La circuncisión masculina
Autor: Patricia Elías
 
La circuncisión junto con la trepidación es una de las operaciones más antiguas, se desconoce su verdadero origen, sin embargo, para determinadas culturas es un acto imprescindible ya que asegura la pertenencia al clan. Considero que la circuncisión sin importar la cultura es una práctica tabú que se justifica mediante racionalizaciones, religiosas-étnicas, culturales, higiénicas, sociales, médica. Considero que existe una motivación inconsciente de llevarla a cabo como una simbolización de la castración que tiene como fin la prohibición del incesto.
 
La circuncisión consiste en un corte simple del prepucio con el objetivo de que sangre el miembro, o un corte completo del prepucio donde queda el glande expuesto. Dependido la cultura, religión, es la severidad y la etapa de desarrollo en la que se realiza. Es una práctica prevaleciente en África, islas Asiáticas, Asia, Oceanía y América (James de Meo, 1997).
 
Origen de la circuncisión
De las primeras culturas que tiene evidencia de la circuncisión es en pueblo Egipcio, en la primera dinastías 2300 A.C., eran rituales que se practican en la pubertad, sin embargo se cree que fue una práctica anterior (James de Meo, 1997).
 
En las tres religiones abrahámicas es una práctica que se continua realizando, de acuerdo a al viejo testamento es una ritual que se inició como mandato de Dios al pueblo de Abraham y se convirtió en una marca de los pueblos descendientes de este, en el judaísmo y en el Islam es un ritual obligatorio para pertenecer, sin embargo, en el cristianismo perdió su obligatoriedad, en el Nuevo testamento se menciona que no importa si estas circuncidado o incircunciso lo importante es la obediencia a Dios.
 
Historia breve de la circuncisión en occidente
La euforia de la circuncisión en nuestra cultura comenzó a finales de 1800 y principios de 1900, doctores alópatas comenzaron a utilizar la circuncisión para curar enfermedades tales como, desordenes infantiles, polio, tuberculosis, compulsión masturbatoria, epilepsia, entre otras (Hodges, 1997).
 
Su origen se encuentre en la teoría degenerativa de la enfermedad, dos médicos franceses Bichat y Broussais en 1820, decían que el cuerpo humano tenía una cierta cantidad de energía que podía ser conservada si el individuo llevaba una adecuado estilo de vida, la energía al desperdiciarse indebidamente, ponía en riesgo de enfermedad. Doctores norteamericanos rápidamente adoptaron esta teoría y la usaron para interpretar la sexualidad, establecieron que se convertía en un acto donde la energía se fugaba y ponía en riesgo la salud del individuo, el sexo sin fines de procreación se convertía en algo dañino para la salud (Hodges, 1997).
 
Por otro lado la masturbación en el colectivo se convirtió en la causante de muchas enfermedades, tabaquismo, infecciones bacteriológicas, desnutrición, etc. De aquí surge el diagnostico de Fimosis que significa que el prepucio está adherido al glande, la fantasía era que como consecuencia de la masturbación se daba esta condición, cuando la realidad es que es normal que el glande este pegado al prepucio, es hasta la infancia tardía o preadolescencia que se da la separación se de manera natural (Hodges, 1997).
 
Lallend y Deslandes (1792-1858), dos franceses que se especializaban en el tratamiento de la espermatorrea (descarga de espermas fuera del coito del matrimonio para la procreación), como tratamiento insertaban un tubo por la uretra, cauterizaban la próstata, las vesículas seminales y uretra, con el objetivo de prevenir la perdida de espermas, también recomendaban la amputación del prepucio en los casos más difíciles de espermatorrea (Hodges, 1997).
 
Para prevenir la masturbación se llegaron a practicar cirugías sumamente sádicas, tales como la castración (1845), la espamatomía(1890) donde dañaban el nervio dorsal del pene para destruir la sensación y funcionamiento de manera permanente (Hodges, 1997).
 
En (1850) Hutchinson descubrió que los judíos exiliados a Inglaterra tenían menor índice de sífilis, estos estudios fueron publicados en el mundo entero y determinantes para la comunidad médica. Sayre doctor presidente de La sociedad medica americana (1870) se convirtió en un fiel creyente de la circuncisión, sostenía que era el medio para curar enfermedades tales como la fimosis, epilepsia, falta de circulación en la espina dorsal, parálisis de la vejiga, entre otras enfermedades. Esta postura fue bienvenida por diferente ámbitos médicos, en  1890 el presidente de la asociación pedriática médica decía que los judíos estaban libres de masturbación por no tener el prepucio, y que estaban libre de enfermedades tales como, epilepsia, histeria, por lo que recomendaba realizar la práctica a todos los hombres, adultos, niños e infantes (Hodges, 1997).
 
En 1900 por primera vez se publicó un artículo de cómo la circuncisión representaba un práctica para controlar el deseo sexual, sostuvieron que  y que las justificaciones médicas a favor de esta carecían de un sustento científico. No fue bien acogida y fue combatida por aquellos fieles creyentes de la circuncisión, utilizaron argumentos médicos que aseguraban su práctica, tales como la prevención de, cáncer de pene, cáncer de cervix, entre otros (Hodges, 1997).
 
En 1930 descubrieron que la epilepsia era una cuestión cerebral y no una consecuencia de la masturbación, se normalizó que el prepucio estuviese pegado al glande del pene, también se determinó que el prepucio es una de las partes del cuerpo humano más enervado, es decir, con mayor sensibilidad. Aun con estos descubrimiento la circuncisión ya era practicada de manera automatizada, ya existían herramientas quirúrgicas especializadas como la abrazadera Gomco, una herramienta utilizada para la operación de manera rápida y más segura (Hodges, 1997).
 
Gairdiner 1949, por fin rompe con el mito de la Fimosis y alegó que no era una práctica necesaria, en Inglaterra y gran parte de Europa fue cuando se dejó de practicar. En Estados Unidos y América, estos descubrimientos fueron ignorados, continuaron con la postura que era algo necesario y preventivo para enfermedades letales, y se convirtió es una operación obligatoria para los ciudadanos norteamericanos. La práctica fue en incremento al grado de que un 90% de los neonatos eran circuncidados (Hodges, 1997).
 
Es una operación que ha disminuido de manera significativa gracias a la información brindada por asociaciones, médicos, investigaciones científicas (Hodges, 1997).
 
Funciones Fisiológicas del prepucio
El prepucio es una parte del cuerpo humano que tiene su función específica. El prepucio es una fina capa epidermal sin folículos capilares y sin capa de grasa, se sostiene del pene por lo que se conoce como frenillo que se sujeta del meato uretral, el prepucio tiene una función protectora y erótica. Protege el meato urinario y al glande (Lander, 1997).
 
En la etapa de control de esfínteres protege al niño de la orina, previene de infecciones e irritaciones, el prepucio ayuda a que la orina y los heces queden fuera de contacto con el interior del pene, específicamente del glande y del meato urinario (Lander, 1997).
 
Por otro lado tiene una función lubricante. El prepucio produce esmegma que lubrica el pene para las relaciones sexuales y masturbación, está compuesto de grasa, proteínas y de secreciones  prostáticas y seminales. En el momento de la masturbación o en las relaciones sexuales, el prepucio cumple con una función gratificadora, ya que estimula el glande, además durante el coito el prepucio es suave para el ducto vaginal, estimula internamente. Otra función es para cuestiones procreativas por el frenillo el pene sube y coloca las espermas más cerca de la entrada del cerviz (Lander, 1997).
 
Daño  de la circuncisión a tres niveles
Estético, fisiológico, ético, psicológico.

  • Fisiológico. Durante o después de la operación se puede ocasionar hemorragias, sepsis (10% de los niños sufren de sepsis que puede llevar a la muerte), corte excesivo de piel, laceración del pene y del escroto, amputación parcial o total del pene (seguida por un cambio sexual), formación de fístula uretral, complicaciones en niños con problemas de coagulación, ulceración del meato urinario (8 -20% de los niños), puede llevar a achicamiento del meato urinario, la cicatriz puede deformar el pene, riesgo de la anestesia, hipersensibilidad del glande  ya que al no estar protegido por el prepucio y crea un cuerpo calloso. Además que para la masturbación y el coito no se lubrica el pene, se debe recurrir a cremas, saliva, etc. (Warren, 1997).
  • Estético. Se hace una herida física, queda una cicatriz (Warren, 1997).
  • Ético se les quita algo que era parte de su cuerpo, generalmente sin el  consentimiento de la persona( Warren, 1997).
  • Psicológico. En el momento en que el recién nacido debe desarrollar confianza en el mundo, con la circuncisión se le envía el mensaje de que debe de desconfiar. Es herido y no tiene a nadie que lo proteja, no tiene quien lidie con la angustia generada debido al dolor intenso infligido a una de las zonas más enervadas del cuerpo del hombre, cabe aclara que de forma generalizada es una operación realizada sin anestesia. Es una experiencia donde su ansiedad proyectada fuera es reintroyectada, esta no es contenida, ni procesada por su mundo exterior, es abandonado y dañado por la madre.

 
La circuncisión en la latencia y en la adolescencia se puede ver como la reafirmación que la sexualidad debe de ser reprimida. Canserver psicoanalista llevo a cabo un estudio de 12 niño turcos que tuvieron su circuncisión de los 4 a los 7 años, ella encontró que el coeficiente intelectual tendía a bajar después de la experiencia, describe que los niños una fuerte agresión a sus cuerpo, que dañaba, utilizaba. Se genera una sensación de estar castrado, la resanción de que algo propio fue removido, lastimado. Se podría afirmar que existe una inhibición de la libido.
 
Es una práctica que tiene consecuencias inmediatas en el ser humano y que su motivación de llevarla a cabo tiene un componente inconsciente importante, se hace pero no se sabe porqué se hace, lo que me lleva a pensar que la circuncisión es un Tabú, que se refiere a una prohibición primitiva impuesta desde fuera y dirigida al más fuerte del deseo humano, el tabú dicta que la sexualidad debe vivirse solo a través de un filtro de prohibiciones y limitaciones (Layard, 1972).
 
De forma generalizada los tabúes no son cuestionados así como sucede con la circuncisión, se obedece como fieles siervos, ya que la desobediencia sería castigada con gran severidad (Freud, 2003a). El objetivo del tabú es prevenir perturbaciones en los actos vitales de la sexualidad y nacimiento, proteger a la persona del enojo de Dios, de los demonio, de la familia y de la sociedad. (Freud, 2003a).
 
El tabú es la creencia de que si haces algo malo, o dejas de hacer algo serás sometido a un castigo externo, pero el castigo externo es introyectado y se convierte en un castigo interno, poco a poco el tabú se fue liberando de lo demoníaco y se convirtió en una parte fundamental de la cultura; primero se convierte en un hábito, después en una tradición y finalmente en una ley, lo que la gente considera como correcto puede tener una base inconsciente fuerte como lo que sucede con el tabú de la circuncisión, se realiza de manera automatizada sin un cuestionamiento del porque se hace (Freud, 2003a).
 
Es un ritual que se realiza por motivaciones inconsciente, no se sabe porque se hace, pero se hace, se actúa un inconciente colectivo, no es cuestionado, detrás de esto existe un gran miedo inconsciente del castigo. Freud plantea la siguiente idea en referencia al tema:
“Si ahora nos enteramos que Moisés santificó a su pueblo al impartirle la costumbre de la cincuncisión, comprendemos el sentido de lo que esto afirma. La circuncisión es el sustituto  simbólico de la castración que el padre primordial fulminó sobre sus hijos varones desde su total plenipotencia; y quien así recibía ese símbolo mostraba estar dispuesto a someterse a la voluntad del padre, aunque este le impusiese el más doloroso de los sacrificios… se podría decir que la castración es con el propósito de evitar el incesto…” (Freud, 2003b).
 
Theodor Reik en su estudio sobre los ritos de la pubertad entre los primitivos afirma que ésta es una castración simbólica cuyo objetivo es prevenir el incesto y permitir al muchacho ingresar en la comunidad masculina, dándosele, gracias al rito, el permiso para mantener relaciones sexuales con objetos no incestuosos.
 
La prohibición del incesto se debe a que nueva sangre e ideas deben entrar a la familia (Layard, 1972). El tabú del incesto asegura que la psique familiar está permitida en crecer, de expandirse más allá de las limitaciones individuales, nueva sangre es necesaria para la supervivencia de la familia, del individuo.
 
El daño realizado en la circuncisión es un privilegio, el privilegio de pertenecer. Para quienes no la practican les parece extraño y a quienes si la practican están orgullosos de ella, se siente elevados ennoblecidos y miran con desprecio a los demás, estimándolos impuros (Freud).
 
Reich identificaba la mutilación genital como una de las series de actos crueles dirigidos al infante y al niño que tiene motivos ocultos diseñados a causar una experiencia dolorosa una contracción emocional y física permanente del self. La verdadera razón de la circuncisión la veía y otros asaltos  como una reducción en la fluidez emocional del nivel de energía y la habilidad de experimentar mayor placer sexual en la vida, se da una transmutación entre el homo sapiens a homo normalis. Decía que los padres y doctores llevaban a cabo esta práctica como un acto proyectivo de su propia ansiedad sexual, convertir a los niños como ellos: obedientes, dóciles y reducidos en su vigor sexual y emocional. Ante la mutilación se genera ansiedad ante aquellas personas con un deseo sexual sano, los que fueron mutilados se convierten en fieles y entusiastas mutiladores. La genitalia intacta del niño provoca en los mutilados un deseo y urgencia de mutilarlo y se lleva a cabo en el momento en que el niño está más indefenso y de  forma generalizada la cultura y las leyes apoyan que se lleve a cabo (De Meo, 1997).
 
Nunberg destaca que la circuncisión tomada como un rito de iniciación permite la identificación con el padre, obstruye la libido homosexual y libera la heterosexual tras de operar una separación de la madre. Esta separación está imaginariamente representada por la pérdida del prepucio en el acto de la circuncisión. Perderlo es, simbólicamente, perder a la madre y en el mismo movimiento afianzar la masculinidad, la identificación con el padre; de ese modo, el pene del muchacho se hace equivalente al del padre. Sin embargo, Nunberg también hace hincapié en que el daño sufrido por el pene puede intimidar al niño, originar temor y, por tanto, la virilidad se puede ver perjudicada.
 
Conclusiones

  • Exclusión – inclusión (superioridad cultural). Superioridad que suple aquello que perdieron. Un acto que estandariza, es una práctica cultura que tiene efectos en la psique y en la soma del individuo.
  • Existe una disminución de la libido sexual.
  • Dolor representativo en este rito de transición. El hombre tiene que ser fuerte y tolerar el dolor para convertirse en hombre.
  • Ritual de transición para pertenecer. La presencia de la circuncisión es un elemento importante para poder contraer matrimonio, pertenecer a determinada cultura, familia.

 
Bibliografía

  • Denniston, G.C (Comp.). (1997). Sexual Mutilaition a Human Tragedy. New York: Plenum Press.
  • Layard, John (1972). The virgen archetype. Two Essays. New York: Dunquin Series.
  • Hodges, F (Comp.). (1997). Sexual Mutalition a Human Tragedy. New York: Plenum Press.
  • Freud, Sigmund (2003). El tabú v la ambivalencia de las mociones de sentimiento, Sigmund Freud obras completas (13). Buenos Aires, Argentina: Amorrortu Editores. (trabajos originales publicados en 1912-1913)
  • Freud, Sigmund (2003). El horror del incesto, Sigmund Freud obras completas (13). Buenos Aires, Argentina: Amorrortu Editores. (trabajos originales publicados en 1912-1913)
  • Freud, Sigmund (2003). Moisés y la religión monoteísta, Sigmund Freud obras completas (23). Buenos Aires, Argentina: Amorrortu Editores. (trabajos originales publicados en 1937-1939)
  • Warren, J (Comp.). (1997). Sexual Mutalition a Human Tragedy. New York: Plenum Press.

 
IMAGEN: sxc /chrisgan

Leave a Reply

Your email address will not be published.