Película: El Príncipe

Dirección: Sam Jong

Año: 2015

Por Margot Shrem

Antes de comenzar con el análisis de la película, quiero hablar un poco de su director Sam de Jong, chico joven de 30 años originario Ámsterdam – Holanda. Se graduó en el año 2012 como cineasta, hizo varios documentales y el “príncipe” fue su primer largometraje con el que obtiene en el festival International de cine de Berlín del 2015, una mención especial como la mejor película de su generación.

En una entrevista que le hicieron,  a propósito de ganar el premio en Berlín, dijo que hizo esta película basada en parte de su juventud, cuando en aquella época,   él quería,  al igual que Ayoub,  impresionar a sus amigos con aspectos materiales e ideales equivocados.

En primera instancia, entiendo su película como una denuncia a la marginalidady al creciente problema de discriminación de su país,pese a ser un país que promueve la tolerancia, la equidad  y  propicia lo multicultural .

Las contradicciones entre lo que se promulga alrededor de la justiciay la apertura,  y el marcado aumento de la pobreza, marginalidad, violencia, discriminación racial e intolerancia, entre tantos otros aspectos que ustedes mismos observaron en la filmación,  son aspectos que entiendo, el director Sam de Jong quiere evidenciar de manera cruda  a lo largo de la proyección. Hechos que se extienden a otros países que viven en análogas condiciones y que se mantienen bajo un aparente anonimato cada vez menos viable.

Para plasmar la temática, Sam de Jong recurre a actores amateurs, gente de la calle que invita a participar en su producción. El pretende con esto,  acercarse de la manera mas natural posible a esa realidad, quizás como aquel,   que desde un microscopio logra ver a través de su pupila  cada partícula de lo que allí se encuentra.

La palabra caníbal, que entiendo es la distribuidora de esta película, llama la atención desde un inicio, así como esa mirada  espeluznante que produce el ver correr y escuchar el aullido  de los lobos, aspecto que contrasta,  con el nombre que  el director da a conocer su película “el príncipe”.  Punto que resalto, por aquello de lo visto y no hablado, por aquello que se esconde detrás de un cuento de hadas,  por aquello de lo que se enuncia es solo una pequeña parte de lo que en realidad existe. En lenguaje psicoanalítico, diríamos, como lo latente esta detrás de aquello que en lo manifiesto resalta , material oculto que intentamos develar en nuestra práctica clínica y que hoy aspiramos revelar con los comentarios que todos hagamos.

Adentrándonos en el análisis de la película, la podemos apreciar desde distintas aristas. Desde lo social,  siguiendo otra de las líneas que pienso el director quiere plasmar, el film muestra  la banalidad de los vínculos, la construcción del psiquismo en cuanto a objetos materiales, emblemas de poder y luchafrente a la necesidad de surgir y sobrevivir en urbanizaciones en las que la delincuencia es una de las salidas posibles frente al temor a desfallecer.

Sam de Jong nos introduce en un mundo que se sostiene en la categoría de  victima/ victimario, sometimiento/ sometido, amo/esclavo, polos inseparables al estar ambos sostenidos alrededor de encubrir las marcas dejadas por los déficit y necesidades primaria por otras “marcas”, gucci, rolex, prada, armani……..”  accesorios, vestimenta, inscripciones, tatuajes como las de Rony y su pandilla, como escudos protectores de un aspecto identitario  marginado, debilitado y excluido por un colectivo social que no da espacio para la equidad y que provea  aquello que es necesario para estructurar un psiquismo lo menos vulnerable posible.

La ley como instancia que contiene a un país, en cuanto normaliza, estructura y sujeta a cada integrante, se pervierte en contextos como éstos,  en donde se visualiza una falla en la autoridad. Aspecto que se observa desde el inicio de la película, cuando Ronyy su pandilla matan a un hombre  en plena hora del día abiertamente, sin el mas mínimo indicio de culpabilidad, y menos aún de autoridad.

Sam de Jong, nos deja ver la coexistencia de la vida y la muerte en el ser humano.  La bondad de Ayoub por su familia, la manera de acercarse a ese padre tan amado,  contrasta con la violencia sostenida por Rony, Vince y su grupo, que raya en el terreno de bullying hacia Ayoub y sus amigos al ser marroquíes, ello parece concederles el  poder de escupirle y de decirles vagabundos, ratas, perdedores…… Agresión, que como vemos, se sostiene porprejuicios y  discriminación hacia lo que es percibido como distinto.

Sin embargo, la mayoría de los personajes de la película,  inclusive los que se visten o imprimen el sello de supuesta fortaleza son personas frágiles. Figuras marcadas e inscritas en el orden de un narcisismo empobrecido, heridosde una pobreza, no sólo material, sino psíquica, en cuanto a su dificultad de encontrar figuras parentales o algún sustituto de las mismas que puedan ofrecer los aportes emocionales nutritivos para el sustento psíquico.

Observamos que Ayoub joven marroquí,adolescente se nutre de su pandilla, de unas semillas de girasol que come una tras una, al encontrarse con padres tan inmersos en sus propias  necesidades y conflictos que se les dificulta  salirse de ese ensimismamiento para ofrecer un espacio nutricio de contención y escucha a su hijo.

Recordemos la escena cuando le cuenta a la madrela preocupación que siente por  la relación que empezaba a engendrase entre su hermana y Rony y no recibe ninguna clase de apoyo de su parte,  todo lo contrario,  le dice que es un “idiota” igual que el padre.  En su impotencia,   acude al padre a que lo ayude y éste se mantiene ausente como si lo que Ayoub le dijera no tuviera  que ver con él. Así mismo, en la escena cuando Ayoub le pide ayuda  porque esta enamorado,  y el padre lejos de hacerlo,  se sonríe, y le enseña su brazocomo muestra de su enfermedad  e incapacidad en dársela.

Sin embargo,  su esperanza por encontrar ayuda en sus padres,  se hace ver una y otra vez a lo largo de la película, pese a su continua frustración cada vez que la solicitaba, él continua buscándola con el anhelo de recibirla. Vemos que después de que lo golpean, regresa nuevamente donde el padre  en su deseo de que lo auxilie.

Y así  Ayoub, lejos de encontrar el cuidado necesario en sus padres, es a él a quien le corresponde ejercer la función de cuidadory soporte narcisista de cada integrante de la familia, y  a quien se le asigna llenar una falta ante la ausencia de un padre que se ofrezca como figura que de sustento y poder.

Vemos como Ayoub  le proporciona a su padre, hombre indigente y adicto, afecto y cercanía  y le ofrece en primera instancia (primera escena de encuentro con su padre) dinero para su “nutriente”,  la cocaína, sin la cual éste no puede vivir.

Su madre, si bien la vemos como una persona amorosa con Ayoub, es una mujer dependiente, deprimida, con una necesidad inminente  por tener un “otro” que cubra su falta ( canción de fondo, cada quien necesita tener un amor, corazón roto).  Carencia que percibe Ayoub quien vemos como se ocupa  y la ayuda en su búsqueda de pareja por las páginas de internet,  le da alternativas y hasta se alegra cuando de manera sorpresiva,  llega a  casa y la ve contenta despidiéndose de un hombre con quien evidentemente tuvo una relación sexual. Le dice: “quiero que seas feliz”.

Con su hermana, teme que ella al igual que él, queden ubicados en el mismo escenario que los padres, identificados a éstos cuando ambos se prometen no hacerlo. De allí, la manera como reacciona cuando la ve besarse con su amigo, se le cruzan las imágenes entre ella y la madre (recordarlo)  y en su impotencia y furia, las golpea. A lo anterior, se le agregan los celos, la rivalidad y la exclusión que sintió hacia los amigos por sus deseos incestuosos inconscientes que se incrementan al convivir en la misma habitación.

Vemos a Ayoub una persona,  que si bien, en momentos despliega  su vulnerabilidad, muestra su fortaleza. Quizás la cercanía afectiva materna, la función paterna que le fue asignada, nótese el discurso materno cuando le dice, “tú eres el hombre”, aspectos múltiples en la conformación del psiquismo , le proporcionaron a Ayoub herramientas que lo mantuvieran fuerte frente a todos los avatares por los que transito. Freud lo mencionaba al hablar de las  series complementarias, como lo constitucional, lo hereditario y las primeras experiencias, proporcionan diversos anclajes en  la constitución del sujeto.

Siguiendo con lo anterior, me dio curiosidad conocer la raíz del nombre Ayoub y me encontré que  Ayoub es la traducción árabe del nombre hebreo Jacob, que en árabe significa  fortaleza, potencia, hombre de razón y obligación para los musulmanes.

Tendríamos realmente que preguntarle a Sam de Jong porque le colocó a Ayoub ese nombre, pero siguiendo algunas pistas que nos ofreció a lo largo de su película, lo percibimos como una persona que toma el significado de su nombre. Hombre de deber, razón y fuerza.

Sam de Jong, nos lo muestra en diversas escenas de la película: Se acerca a Laura a pesar de que sabe que es la novia de Vicent. Se enfrenta con la pandilla “los fuertes” por su hermana. No se intimida cuando aparece Vicent, tras su cortejo a Laura. Le reclama a su amigo que la cantidad de dinero que le pagó no equivale a lo que hizo. Cuando Rony le golpea y le dice “nadie se mete con mi hermano”, él le contesta, “nadie se mete con mi hermana”. Hiere a Kalpa. Le pide a Laura que se aleje cuando aparece Kalpa para él enfrentarlo y finalmente logra matar internamente a sus dos padres ….. para lograr ser mas que el príncipe, él mismo. (esto lo veremos posteriormente)

Otro aspecto interesante para comentar y quizás mas adelante lo podamos discutir,  es la conflictiva que se le plantea a Ayoub en cuanto a la conformación de su identidad masculina. Entiendo por identidad masculina la travesía que el varón recorre hasta alcanzar su virilidad, para lo cual, es necesario incorporar el potencial genital del padre,  para posteriormente,  identificarse con el mismo.

Aquí cabe preguntarse, ¿si la identificación masculina es proporcionada por el entorno parental o quien haga su función, cómo será la conformación de la misma en Ayoub al encontrarse con un padre sin potencia,  no sólo sexual sino psíquicamente hablando, por cuanto, se encuentra deficitario en su función protectora?

La encrucijada que le toca vivir a Ayoub no es simple, por un lado,  él es marroquí como el padre, ambos tienen un punto de encuentro, un ser diferentes en una población occidental, de tez blanca, cabello rubio y ojos claros.  Se le plantea el dilema, soy como él,  me identifico con él ( vemos el vínculo tan cercana y afectivo que tiene con el padre, como le acaricia el pelo) pero a su vez, no quiero ser como él,  (como la propia hermana le hace prometer) quiero identificarme con un hombre potente, que me proteja, que me de herramientas,  que me ofrezca su potencia, para incorporarla y ser fuerte como él.

Esto lo observamos en la película, cuando a Ayoub lo golpean y acude a su padre para que lo proteja y ejerza su autoridad, sin embargo, el padre ve su ojo herido y le dice “tú eres como yo”. El temor y la tristeza conmovedora que refleja su rostro, se siente y en un gesto de desesperación corre a buscar a Kalpa en su necesidad de encontrar  un hombre fuerte, holandés,  con quien identificarse para incorporar su potencia, ser como él y obtener herramientas que le permitan enfrentarse a la pandilla de Rony, diría mas bien a la vida.

Kalpa le coloca la corona que le acredita fortaleza y le  anuncia su batalla triunfal.  Le entrega una llave,  acto que puedo entender, como la llave de entrada a un nuevo camino y le da una pistola como instrumento de defensa.

De manera que se da un desplazamiento en la trayectoria que  Ayoub recorre para conformar su masculinidad, deja  atrás a ese padre frágil con el que siempre temió identificarse,   para volcarse a Kalpa hombre quien le ofrece fortaleza (toma esta bebida te dará fuerza, te valoro, al pagarle una buena cantidad de dinero por el robo)

Puntualizando el viraje del padre frágil a Kalpa, lo observo en dos ocasiones:

  1. Cuando vomita, después de que busca al padre para decirle que está enamorado y lo ayude, y éste le muestra su brazo colmado de pinchazos por el consumo de heroína, punzadas que marcan el deterioro paterno. Indicativo actuado que habla de su dificultad para lidiar con sentimientos que lo rebasan. Ayoub, pienso que en un acto de desidentificación sale corriendo y lo vomita,  acentuó el articulo “lo” porque pienso que Ayoub desea botar, vomitar a ese padre interno debilitado que vive dentro de él.
  2. En la ultima escena en la que ve al padre morir, aparentemente por una sobredosis de heroína. No se si recuerdan que el padre después de inyectarse la droga, lo toma de los brazos y parece querer retenerlo con el cable plástico y Ayoub sale corriendo y lo observa desde lo alto con un gesto de despedida porque sabía iba a morir.

 

Pienso que para Ayoub era importante “matar” o dejar morir a esa padre interno, para introyectar otro que como Kalpa, pese a su perversidad,  le diera su fuerza. Éste, además de darle la bebida, le da a inhalar cocaína, lo que entiendo como un acto de incorporación de la potencia de Kalpa.

Recordemos que la heroína es un droga depresora del sistema nervioso central, causa sedación y adormecimiento, mientras que la cocaína es un estimulante que  provoca hiperactividad.   Así Ayoub a pesar de la patología de ambos figuras, prefiere abandonar el adormecimiento paterno para incorporar a través de la inhalación la actividad de Kalpa.  Diría que cambio el rol pasivo del padre por un rol activo.

Llega un momento en la película, en la que entre en confusión, si todo fue un sueño de Ayoub, (de hecho después de que pensaba en esto, aparece un momento en el que él se despierta y se levanta)  o un hecho real; pero pienso no es importante, porque mas allá de lo que fuese, es una ficción, un drama que demarca un logro narcisista en la constitución de su identidad.  El logra matar, herir, metafóricamente hablando, dejar atrás, también a Kalpa, así como lo hizo con su padre, ya no necesita su carro, su  pistola,  ya él tiene su propio caballo, su propio medio de transporte, su soporte (nuevamente se lo ve con sus  zapatos )su propia autonomía.

Otro aspecto importante, que no podemos dejar de lado es que Ayoub es un chico de 16 años, esta en plena adolescencia.  Sam de Jong parece dejarnos ver a través de su producción, el recorrido que hace el adolescente, su transitar por ese camino tan incierto, lleno de dudas, cuestionamientos y acercamiento a su sexualidad, en donde son los amigos los pequeños y grandes maestros, los que enseñan e introducen estos nuevos caminos. Recordemos todos mirándose en el espejo…..

El director nos conduce en ese adolescer del adolescente, en su padecer, en el despertar de todo aquello desconocido que empieza a florecer. Ese recorrido  que atraviesa en el paso por el  túnel, con temor e incertidumbre, (escena del túnel que pasa con Kalpa) al dejar atrás ese semillero de girasol y desconocimiento sexual para adentrarse  en el mundo de la genitalidad y del amor de la adultez. El puede ya estar con Laura.

Es ese  decirle  adiós a esos padres que aportaron e hirieron (como Kalpa y el padre), para incorporar algunos aspectos de éstos e ir dejar de lado otros.La película, en éste sentido,  no es una simple conquista de un amor en la adolescencia, es una a conquista a la autonomía, a la vida.

Me pareció una belleza, cuando aparece la música de Andrea Bocelli, “Por ti volare” justo en el momento que se están llevando al padre en la urna.  “Cuando vivo solo,
sueño un horizonte, falto de palabras. En la sombra y entre luces, todo es negro para mi mirada.Si tú no estás junto a mí…aquí.Tú en tu mundo, separado del mío por un abismo….”.

Ayoub así como dice la letra de la canción,  le faltaron palabras para decirle adiós a su padre, le costaba decirle cuanto lo amaba a pesar de todo su sufrimiento. Para ello, quizás necesitó saber como dice la canción, que su mundo estaba separado de él por un abismo. No sé si recuerdan que aparece un árbol junto a la urna, se puede entender como el árbol de la vida y a su vez, cada rama es diferente aunque todas sujetas en el mismo tallo.

Sam de Jong termina su producción con ese final feliz, como un cuento de hadas en el que el príncipe logra el amor de su princesa ofreciéndolo su corona para ser felices, por siempre y para siempre. La madre logra serenarse y encontrar su pareja anhelada, su hermana y su amigo se unen, los malos se vuelven buenos y comparten.

Me pregunto,  que nos habrá querido decir el director con todo éste giro, será que la vida es un continuo devenir, un ir y venir, como ese túnel tan largo por el que Ayoub transitó, con sus angustias y bemoles, con la crueldad y la bondad. Sería estupendo si tuviéramos  aquí a Sam de Jong para que nos  explicara un poco ese giro, pero mas allá de lo que él nos dijera, nos tenemos a nosotros que como espectadores podemos interpretar o pensar algunos de los aspectos que él plasmo a lo largo de este film.

 

Los últimos sábados de cada mes se lleva a cabo nuestro Cineclub SPM en el Cine Tonalá de la colonia Roma en la ciudad de México.

 

El contenido de los artículos publicados en este sitio son responsabilidad de sus autores y no representan necesariamente la postura de la Sociedad Psicoanalítica de México. Las imágenes se utilizan solamente de manera ilustrativa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *