34_InsomnioAutor: Julisa Martínez
Introducción
El insomnio fue visto anteriormente como una perturbación del sueño que era secundaria a una condición médica, enfermedad psiquiátrica, trastorno del sueño, o medicamentos, y podría mejorar con el tratamiento de la enfermedad subyacente. Sin embargo, la evidencia en los últimos 20 años indica que esta visión es incorrecta.
Ahora se reconoce que el insomnio es a menudo un trastorno independiente. El insomnio puede ocurrir en ausencia de condiciones coexistentes y, cuando existen condiciones coexistentes, puede persistir a pesar del tratamiento exitoso de la enfermedad coexistente. El tratamiento dirigido al insomnio y la comorbilidad puede ser necesario. Ya que  el insomnio puede precipitar, agravar o prolongar condiciones de comorbilidad, el tratamiento del insomnio puede mejorar comorbilidades.
Los pacientes con insomnio presentan alteración de la función durante el día debido a la dificultad para iniciar el sueño, dificultad para mantener el sueño o despertarse temprano en la mañana y sin posibilidad de regresar a dormir. Esto ocurre a pesar de tener tiempo y oportunidad adecuada para dormir.
Definición
El insomnio está presente cuando se cumplen los tres criterios siguientes:

  • Una queja de dificultad para iniciar el sueño, dificultad para mantener el sueño o despertarse demasiado temprano. En los niños o las personas con demencia, el trastorno del sueño puede manifestarse como resistencia a irse a la cama en el momento adecuado o dificultad para conciliar el sueño sin ayuda del cuidador.
  • La dificultad del sueño anterior se produce a pesar de la oportunidad y las circunstancias adecuadas para el sueño.
  • El sueño deteriorado produce déficits en la función diurna.

El insomnio es distinta del sueño de corta duración y de la restricción crónica del sueño.
TIPOS DE INSOMNIO – La Clasificación Internacional de Trastornos del Sueño,(ICSD-3) reconoce tres tipos principales de insomnio:
 Insomnio a corto plazo: Insomnio a corto plazo también se ha llamado insomnio de ajuste, insomnio agudo, insomnio relacionado con el estrés o el insomnio transitorio. Por definición, los síntomas de insomnio a corto plazo están presentes durante menos de tres meses, pero que vayan acompañados de preocupación significativa. Los síntomas pueden ser temporalmente relacionados a un evento estresante identificable.
Se espera que el insomnio a corto plazo desaparezca, cuando el factor estresante resuelve o cuando el individuo se adapta al factor estresante.
Insomnio crónico: El insomnio crónico subsume términos alternativos o históricos, como el insomnio primario, insomnio secundario, y el insomnio comórbido. Los síntomas se presentan por lo menos tres veces por semana durante tres meses o más y no están relacionados con una oportunidad inadecuada para el sueño (no relacionado con la restricción del sueño) o un entorno apropiado para dormir, u otro trastorno del sueño.
El insomnio debe incluir ya sea una latencia de sueño de 20 minutos o más en niños y adultos jóvenes o 30 minutos o más en los adultos mayores; o despertar a períodos de 20 minutos o más en niños o adultos jóvenes o 30 minutos o más en los adultos mayores. Las quejas de despertar temprano por la mañana están justificadas por la terminación de sueño por lo menos 30 minutos antes de la hora deseada.
Otros tipos de insomnio: Aquí se incluyen los pacientes que se quejan de la dificultad para iniciar o mantener el sueño, pero no cumplen con todos los criterios para los anteriores.
Epidemiología
El insomnio es una de las quejas médicas más comunes, generando más de cinco millones de consultas por año en los Estados Unidos solamente.

  • Un estudio de pacientes de atención primaria encontró que el 69 por ciento tenía insomnio. El insomnio se informó como de vez en cuando en un 50 por ciento y un 19 por ciento crónica.
  • Una encuesta nacional de adultos no institucionalizados se encontró que el 35 por ciento informó de insomnio durante el curso del año anterior. Casi la mitad describió el insomnio como grave.
  • Una revisión de 50 estudios encontró que aproximadamente el 10 por ciento de los individuos pueden desarrollar insomnio crónico con consecuencias diurnas relacionadas.

La prevalencia del insomnio aumenta con la edad. En un estudio de personas de edad avanzada, el 57 por ciento tenía quejas consistentes con el insomnio y sólo el 12 por ciento informó de sueño normal. El insomnio en la vejez suele ser persistente y puede inducir la automedicación con fármacos o  alcohol.
Las mujeres adultas reportan insomnio alrededor del 50 por ciento más que los hombres. También existe una mayor prevalencia de insomnio en las personas que están desempleadas, divorciadas, viudas, separadas, o de menor nivel socioeconómico.
El insomnio comórbido es el trastorno psiquiátrico con el diagnóstico más común para los pacientes con insomnio que se ven en un centro del sueño, que ocurre en aproximadamente el 3 por ciento de la población general.
El insomnio comórbido con el abuso de sustancias se estima que ocurre en aproximadamente el 0,2 por ciento de la población general, mientras que el insomnio comórbido con una condición médica se estima que ocurre en aproximadamente el 0,5 por ciento de la población general.
Factores de Riesgo
Se estima que el 7 por ciento de los adultos tienden a desarrollar insomnio cada año y el 30 por ciento desarrollan algunos síntomas de insomnio.
El insomnio puede ser más común entre las personas con una vulnerabilidad psicológica para el insomnio. Las variables asociadas con la aparición de insomnio incluyen un episodio previo de insomnio, una historia familiar de insomnio, una predisposición hacia ser más fácilmente despertado de su sueño, auto percepción de salud más pobre, más dolor corporal y  sueño reactivo(es decir, la propensión a la exagerada  interrupción del sueño en respuesta a eventos estresantes).
Diagnóstico Diferencial – El insomnio puede ser confundido con sueño de corta duración, trastornos del ritmo circadiano, la restricción del sueño crónica (síndrome de la falta de sueño), o a las circunstancias ambientales que dan lugar a un sueño perturbador, pero puede ser diferenciada de cada uno por una historia completa.
Calidad de vida – Los pacientes con insomnio presentan un aumento de la fatiga, la somnolencia, la confusión, la tensión, la ansiedad y la depresión en comparación con los controles. Tal disforia invade otras áreas de la vida, haciendo que los pacientes con insomnio reporten una disminución de la calidad de vida y el rendimiento sea menor.
La calidad de vida también se puede medir observando las medidas de empleo, tales como promociones y tiempo de enfermedad. Los pacientes con insomnio tienen menos probabilidades de recibir promociones y más propensos a tener errores o accidentes, a ausentarse del trabajo, y a tener más consecuencias relacionadas con la salud. Pobre rendimiento en el trabajo, aumento de problemas médicos, y  aumento de la carga emocional.
Rendimiento – Los pacientes con insomnio son casi universalmente preocupados de que su falta de sueño tiene consecuencias negativas sobre su desempeño de las tareas diarias y consistentemente reportan déficits de rendimiento subjetivos. Sin embargo, los pacientes con insomnio tienden a sobreestimar la magnitud del déficit de rendimiento, así como ellos tienden a sobreestimar la magnitud de su déficit de sueño.
Numerosos estudios han examinado el funcionamiento psicomotor en pacientes con insomnio en comparación con los controles y el único déficit consistente encontrado era un decremento en equilibrio.
Automedicación – Los pacientes presentan mayor tendencia a la automedicación y tienen un mayor riesgo de abuso de sustancias. En pacientes con insomnio no tratados, el 28 por ciento han probado el alcohol como un tratamiento, y los pacientes de insomnio en general muestran una preferencia al alcohol y lo consumen al acostarse en comparación con los durmientes normales. El alcohol puede reducir la latencia del sueño en el corto plazo, pero es probable que cause sueño fragmentado o despertar temprano por la mañana. También tiene riesgos significativos para exacerbar el insomnio a largo plazo, además de otras morbilidades.
Activación fisiológica – El insomnio crónico, incluso no comórbido con otro problema psiquiátrico o médico, se asocia con la activación fisiológica. La mayoría de los estudios han encontrado un gran aumento en las medidas de activación fisiológica, incluyendo incremento del ritmo cardiaco, metabólico, y hormonal, y la alta frecuencia medida en el  electroencefalograma (EEG). Los estudios han demostrado una mayor actividad durante el sueño en áreas hipotalámicas y el volumen del hipocampo ocasionalmente se ve reducido en pacientes con insomnio comparación con los controles.
Comorbilidades y mortalidad – El insomnio se asocia con la activación del sistema nervioso simpático, y un número de estudios han demostrado una asociación entre el insomnio y el riesgo cardiovascular elevado, incluyendo la hipertensión y el infarto de miocardio.
Existe una relación bidireccional entre el insomnio, la depresión y la ansiedad. El insomnio es un fuerte predictor del desarrollo de trastornos psiquiátricos, como la depresión, la ansiedad y el abuso de drogas. Entre los pacientes con insomnio se observo incremento en los trastornos del humor, aproximadamente un tercio desarrolló insomnio antes de los trastorno del humor. Del mismo modo, la mayoría de los alcohólicos informaron problemas de insomnio antes de su dependencia del alcohol. El insomnio es altamente predictivo de recaída en la depresión y la dependencia del alcohol, y la depresión mejora más rápidamente cuando se trata el problema de insomnio.
Trastornos psiquiátricos – El insomnio crónico y trastornos psiquiátricos con frecuencia coexisten. En un estudio, casi el 45 por ciento de los pacientes con insomnio crónico también tenía una condición psiquiátrica, como depresión o ansiedad.
Puede ser un reto para identificar las comorbilidades psiquiátricas porque los pacientes con frecuencia niegan o minimizan el papel del trastorno psiquiátrico. A modo de ejemplo, un paciente puede decir: “Yo no estaría deprimido si pudiese conseguir una buena noche de sueño.” Por otra parte, los médicos han asumido históricamente que el insomnio es secundario al trastorno psiquiátrico y han tratado la condición psiquiátrica con la expectativa de que el insomnio mejorará a medida que la condición psiquiátrica mejore. Sin embargo, el insomnio con frecuencia no mejora, lo que sugiere que el insomnio es una comorbilidad y no una consecuencia del trastorno psiquiátrico .
El insomnio precede con frecuencia y puede predecir el desarrollo de una serie de enfermedades psiquiátricas . En un estudio, las personas con insomnio eran 34 veces más propensos a desarrollar un nuevo trastorno psiquiátrico (en especial depresión mayor) dentro de un año, en comparación con los individuos sin insomnio.
Trastornos psiquiátricos más comúnmente asociados con el insomnio:
Depresión – El diagnóstico de depresión requiere que el  paciente  tenga un estado de ánimo deprimido y por lo menos cuatro de los ocho síntomas. El insomnio es uno de los ocho síntomas. Dos de los siete síntomas restantes son también los criterios de diagnóstico para el insomnio – fatiga durante el día y dificultad para pensar o concentrarse durante el día. Esta superposición de los síntomas hace que sea probable que el insomnio y la depresión con frecuencia coexisten. En un estudio, el insomnio era un síntoma en aproximadamente el 80 por ciento de los pacientes con depresión. Los pacientes con frecuencia informan de la aparición de insomnio antes del desarrollo de la depresión.
El despertar temprano  por la mañana es un síntoma característico de la depresión, pero los adolescentes y adultos jóvenes con depresión puede reportar dificultad para iniciar el sueño en su lugar. Los pacientes deprimidos también pueden quejarse de que no han dormido en absoluto por una o más noches, aunque las grabaciones de sueño de estas noches muestran una reducción del sueño (no ausente). Los pacientes deprimidos tienden a tener una menor latencia a sueño REM con aumento del sueño REM en el primer tercio de la noche, aunque estos hallazgos no son necesariamente vistos en cada paciente. Y la resolución del insomnio predice una respuesta favorable al tratamiento de la depresión.
El insomnio no puede resolver por completo, incluso si la depresión subyacente es identificada y tratada. Como resultado de ello, puede ser necesario el tratamiento dirigido al insomnio. La evidencia indica que el tratamiento simultáneo  tanto de la depresión como  del insomnio con un medicamento por separado para cada problema resulta en una mayor probabilidad de una respuesta de un tratamiento eficaz para el insomnio y más rápido control de la depresión a dosis más bajas de la medicación antidepresiva.
Ansiedad – El diagnóstico de trastorno de ansiedad generalizada requiere que los pacientes tengan  ansiedad y por lo menos tres de los seis otros síntomas. El insomnio es uno de los seis síntomas. Cuatro de los cinco síntomas restantes son también los criterios de diagnóstico para el insomnio – fatiga, inquietud, dificultad para concentrarse, e irritabilidad. Esta superposición de los síntomas hace que sea probable que el insomnio y la ansiedad con frecuencia coexistan. En un estudio, el insomnio era un síntoma en aproximadamente el 80 por ciento de los pacientes con ansiedad.
El insomnio puede desarrollarse antes, al mismo tiempo, o después de la aparición de la ansiedad. Entre los pacientes con insomnio aislado, el insomnio predice el desarrollo del trastorno de ansiedad generalizada. El insomnio también se ve comúnmente en pacientes con trastorno de pánico.
Abuso de sustancias – El insomnio es un predictor de abuso de sustancias, incluyendo el alcohol. Es anterior a la dependencia del alcohol en la mayoría de los alcohólicos y predice la recaída en el alcoholismo entre los que han alcanzado la abstinencia.
Trastorno de estrés postraumático – Los pacientes con trastorno de estrés postraumático (TEPT) suelen sufrir de insomnio. En concreto, una revisión estima que 70 a 90 por ciento de los pacientes con TEPT tienen dificultad para conciliar o mantener el sueño. Esto se asocia con frecuencia con pesadillas y miedo de caer dormido o volver a dormir.
Enfoque – Todos los pacientes con insomnio deben recibir tratamiento para cualquier condición médica, enfermedad psiquiátrica o abuso de sustancias  que puedan dar lugar o exacerben el insomnio. Ellos también deben recibir asesoramiento conductual básico sobre higiene del sueño y el control de estímulos.
Para los pacientes que continúan teniendo insomnio y que esta situación llega a ser lo suficientemente gravosa para justificar otras intervenciones, enfoques razonables incluyen la terapia conductual, medicamentos, o ambos:
Los medicamentos aprobados que se utilizan para tratar el insomnio incluyen las benzodiacepinas, sedantes no benzodiacepínicos, agonistas de melatonina y antidepresivos.
El enfoque debe ser individualizado de acuerdo a los valores y preferencias del paciente, la disponibilidad de terapias conductuales avanzadas, la gravedad y el impacto del insomnio y los posibles beneficios frente a los riesgos, los costos y los inconvenientes.
La higiene del sueño – La higiene del sueño se refiere a las acciones que tienden a mejorar y mantener  el buen dormir :
– El sueño todo el tiempo necesario para sentirse descansado (generalmente de siete a ocho horas para los adultos) y luego salir de la cama
– Mantener un horario regular de sueño, sobre todo un momento de atención regular en la mañana
– Tratar de no forzar el sueño
– Evitar las bebidas con cafeína después del almuerzo
– Evitar el alcohol cerca de la hora de acostarse (por ejemplo, por la tarde y por la noche)
– Evitar fumar u otro consumo de nicotina, especialmente durante la noche
– Ajustar el ambiente dormitorio, según sea necesario para disminuir los estímulos (por ejemplo, reducir la luz ambiental, apagar la televisión o el radio)
– Evitar el uso prolongado de los emisores de luz (pantallas de ordenadores portátiles, tabletas, smartphones, ebooks) antes de acostarse.
– Resolver inquietudes o preocupaciones antes de acostarse
– Realizar ejercicio regular durante al menos 20 minutos, preferiblemente más de cuatro a cinco horas antes de la hora de acostarse
– Evitar las siestas durante el día, sobre todo si son más de 20 a 30 minutos o se producen al final del día
Resumen y Recomendaciones
– El insomnio se considera presente cuando los siguientes tres criterios se cumplen:

  • Dificultad para iniciar el sueño, dificultad para mantener el sueño o despertarse demasiado temprano
  • La dificultad del sueño se produce a pesar de la oportunidad y las circunstancias adecuadas para el sueño
  • Hay quejas diurnas relacionadas.

– La Clasificación Internacional de Trastornos del Sueño, Tercera edición (ICSD-3) reconoce tres grandes tipos de insomnio: insomnio a corto plazo, el insomnio crónico, y otros tipos de insomnio.
– El insomnio es una de las quejas médicas más comunes. Los pacientes con insomnio informan dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido. También pueden describir el sueño variable, como una o varias noches de mal dormir seguido de una noche de sueño mejor. Tales quejas relacionadas con el sueño son acompañados por los informes de un mal  funcionamiento diurno.
 
ENFOQUE PSICOANALITICO

  • Es conocido que hasta que Freud no enfoco su genio sobre el problema de los sueños, no existía mas que oscuridad y desconcierto en lo que con estos se relacionaba, y que la opinión corriente de la ciencia los calificaba de productos mentales inútiles.
  • Freud (1901), demostró en su obra sobre el sueño, que todo sueño posee un sentido y puede ser incluido dentro de la casualidad psíquica después de haber sido interpretado.
  • Freud (1917), en su obra introducción al psicoanálisis nos dice que el reposo es un estado en que el durmiente no quiere saber nada del mundo exterior y protegiéndonos de las excitaciones que de él proceden es como nos sumimos en el reposo. Nos dormimos cuando nos hallamos fatigados del mundo exterior y de sus excitaciones y durmiéndonos, le decimos: “Déjame en paz, pues quiero dormir”. Por el contrario, el niño suele decir “No quiero irme a dormir todavía; no estoy fatigado; quiero jugar aun otro poco”.
  • La tendencia biológica del reposo parece, pues, consistir en el descanso, y su carácter psicológico en su extinción del interés por el mundo exterior.
  • Según Otto Fenichel el sueño presupone un estado de relajación. Un organismo inundado de excitación es incapaz de relajación. Es comprensible que, a causa de las cantidades de excitación no controlada, uno de los síntomas capitales en los neuróticos traumáticos sea el insomnio.
  • Uno de los caracteres de nuestra relación con este mundo al cual hemos venido sin una expresa voluntad por nuestra parte, es el de que no podemos soportarlo de una manera ininterrumpida y por lo tanto tenemos que volver a sumirnos, temporalmente, en el estado en que nos hallábamos antes de nacer, en la época de nuestra existencia intrauterina. Por lo menos, nos creamos condiciones por completo análogas a la de esta existencia, o sea, las de calor, oscuridad y ausencia de excitaciones. A más de esto, muchos de nosotros se envuelven estrechamente en las sabanas y dan a su cuerpo, durante el reposo, una actitud similar a la del feto en el seno materno. En estas condiciones, cada despertar matinal es para nosotros como un nuevo nacimiento y cuando nuestro reposo ha sido tranquilo y reparador decimos, al despertar, que nos encontramos como si acabáramos de nacer.
  • Freud más adelante dice que otra de las características más importante del estado de reposo es “un bloqueo de los impulsos a la acción en el extremo motor del sistema mental”
  • Causas perturbadoras que no nos permiten dormir:

1.- Excitaciones externas
2.- Excitaciones internas
3.-Estimulos psíquicos puros.

  • Nos ocuparemos a este último, esto es el insomnio con síntomas neuróticos.
  • Cuando el sueño tiene éxito en su misión, el soñador no despierta y lo que es más, está en la posibilidad de elaborar una causa perturbadora, que de otra manera hubiera interrumpido el reposo, de tal forma que sea compatible con la prolongación de esta. Desde este punto de vista, el sueño adquiere para nosotros el valor de una defensa contra disturbios que amenacen con interrumpir nuestro reposo.
  • Todo sueño es la realidad disfrazada de un deseo reprimido. Como excepción a esta regla, sin embargo, existen una clase de sueños llamados punitivos porque el sujeto es castigado por su conciencia moral como respuesta a la satisfacción de un deseo repudiado por esta.

 
La censura Psíquica
Tiene por misión proteger al individuo de la realización, o simplemente de percatarse de determinados deseos que están en pugna con la conciencia moral del sí mismo. Si no fuera por esto, la vida en sociedad sería imposible, puesto que las prohibiciones externas no bastarían ni con mucho para impedir la realización de una serie de actos de naturaleza instintiva que destrozarían la sociedad civilizada. Esta censura llega a ser tan estricta en algunos individuos que no les permite ni la menor transgresión a aquellas reglas morales que la sociedad en la que viven les ha impuesto. Desde este punto de vista, los sueños adquieren una importancia capital, puesto que cuando su disfraz es lo suficientemente efectivo nos otorgan placeres que condena nuestra conciencia moral sin el conocimiento de esta, y por lo tanto, sin su sanción.
“El bloqueo de los impulsos a la acción en el extremo motor del sistema mental” Este bloqueo el individuo dormido no podrá transformar sus decisiones en actos, y por lo tanto la censura se encuentra tranquila, pensando que no existe ningún peligro real y que puede hacerse un poco más tolerante.
Precisamente en este debilitamiento de la censura durante el reposo está el quid del insomnio, puesto que si se relaja demasiado o si los deseos inconscientes poseen una gran intensidad el individuo se considera en peligro de llevar a cabo lo que más teme
Ejemplo:
En la neurosis obsesiva es característica una gran cantidad de agresividad dirigida generalmente, hacia las personas más queridas que debe mantenerse perfectamente desconocida para el individuo que la aporta porque de percatarse de ella entraría en conflicto con su conciencia moral y lo sumiría en la más profunda desesperación. Ahora bien como esta agresividad es inconsciente tiende a satisfacerse, crea un estado de tensión que es necesario ahogar de alguna manera; para el obsesivo, por medio de la obsesión y de los sueños. De esta forma este tipo de paciente puede sonar que ha muerto un familiar muy querido y que llora su muerte; pues bien, este sueño es un  disfraz suficiente para engañar a la conciencia moral porque el deseo que en la realidad satisface es el de la muerte de ese mismo familiar hacia el que se abrigan deseos inconscientes. La ventaja que esto reporta salta a la vista, se satisface un deseo condenado por nuestra moral sin que esta se entere y no se entra en conflicto con nadie.  Pero que pasara si la censura se debilita hasta tal punto que en vez de soñarlo de esta forma se presenta como que nosotros mismos lo hacemos?. Inmediatamente despertaremos con angustia y diremos para conformarnos: “al fin no ha sido más que un sueño”, aunque una sensación displacentera y penosa nos acompañe durante todo el día.
De esta forma, el sueño en sí, dado el caso de una censura débil por una enfermedad neurótica, puede ser un peligro temido para el neurótico, con el resultado de que  tratara de mantenerse despierto con el objeto de conservar la censura en un grado suficiente para que no emerjan en su conciencia deseos temidos; este seria un caso de insomnio en el cual el sujeto no puede conciliar el sueño y retrasa con diversas disculpas la hora de acostarse.
Es necesario aclarar que si bien el sujeto no puede dormir, el mecanismo que hemos descrito para explicar su insomnio le es perfectamente desconocido, es decir inconsciente.
Los deseos temidos no se reducen naturalmente al campo de la agresividad, sino que invaden también el campo de lo sexual y otros más.
Si pensamos sobre la similitud que el  sueño tiene con la muerte,, se nos hará comprensible que para el inconsciente de muchos individuos- quien sabe si para el de todos-, y acrecentado por un padecimiento neurótico, el estado de reposo y el sueño pueden equivaler  a la muerte.
Esto se hace más transparente en lo que llamamos sueños punitivos, porque en ellos el individuo sufre un castigo que en ocasiones se aproxima a la muerte y se despierta en tal estado de angustia, que se congratula de que aquello no fuera más que un sueño. Es lógico pensar que para estas personas la hora de acostarse sea angustiante y que se pasen noches enteras en vela hasta que el cansancio las rinde.
No podemos dejar de lado la intervención de lo sexual como causa productora de insomnio, porque en múltiples ocasiones esta es la única razón.
De todos los casos de insomnio es sin duda el mas grave el que acompaña como síntoma a la llamada melancolía. En esta enfermedad la consciencia moral es tan severa que castiga de continuo al individuo y lo pone en un grado de desesperación tal que con frecuencia acaba con el suicidio.
Existe un tipo de insomnio, generalmente pasajero, que todos hemos sufrido alguna vez en nuestra vida. Su mecanismo es extraordinariamente sencillo. Si durante el día hemos dejado algún asunto por resolver al conciliar el reposo, este nos seguirá preocupando y nos imposibilitara para que retiremos nuestro interés por el mundo exterior que, como hemos visto, es indispensable para que podamos dormirnos. En ocasione, podemos pasarnos la mayor parte de una noche en vela meditando sobre las impresiones que un viaje próximo o un acontecimiento importante por venir nos puedan ofrecer.
Hay casos sin embargo, en los que un individuo se extraña porque un acontecimiento del día anterior o algún suceso que se anticipa perturba el sueño continuo sin que podamos encontrarles la importancia suficiente para ello. En estos casos, está demostrado que lo que ocurre es que estos restos diurnos se han aliado con deseos inconscientes, los cuales se sirven de los primeros como pantalla proporcionándoles una intensidad que no guarda proporción con su valor.
En otro sentido en un paciente enfermo, la enfermedad constituye en primer lugar una amenaza contra su vida, y este hecho por si solo es suficiente para impedir dormir a cualquier ser humano; por otro lado, es una amenaza y un peligro real para la adaptación social del individuo, sobre todo aquel paciente que lo aqueja una enfermedad infecto contagiosa, porque teme que el resto de los individuos lo aísle de la comunidad, y psicológicamente, el temor a quedarse solo es uno de los mas amenazantes.
Tratamiento.
La mejor forma de curar el insomnio y realmente la única efectiva es una psicoterapia.
En cuanto a la importancia de tomar algo antes de dormir no necesitamos más que recordar que durante todo el periodo de la  lactancia, el niño se duerme inmediatamente después de comer y que este tipo de reacción persiste en casi todos los adultos, pero sobre todo en algunos neuróticos. Finalmente, y teniendo en consideración lo que podríamos llamar la parte sugestiva del tratamiento, siempre es conveniente decirle al paciente que va a tomar un hipnótico muy efectivo y que con toda seguridad, su reposo va a ser satisfactorio.
 
Bibliografía

 
 
El contenido de los artículos publicados en este sitio son responsabilidad de sus autores y no representan necesariamente la postura de la Sociedad Psicoanalítica de México.

Leave a Reply

Your email address will not be published.