Obesidad
Autor: Valeria Mirafuentes
La obesidad es una enfermedad caracterizada por una excesiva acumulación de grasa en el cuerpo. Por convención se ha acordado que es obeso aquel que presenta un peso corporal que excede al 20% del estándar según las tablas de estatura o mediante los índices de iMC, el cual se calcula con la siguiente fórmula: peso corporal en kg / la altura en m.  (Kaplan 1998)
Las personas acumulan grasa por ingerir más calorías de las que gastan.
La saciedad es el sentimiento que aparece al satisfacer el hambre. Las personas dejan de comer al final de la comida porque han repuesto los nutrientes que habían gastado.  La saciedad surge pronto después del inicio de la comida y antes de que el contenido calórico total de la comida haya sido absorbido, de esta manera, la saciedad es solo uno de los mecanismos reguladores de la ingesta.  El apetito (que es el deseo de comer) también está implicado. Una persona hambrienta puede comer hasta quedar satisfecha cuando dispone de comida suficiente, pero el apetito puede inducirla a comer más de lo necesario, sobrepasando el punto de saciedad. El apetito puede verse incrementado por factores psicológicos como pensamientos o sentimientos. El aparato olfatorio también juega un papel en la saciedad. (Kaplan 1998)
Datos de la OMS
Según la OMS la obesidad ha alcanzado proporciones epidémicas a nivel mundial, y cada año mueren, como mínimo, 2,6 millones de personas a causa de la obesidad o sobrepeso.
El 44% de los casos mundiales de diabetes, el 23% de cardiopatía isquémica y el 41% de determinados cánceres son atribuibles al sobrepeso y la obesidad.
La obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI. Los niños con sobrepeso tienen muchas probabilidades de convertirse en adultos obesos y, en comparación con los niños sin sobrepeso, tienen más probabilidades de sufrir a edades más tempranas diabetes y enfermedades cardiovasculares, que a su vez se asocian a un aumento de la probabilidad de muerte prematura y discapacidad.
Datos de la Secretaría de Salud
Según datos de la Secretaria de Salud, la obesidad y el sobrepeso son el principal problema de salud pública en México. Nuestro país es el primer lugar mundial en niños con obesidad y sobrepeso, y segundo en adultos.
-En México existen:
72% de mujeres mayores de 20 años con sobrepeso.
66% de hombres mayores de 20 años con sobrepeso.
26% de niños en edad escolar con sobrepeso.
Consecuencias de las cifras:
*Mortalidad 12 veces mayor en jóvenes de 25 a 35 años
*25% de las incapacidades laborales son por padecimientos relacionados con la obesidad
*Gastos de entre 22% y 34% superiores en el ingreso familiar
*Tres de cada cuatro camas de hospital las ocupan pacientes con enfermedades relacionadas con la obesidad
 
Existen diversas posturas sobre la psicodinamia y psicopatología de la obesidad, sin embargo varios autores advierten sobre la imposibilidad de hablar de un solo tipo de personalidad o problemática para todas las personas obesas.
Diversas explicaciones
Desde el punto de vista psicoanalítico, la obesidad es un síntoma, el cual manifiesta diversos conflictos psíquicos, dependiendo el caso:
. Fijación en la etapa oral, en donde la persona al enfrentarse a una situación estresante recurre a una ingesta excesiva de alimento con el fin de recrear los cuidados y cariños maternos.
. “Hambre de afecto”, la cual fue definida por Levy como la causa de trastornos alimenticios. Un hambre por amor maternal y por la relación madre – hijo. De acuerdo con Levy las personas con obesidad colocan esta hambre de afecto en la comida, siendo esta el significado de mama. Por ende al ingerir la comida se sienten seguros, protegidos y llenando el “vacio estructural”.
. Winnicott lo explica mediante su concepto de “objeto transicional”. De esta forma el objeto transicional actúa como un calmante contra emociones originalmente ligadas a la separación, tales como ansiedad, desvalimiento,etc.
Según varios autores, la experiencia positiva alrededor del alimento en estos primeros años de vida, son cruciales para desarrollar relaciones de objeto sanas, así como para desarrollar un estable y cohesivo self.
. Hay una falla por parte de la madre en la traducción de las necesidades del niño, ya que la madre no esta siendo sensible a estas, siendo a su vez incapaz de transmitirle la función maternal tranquilizadora, por ende el niño es incapaz de internalizar esta función, existiendo asi una falla posterior en la capacidad para auto tranquilizarse. Lo cual provocara ansiedad, depresión y desvalimiento, ademas de una falta de constancia objetal y una incapacidad para tolerar la separación de la madre. La comida entonces sirve como una herramienta temporal para autotranquilizarse y sentir una mayor cohesión interna.
Mientras mas apropiadas sean las respuestas maternales a diversas expresiones y necesidades del bebe, mejor identificara el niño sus emociones y sensaciones y tendrá herramientas suficientes para hacerle frente a los cambios y situaciones adversas.
. También es visto como un trastorno de adicción o impulsividad.  Siendo el alimento un intento por recuperar el objeto de amor perdido o recrear la simbiosis materna. Según Otto Fenichel las personas con obesidad muchas veces también son llamados “adictos a la comida”, ya que los mecanismos y síntomas de las adicciones, son similares a los que se presentan cuando se emplea alguna droga.  En los adictos a la comida, ningún desplazamiento ha transformado el objeto primitivo (alimento) de las ansias de gratificación simultánea de la sexualidad y la autoestima. Sin embargo en etapas posteriores de desarrollo se han agregado otros significados inconscientes al alimento patológicamente anhelado, que puede representar de este modo heces, niño (embrión) y pene. En casos graves, la esfera de la comida termina por ser el único vínculo de interés que conecta a la persona con la realidad.
.Raynes observo que mujeres con sobrepeso tienen una menor representación  interna de su madre que de su padre. En este sentido menciona que a manera de compensación se da la sobreingesta en respuesta a la inadecuada internalización de la madre.
.Otros autores proponen que la obesidad es un símbolo de un deseo incestuoso, el castigo por desear es estar en un estado constante de insatisfacción, el cual se intenta llenar con comida, pero esta no logra cumplir el deseo. El deseo no se logra reprimir, se corporiza. Siguiendo esta misma línea mencionan que una de las razones para no bajar de peso es que el deseo subsista corporizado.
Caparros y Sanfeliu  cuestionan si en el caso del obeso la libido se deposita en la grasa. Depósitos de grasa acumulados = Libido almacenada
La cual seria una de las teorías por las cuales se dificulta bajar de peso. Ya que perder peso, seria como perderse a si mismo.
Brunch
Hilde Brunch, fue una psicoanalista reconocida principalmente por sus estudios y aportaciones en desordenes alimenticios y obesidad.
Menciona que para muchos obesos su obesidad puede representar una función positiva, a manera de un mecanismo compensatorio ante una vida frustrante y estresante.
Brunch divide a los obesos en 3 grupos:
1) Personas en quienes su exceso de peso no se relaciona con un funcionamiento psicológico anormal.
2) Obesidad del desarrollo – Esta se ha presentado a lo largo de la historia de la persona , por lo que muchos aspectos de su personalidad presentan problemas.
3) Obesidad reactiva – Se ha desarrollado como reacción a un evento traumatico.
En donde el exceso de ingesta de comida parece funcionar como un tipo de defensa contra la ansiedad o depresión.
Brunch observo que las madres de niños obesos interferian con el proceso de diferenciación de self y objeto. Menciona que suelen ser madres sobre protectoras, con una alta dependencia a sus hijos, teniendo una actitud hacia el niño como si fuera una posesión inanimada. Le ofrecen comida al niño de manera desmedida e incluso sin fines nutricionales, es decir aunque el niño tenga otra necesidad la calman con comida. Esto da como resultado una alteración perceptual y conceptual. Es entonces cuando se desarrolla una incapacidad para distinguir entre hambre, saciedad, diversas sensaciones y emociones.
Lo anterior también desemboca en una incapacidad para lidiar con emociones dolorosas porque no existe la capacidad de ponerles un nombre.
Brunch menciona que ha encontrado pacientes obesas con un rechazo definitivo al embarazo aunado a un deseo de querer seguir siendo niñas. Asi mismo menciona que prevalece un sentimiento de haber perdido una parte de si mismas al momento de nacer, lo cual genera un sentimiento de vacio que las lleva a comer.
Según Brunch los obesos tienen una tasa mas alta de morbilidad y mortalidad por un amplio rango de enfermedades pero la tasa de suicidio es significativamente mas baja.
Chiozza (fantasías adiposas)…
Chiozza no interpreta la obesidad desde la oralidad, sino desde una serie de fantasías. Señala que la reserva de energía contenida en forma de tejido adiposo sirve como preparación para el crecimiento corporal. En donde pareciera que la persona se prepara para un crecimiento físico continuo con una interpretación equivocada, ya que la preparación es para un crecimiento emocional. Como si el futuro fuera incierto por lo tanto hay que tener reservas.
La otra fantasía adiposa que menciona es la del calor corporal. Menciona que un exceso de grasa corporal puede ser interpretado como un deseo de obtener cuidados y amor.
Representación simbólica de la comida
Tanto en el cuerpo como en la comida se expresan afectos que no encuentran otra vía para ser manifestados.
Diferentes autores mencionan que la comida es una representación simbólica de dar amor, completar un vacio, estar en comunión con la madre, cohesión del yo, un sustituto de gratificacion sexual, poder, una forma de interacción social, etc.
La obesidad y la fantasía del embarazo
Una de las teorías para explicar de dónde vienen los niños, es que se producen comiendo, ademas de que en el embarazo ocurren cambios como los que se producen en una persona con obesidad. Algunos autores hablan de la fantasía inconsciente que tienen algunas mujeres obesas en donde engordar representa un substituto del embarazo.
Auto imagen
La gordura puede funcionar como una defensa contra los sentimientos internos de vacio, vulnerabilidad y fragmentación, mostrandose como enorme e impenetrable. Algunas personas obesas usan el tamaño de su cuerpo para intimidar, controlar a otros y como una coraza protectora contra ataques físicos y \ o psicológicos.
Brunch considera que los niños obesos necesitan vivirse como grandes y poderosos para compensar los insaciables deseos de sus padres.
Las personas obesas tienen muchos problemas para aceptar su imagen y parte importante de esto es el entorno social. Vivimos en una sociedad en donde la delgadez es lo aceptable y deseado, mientras que la obesidad es vista con inaceptable y muchas veces rechazada.
Tratamiento
Se ha observado que la terapia psicologica ayuda a los pacientes a reducir el menosprecio por si mismos, mas que una perdida de peso. Habilita al paciente obeso a tolerar las emociones dolorosas mejor, sobre todo las asociadas con abandono y separación.
Algunos estudios realizados a pacientes en tratamiento psicológico observaron que el aumento de peso era asociado a baja autoestima y sentimientos de inadecuacion, mientras que la perdida de peso estaba relacionada con aumento de autoestima y sentimientos de logro.
Algunos autores mencionan que son pacientes complicados y cuando logran tener un avance importante suelen tener una recaída.
 
Bibliografía

  • Brunch H. (1957), The importance of Overweight, W.W. Norton, New York.
  • Fenichel O. (2009) , Teoría Psicoanalítica de las Neurosis, Editorial Paidós,  México.
  • Glucksman, M.L. (1989). Obesity: Psychoanalytic Challenge. Journal of the American Academy of Psychoanalysis.
  • Kaplan H. (1998), Sinopsis de Psiquiatria, Editorial Médica Panamericana, Madrid, España.
  • Meza C. Y Moral de la Rubia J. (2011). Obesidad: Una aproximación desde la psicología psicoanalítica. Aperturas Psicoanalíticas. Revista Internacional de Psicoanálisis.
  • Rojas P., y Menassa A. (2013). Bulimia y Obesidad. Extensión Universitaria. Revista de Psicoanálisis.
  • Slochower J., (1987). The Psychodynamics of Obesity: A Review.  Psychoanalytic Psychology.
  • www.who.int/es/‎
  • http://portal.salud.gob.mx/
Imagen: Morguefile/Spress

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *