga María Salamanca destaca que el estrés postraumático se presenta cuando una persona experimenta una situación donde su vida estuvo amenazada, y se manifiesta a través de problemas de sueño como insomnio, terrores nocturnos, estados de nerviosismo muy evidentes y ataques de pánico.
Incluso, existen personas que pueden tener estrés postraumático y no es evidente para los demás, por eso es importante que las víctimas de este tipo de eventos conozcan algunas claves como las siguientes para superarlo y mejorar su calidad de vida.

  • Reconocerlo. Es normal que las personas entren en un estado de negación, pero es importante que las personas acepten que estuvo en una situación de riesgo, donde la vida estuvo amenazada, así como las emociones que le generó.
  • Hablarlo. La persona debe hablar y entender lo que pasó. Con esto las personas que la escuchan se darán cuenta cómo cambio el discurso, porque primero se orienta a la sorpresa que vivió y después se enfocará a la utilización del verbo “pudiera o hubiera”.
  • Buscar ayuda profesional. Es muy útil que los afectados acudan a una sesión de terapia individual o grupal para que compartan la experiencia y encuentren la comprensión que necesitan en esos momentos.
  • Superar el miedo. Los atentados no sólo afectan a las personas que se encuentran en ese momento, también los espectadores sienten temor sobre eso. Por eso se deben aceptar los miedos, investigar y hablarlo con los demás.
  • Superar la culpa de sobrevivir. Familiares y víctimas deben trabajar para reducir la culpa que genera estar sanos y salvos, mientras existen personas que tienen daños físicos por el incidente.

 
Por otra parte, la especialista detalla que cuando una persona afectada registra algún ataque de pánico por recordar los hechos traumáticos que vivió, pueden utilizar técnicas de respiración o la repetición de alguna palabra para controlarlo en el momento.
No obstante, estos dos métodos no eliminan de forma profunda el origen del miedo o curan el estrés postraumático, sino que son medidas de emergencia para controlar las emociones de forma inmediata.
María Salamanca recomienda buscar un espacio donde la persona pueda superar el miedo de que en cualquier momento será víctima de otro ataque y retomar su rutina normal de una forma más sencilla y libre del estado de negación.
Además, el entender por qué pasan este tipo de atentados a través de la investigación, ya sea en las noticias, genera una sensación ilusoria de control de la situación.
Para participar de una forma tranquila y disfrutar de actividades parecidas al maratón de Boston, la psicóloga señala que es importante que las autoridades mantengan contacto directo con la población y sean claras sobre la seguridad.

Leave a Reply

Your email address will not be published.