Colaboración de Matilde Matuk para el portal Salud180.com
__________________________

 

¿Cómo sanar el pasado? Todos, en algún momento de nuestra vida, hemos pasado por momentos difíciles, en donde creemos que superarlos será complicado, pero la vida continúa y no podemos estancarnos, ya que el fluir del tiempo lo demanda.

La vida nos lleva a vivir momentos agradables y llenos de alegría, así como momentos de penumbra y llenos de tristeza. Cada instante lo vivimos de acuerdo a cómo hemos aprendido a enfrentar la vida.

Hay personas que se lamentan por no saber por qué les ocurre a ellos, hay otros que se quedan estancados y viven el resto de sus vidas alrededor de esa desgracia, mientras que otros, a pesar de ese momento tan difícil, lloran, aprenden y, al final, siguen con su vida; no de la misma manera pero sí más sabios y con mayor experiencia.

 

¡Supera el duelo!

A cada uno de nosotros estas experiencias arduas nos afectan en lo más profundo de nuestro ser, tanto física como emocionalmente. A lo largo de nuestra vida atravesamos pérdidas que implican un duelo; ante ello, tenemos que negarlo, enojarnos, llorar y tratar de negociar con nosotros mismos.

Ante la dificultad de afrontar la realidad, aunado al enojo, surge la fase de intentar llegar a un acuerdo con uno mismo para lograr entender la razón de vivir esa situación; y al final de ese proceso, lograr aceptar que, a pesar del dolor, podemos seguir disfrutando de la vida.

Muchas veces cuando nos suceden este tipo de experiencias es muy complicado hacer frente a todas estas etapas como la negación, tristeza o depresión, negociación y la aceptación, por lo que existe la posibilidad de que nos quedemos estancados en una de las etapas, sin llegar a la aceptación.

Los duelos no son fáciles de elaborar y tampoco se llevan a cabo en poco tiempo; es un proceso largo el cual se va dando. El tiempo promedio para elaborarlo es alrededor de seis meses, pero resulta ser algo subjetivo, ya que cada persona es diferente y es uno mismo quien podrá detectar cuándo esa experiencia lo rebasa.

Los factores que pueden influir en la manera de enfrentar una situación difícil son muchos y pueden variar, depende de la situación, la persona, las experiencias previas que haya vivido y cómo las ha enfrentado.

Hay un tip que me gustaría que tomáramos en cuenta durante estos procesos; el tiempo lo cura casi todo, y si no sucede con la prontitud que quisieras, una psicoterapia podría ayudarte a enfrentarlo y superarlo con ayuda de un especialista que puede acompañarte en esos momentos difíciles.

 

¡Aprende a sanar el pasado!

Para finalizar, estos consejos te ayudarán a enfrentar el duelo con mayor facilidad y sanar el pasado, para que disfrutes de una mejor calidad de vida y recuperes tu felicidad.

    1. No te quedes encerrado en casa. Aunque la mayoría de las veces no tengas ganas de reanudar tu vida cotidiana. Oblígate a salir con amigos, familia y gente con la que te sientas a gusto; esto ayuda a recuperar el sentido de la vida y te da la energía para continuar.
    2. Habla de la pérdida. Te ayuda a aceptarla y sacar todo lo bueno, tanto recuerdos como aprendizajes, ya que cada quien tiene un punto de vista diferente, y escucharlo es a veces productivo para lograr ver la otra cara de la moneda.
    3. Aliméntate bien. A veces no le das la suficiente importancia a la alimentación, pero una ésta te ayuda a tener energía para continuar.
    4. Haz ejercicio. Liberas el estrés, quemas calorías y liberas endorfinas, lo que hace mejorar tu estado de ánimo para seguir adelante.

 

Todas las experiencias de tu vida siempre tienen dos caras, tanto la positiva como la negativa. Hay un dicho que explica muy bien lo que quiero decir “ver el vaso medio lleno o medio vacío”; depende mucho de nuestra infancia y de cómo aprendimos a ver y a manejar las situaciones.

La mayoría de las cosas que aprendemos de niños lo hacemos por medio del ejemplo, por consiguiente es muy probable que enfrentes estas situaciones de la mismas manera en la que las enfrentaron tus padres.

Esto puede generar que una situación de la cual puedes aprender y reflexionar, se viva como algo totalmente negativo, impidiendo que veas el otro lado. Te recomiendo que ante una situación así, busques las dos caras del problema, ya que así será mucho más fácil resolverlo y enfrentarlo. Y tú, ¿cómo sanas el pasado?

Leave a Reply

Your email address will not be published.