Autor: Sofía González

Las relaciones entre mascotas y humanos es un fenómeno social muy antiguo.  Se han encontrado dibujos de animales en pinturas rupestres, los Egipcios adoraban a los gatos y muchos de sus faraones eran enterrados con sus mascotas.

“Muchas tradiciones espirituales han cumplido con las relaciones de las personas a las formas de vida animal, como parte de la interconexión del mundo natural y un enlace con el mundo de los espíritus” (Serpell, 2006 citado en Walsh 2009).
“Los compañeros animales y las guías han asumido papeles de gran alcance en las creencias animistas y prácticas chamánicas (Campbell, 1984 citado en Walsh 2009).

Roth (2005) afirmó que, históricamente, las mascotas eran adoptadas y escogidas por funciones particulares principalmente para cazar y como perros de guardia. Ahora, debido a la urbanización y el aislamiento social son escogidos para la satisfacción que una mascota pueda proveer a su dueño.

La cantidad de dinero que se gasta en animales domésticos se ha duplicado durante la última década, superando el producto nacional bruto de muchos países en desarrollo. Amantes de las mascotas cada vez hacen mayores esfuerzos para el cuidado veterinario, incluidos los costosos tratamientos  para enfermedades graves. La devoción a los animales domésticos es evidente en una sorprendente variedad de consumidores productos y servicios, desde comidas especiales y juguetes a las tablas de alimentación ergonómica.

El deseo de viajar con mascotas ha llevado a muchas compañías aéreas, hoteles, y centros turísticos para darles la bienvenida con los servicios y programas especiales. (Walsh, 2009)

Existe un gran número de estudios que ilustran el rol positivo que las mascotas pueden desarrollar con poblaciones especiales. Se han elaborado programas que en los cuales las mascotas entran en contacto con los ancianos (Garrity et al, 1989 citado en Walsh 2009), Los discapacitados (Frith, 1982; Ross, 1983 citado en Walsh 2009), pacientes psiquiátricos hospitalizados (Holcomb y Meacham, 1989 citado en Walsh 2009), reclusos(Katcher, Beck y Levine , 1989 citado en Walsh 2009), y los niños con necesidades especiales (Gonski,1985; Redefer yGoodman, 1989 citado en Walsh 2009)

Las interacciones con los animales de compañía pueden aumentar neuroquímicos relacionados con la relajación y el vínculo con una mascota puede ayudar a  mejorar el funcionamiento del sistema inmunológico humano (Charnetskyi, Aparejadores, y Brennan, 2004 citado en Walsh 2009).

Ghetie (2011) menciona en su artículo otros estudios donde se demuestra que el hecho de acariciar a un perro es eficaz para reducir el estrés(Barker,Knisely, McCain, y Best, 2005), pueden contribuir a la mejora de la salud mental (Parshall, 2003), e incluso ayudar en la recuperación de un cáncer (Johnson, Meadows, Haubner, y Sevedge, 2003), así como bajar las tasas de mortalidad de los pacientes con enfermedad del corazón (Beck & Katcher, 1983). E incluso hay un estudio que muestrea en que tocar a un perro puede inducir un estado de ensueño semejante a la meditación
(Beck y Katcher, 1983).

Facilitadores de las relaciones sociales

En el artículo de Schneider y Harley (2006), mencionan que uno de los procesos  mediante el cual los animales de compañía influencian el bienestar a través de
su papel como “lubricantes sociales”.

Es decir, los animales de compañía facilitar la interacción social
entre los seres humanos. Las personas acompañadas de animales domésticos experimentan mayor contacto  con extraños que cuando están solos (Lockwood 1983;Messent 1983;Hunt, Hart y Gomulkiewicz 1992, Kidd y Kidd, 1994; McNicholasy Collis 2000 citado en Schneider y Harley 2006).

Siguiendo el artículo de Schneider y Harley (2006),  Veevers (1985); Hunt, Hart y Gomulkiewicz (1992) experimentan
estudios con fotografías o dibujos han demostrado que las personas se ven de manera más positiva cuando se presentan con un animal (Messent 1983; Rossback y Wilson 1991). En un estudio inicial con dibujos lineales, Lockwood (1983) encontraron que personas retratadas con los animales fueron juzgados para ser más felices, más amables, más ricos, más relajados y menos peligrosos que cuando se retratan solos.

Freud fue uno de los pioneros en percatarse de los efectos que tenían las mascotas sobre sus pacientes y viceversa.

Se dio cuenta que al tener presente a su perro de raza Chow Chow llamado Yofi en sesiones, los pacientes podían hablar de temas dolorosos con más facilidad esto lo notó sobretodo con niños y adolescentes.

También pudo notar que Yofi se sentaba lejos de los pacientes que exhibían ansiedad y stress y permanecía cerca de aquellos que parecieran deprimidos.

El psiquiatra Roy Grinker (1979) paciente de Freud recuerda que  los perros de Freud eran muy importantes en sus años de psicoanálisis:

“Como niño que había tenido miedo mortal de los perros. Ahora los perros de Freud, naturalmente, tienen toda la fuerza de mis miedos y odios.”

Cada vez que tocaba el timbre  había  un terrible sonido de
ladridos  del otro lado. . . y un perro lobo grande grande me ataca con
su hocico en el mismo nivel que mis genitales.

así que entraba en la oficina de Freud con un alto nivel de ansiedad de castración”.

Cuando falleció su nieto, Freud encontró consuelo en compañía del perro de Anna llamado Wolf. También se ha documentado que en su lucha contra el cáncer de boca se acompañaba de Topsy otro chow chow que en sus últimos días permanecía acompañándolo en su cama.

It really explains why we can love an animal . . . with such extraordinary

intensity; affection without ambivalence, the simplicity of

a life free from the almost unbearable conflict of civilization, the

beauty of an existence complete in itself. . . .

—Sigmund Freud (Steadman, 1979, p. 108 citado en Marcus 2007)

En el ámbito psicoanalítico, poco se ha investigado acerca del vínculo entre los seres humanos y los animales y paradójicamente estos vínculos parecieran ser cada vez más comunes y de mayor intensidad.

Según la psicoanalista Benneth Roth (2005), mucho en la literatura analítica ha contribuido a que se disminuya o consideren patológicos estos vínculos entre humanos y mascotas y también deja sin explicar la calidad del ambiente psíquico compartido entre animales y humanos.

En su artículo explica como las mascotas están disponibles para una variedad de necesidades psicológicas ya que pueden ser vistas, presumidas, acariciadas y están ahí cuando nadie más esta.  También pueden ser abusadas física, psicológica y sexualmente.

La autora explica que trabajó con adultos que forman vínculos “salvavidas” con sus mascotas el cual es explicado como una “relación compensatoria multideterminada constante.”

 

Las consecuencias psíquicas de este vínculo libidinal en compañía de sus identificaciones requerían de un reacomodo intrapsíquico.

Con los pacientes de Roth, este reacomodo influyó y reapareció en los elementos no discursivos de la transferencia analítica regresiva.

Un efecto frecuente es que en transferencia  reaparecen tanto en la fantasía y en la realidad, la búsqueda del vínculo con objetos los elementos que provienen de las relaciones con sus mascotas.

Ejemplo, esperan la misma fidelidad que obtuvieron de sus mascotas con sus analistas.

La Sra. A
La señora A era una mujer deprimida joven en medio de una ruptura matrimonial. Ella comenzó una sesión con las asociaciones siguientes: “Los hombres como yo. Tengo buenas manos. Yo crecí con perros (haciendo movimientos de caricias con las manos). Me encanta acariciar- sentirlos en mis manos. ”

Ella tuvo una adolescencia restrictiva con los conflictos de identidad muy cargados y una constante ambivalencia acerca de los hombres.

La Sra. A recuerda en su latencia a una  madre deprimida teniendo graves “berrinches”.

Cuando la Sra. A. intentaba acercarse a su madre esta la  perseguía a su  habitación gritando que la dejara en paz.

En su cuarto, llorando e impotente, la Sra. A alentaba a los  perros a que se les acercara y empezaba a acariciarlos (todos ellos machos) y de repente los lanzaba contra la pared. Cada perro, ella cree “nunca la perdonó”
La Sra. A menudo verbalizaba sus temores de no poder ser responsable de
nadie, y en particular de un perro o un niño.

Ella temía conscientemente volver a representar su propio patrón histórico de
abuso. Dentro de la transferencia se reproducen secuelas de seducción, desconfianza, y el ataque, la identificación de forma alterna, ya sea como
de la víctima con su madre o el agresor de un objeto de consuelo.

Ella a menudo experimentaba grandes horrores de tener un hijo,
miedo de lo que estaba dentro de ella (caníbal).

Además, ella abiertamente temía que su dependencia de las necesidades y deseos,  atacarían el verdadero objeto de su necesidad.

Curiosamente, estas secuencias se  intensificaron en la transferencia analítica después de haber adoptado una mascota.

Señor E

El señor E nació en una familia donde  ya había dos hijos adolescentes.

Ignorado como un niño pequeño mientras sus padres asistieron a las demandas adolescentes de sus hermanos, él buscaba al bulldog de la familia el cual se sentaba debajo de la mesa y encontraba en él contacto físico.

Las historias familiares rebelaban su juego agresivo y físico con el perro, mordiéndolo, compartiendo su comida con él.
Mientras que el Sr. E no recuerda estos acontecimientos, mantuvo una memoria del olfato del  perro y la “sensación de su piel.”

Cuando tenía cinco años aproximadamente, la familia dio al perro en adopción ya que se había convertido en un estorbo para su madre ya que requería de “demasiados cuidados”

El señor E se identificó con el perro en el aspecto de que el también requeriría “demasiados cuidados” para ser atendido por su mamá.

Durante la latencia, su madre se deprime tras el matrimonio de sus dos hermanos, y el Señor E pasaba mucho tiempo solo en su patio trasero.

Él recuerda haber visto gatos callejeros y creó fantasías en las que él era el líder de los gatos y tenía poderes especiales para comunicarse con ellos.

Era testigo del nacimiento de nuevos gatitos, los alimentaba y los llevaba a la madre adoptarlos, el se identificaba con ellos y deseaba ser rescatado, sin embargo su madre nunca los aceptaba.

A los ocho, intentó rescatar un gato del jardín de la escuela el cual estaba siendo acorralado por unos niños. El tendió la mano seguro de sus poderes mágicos y fue severamente mordido. Sufrió una decepción profunda de sus fantasías omnipotentes y gran humillación social.

Se consoló por un la elaboración de una nueva fantasía de convertirse en un veterinario.

Esta fantasía mantiene su grandiosidad y la continua preferencia hacia los animales.

También con frecuencia fantaseaba con ser dueño de una perrera y vivir tranquilamente entre los animales.

Estas fantasías vuelven fácilmente treinta años más tarde como respuesta a la herida narcisista y la decepción.

Dentro del análisis el Señor E, se tardó mucho en confiar en el analista.

La sensibilidad  hacia lo no verbal y la continua búsqueda del objeto contribuía a un estado de alerta, vulnerabilidad en el tono de voz y los significados ocultos en los comentarios verbales y ambigüedades de su propio lenguaje.

Con estos ejemplos clínicos, la psicoanalista Roth expone el uso de las mascotas para diversos propósitos psíquicos.

Aquellos pacientes que sufren trastornos del desarrollo menos severos en la etapa preverbal pueden transformar su agresión en una forma activa.

Esto es a pesar de que haya fuertes defensas anales u orales

Las formaciones reactivas apoyan su habilidad para probar las interpretaciones del mundo real y para establecer una alianza de confianza cauta y extremadamente alerta.

Estos en los que el desarrollo no está tan trastornado. Las mascotas le pueden servir para resolver este tipo de problemas. Como en el caso del Señor E el cual fantaseaba con convertirse en veterinario. Aunque nunca se convirtió en uno, su fantasía permitía la salida de manera segura de su sensibilidad de sus necesidades no verbales y al mismo tiempo apuntalar patrones de identificación.

La señora A en cambio no podía tener una alianza aunque sea tentativa ,su tolerancia para la frustración terapéutica se veía amenazada por su depresión y sus intensas fantasías paranoides.

El vínculo transferencial empático proyectivo con la Sra. A era frágil podría romperse fácilmente por su enojo paradójico (porque acaricia y ataca a quien quiere) y su necesidad de los objetos eso forma un vínculo transferencial empático muy frágil.

Nunca se pudo establecer una buena alianza terapéutica ya que el vínculo y las identificaciones con sus mascotas estaban permeadas con la agresión y no le ofrecían un lugar a salvo de sus conflictos de desarrollo más profundos y severamente afectaban esa conducta de búsqueda de objeto (intento por relación con los objetos). La relación con la mascota no podía contener estos conflictos ni los de su infancia ni cuando intentó más tarde una relación adicional con una mascota nueva.

Roth nos habla de la importancia de la transferencia verbal y no verbal, inanimado y animado ya mencionado por Blum en 1977, Coltera 1981.  Estos niveles de dialogo y de relación de objeto son particularmente importantes en el análisis de las defensas narcisistas en adultos. La importancia de la transferencia no verbal re capturada es a menudo subestimada o ignorada.

En la realidad del paciente, la vida, y con frecuencia en la vida de algunos analistas, la presencia de una mascota satisface las necesidades básicas de una relación animada.

Las mascotas, pueden transmitir la postura caracterológica de su propietario a el mundo, como en el uso mutuo exhibicionista de un perro de exhibición (Sherick, 1981 citado en Roth 2006). También son eficaces en el tratamiento de la soledad y angustias de separación.

La mascota ofrece en general  una variedad de sentidos del cuerpo,
el olor, las sensaciones táctiles, auditivas y visuales estimulación de la piel,
y expresiones rítmicas.  El cómo las perturbaciones del apego a principios
vuelven a aparecer en las regresiones de análisis varía a lo largo de las dimensiones básicas dela confianza y la sensibilidad.

El Señor E evitó una depresión infantil severa en su relación no verbal, la empatía en resonancia con su mascota de confianza, la vivió por primera vez como un verdadero compañero, luego como objeto de fantasía, y más tarde en los reemplazos de animales de compañía. Como residuos pre-edípicos mantuvo una memoria olfativa de su primer perro que conscientemente podría evocar.

No todos los traumas ocurridos antes de la  constancia objetal  conducen al desarrollo de transferencia paranoide y agresiva extrema y agresivo descrito por Blum (1981). Obviamente, la aparición de restauradores animados como una mascota le sirve a ciertas personas en la variedad de las costumbres verbales y no verbales.

Es razonable preguntarse por qué el señor E no llegó a ser más vulnerable a sus problemas de integración psíquica. Algunos individuos con una inteligencia creativa encuentran soluciones en la falta y el daño de las relaciones preedípicas (Greenacre, 1971 citado en Roth 2009). Algunos con problemas de tan temprana edad, se las arreglan para funcionar creativamente y exitosamente y ganar autoestima.

Su apertura al medio ambiente permite el cambio, a menudo múltiples, estilos cognitivos, las identificaciones parciales de empatía y la capacidad de cambiar rápidamente de investidura.
En específico la relación mascota-niño en un diálogo noverbal puede proveer una relación cálida y el deseo por el contacto con el objeto.

Roth concluye

El tener  una mascota puede servir como una forma de reparar parcialmente conflictos  pre-edípicos, hay muchas variedades en esa forma hacer vínculos.

El rango de estas variaciones va desde una forma de apoyo narcisista ante los conflictos desde asegurar el sentimiento de identidad  hasta proveer un objeto con el cual hacer una identificación exclusiva.

Cuando existen interacciones entre un humano y una  mascota de manera temprana,  es posible que afecten la formación del sentido de sí mismo y las percepciones empáticas tanto del sí mismo como de la realidad.

Sin embargo, ciertos individuos asumen con seguridad un vínculo no discursivo empático con una mascota en las etapas posteriores de la vida logrando estabilidad externa y una relación de reciprocidad no verbal.

La comprensión de los diversos usos psíquicos de una mascota dependen y cambian con el estado de ánimo y necesidades del dueño ya que puede ser un objeto disponible para ser investido libidinal o agresivamente.

Los niños y las mascotas

En el artículo de Stroben (1993), explica lo importante que puede ser una mascota para un niño en proveer funciones objetales para el self

Aunque existen varios estudios del vínculo entre los niños  y las mascotas, poco se ha investigado de la importancia de él.

Los primeros estudios de Levinson (1961, 1972 citado en Stroben  1993) sugieren que en su papel de compañeros, confidentes, compañeros, admiradores,  los animales domésticos pueden ofrecer ricas experiencias de aprendizaje, facilitar la adaptación a un trauma emocional, regulación emocional, problemas, y mejorar el desarrollo psicosocial. Condoret (1973 citado en Stroben 1993) postula que las mascotas son importantes en la regulación del funcionamiento afectivo, sobre todo en psicóticos y niños con retraso mental.

Otras investigaciones han confirmado la hipótesis de quelas interacciones con los animales domésticos pueden desempeñar un papel en el mundo emocional del niño. En una exploración de los sentimientos de los niños acerca de sus mascotas, Kidd y Kidd (1985 citado en Stroben 1993) encontró que el 32% de los niños que entrevistaron confirmaron las declaraciones que indican el relajamiento emocional que recibieron de sus animales de compañía (por ejemplo, “me consuela cuando estoy triste” y “que me impide estar solo “).

28%  de los niños confirmó que sus mascotas siempre una fuente de aprendizaje, la enseñanza acerca de la responsabilidad y las relaciones.

El 20%  considera a sus mascotas como compañeros de juego,

15%  dijo que habían recibido el amor de sus mascotas.

En un estudio de los adolescentes, Wolfe (1977 citado en Stroben) sugiere que las mascotas pueden funcionar como “objetos transicionales”, proporcionando consuelo, reduciendo el estrés y la mitigación de las respuestas de mala adaptación a los eventos traumáticos.

Los clínicos y los teóricos del desarrollo de la personalidad describen que la estimulación social y relación afectiva con los demás forman la base sobre la que procede el crecimiento saludable (Spitz, 1965; Mahler, Pine y Bergman, 1975; Bowlby, 1982 citado en Stroben 1993).

La psicología del self ha elaborado sobre estos temas y ha contribuido a la comprensión del proceso de auto-desarrollo por dilucidar la importancia crucial de la respuesta empática del objeto del self del entorno del niño (Kohut, 1971, 1977 citado en Stroben 1993). De acuerdo con la psicología del self, el escenario de desarrollo ideal es aquella en la que los cuidadores del niño proporcionan el reconocimiento constante, el aprecio y la reflexión de las acciones del niño y acompaña los estados afectivos. Como un entorno óptimo permite a los niños para formar un sentido de sí mismos que es cohesión y resiliencia. (Stroben 1993)

La resultante estructura del self tiene la capacidad de regular el afecto y para resistir los golpes a la autoestima. Narcisismo saludable, aspiraciones ambiciosas, y la capacidad para la empatía se desarrollan y maduran.

Sin embargo, incluso en las familias donde los cuidadores tienen alguna capacidad de sintonía emocional, ciertas funciones de objeto del self importantes que no se cumplen o se cumplen de manera incompleta, ambivalente, o de forma errática que pueden perjudicar el crecimiento y desarrollo del niño.

 

En las familias donde la  expresión del afecto es restringido, los niños pueden encontrar que es más seguro  explorar las vicisitudes de la emotividad y afecto con sus mascotas porque los animales no juzgan, critican o humillan a los ensayos  del niño de los nuevos comportamientos y las emociones. No toman represalias, se sienten abrumados, o rechazan al niño en su propia grandeza. Pueden, sin embargo, ofrecen aproximaciones de reflejo, la idealización, y las funciones de gemelaridad objeto del self. (Stroben 1993)

En las familias disfuncionales, donde hay una escasez de la sintonía emocional y una capacidad limitada para la intimidad,  existen múltiples necesidades no satisfechas y una mayor probabilidad que el niño es incapaz de experimentar uno o ambos padres como figuras idealizables.

Los niños, sin embargo, a menudo son expertos en buscar y utilizar cualquier objeto que están disponibles para complementar o para ofrecer en conjunto-las funciones que son necesarias para el desarrollo de un yo cohesivo.

En algunos casos, los miembros de la familia ampliada proporciona los vínculos cruciales objeto del self. Vecinos, maestros y compañeros también pueden ayudar a facilitar el crecimiento de un yo estable a través de las funciones objeto del self que proporcionan.

El término objeto se ha referido tradicionalmente a una persona, y el objeto del self  en alguna medida ha absorbido y ha sido limitado por esta connotación.

La experiencia clínica de la psicoanalista Stroben la  sin embargo,  ha llevado a comprender que los animales de muchos  pacientes tienen siempre un vínculo primario en el que se sienten confortados, estimados y queridos descaradamente.

“Es una relación en la que reciben el brillo anhelado de amor y deleite que la mirada apagada de sus cuidadores primarios no reflejan. “ (Stroben 1993)

Hilary

Comenzó análisis a los 28 años, llega por quejas de inseguridad, autoestima baja y adicción a drogas. Describe a su familia como cercanos los cuales siempre estaban juntos y tenían “mucha diversión”.

Conforme avanzó el análisis, comienza a acordarse de la poca atención que recibía de sus padres y como ella trataba de ganar su atención a través de poemas y escribir historias.

Su padre, un ejecutivo de ventas generalmente se encontraba de viaje y su mamá (una mujer la cual nunca se pudo recuperar de la muerte de su hermana gemela la cual murió mientras ella estaba embarazada de Hilary.) no podía permitirse ser emocionalmente espontánea y respondía con molestia palpable a la emotividad de su hija desenfrenada. Ella también fue incapaz de reflejar aspectos de la experiencia emocional de su hija, pues cuando Hilary mostraba emociones a su madre, sus cuentos y poemas, ella reaccionaba de forma aburrida y poco impresionada.

Experiencias repetidas de una respuesta aplanada de su madre con el tiempo dio lugar a una amortiguación de la exuberancia de Hilary y la creatividad. Hilary dejó de buscar a su madre con esta necesidad de evitar la dolorosa invalidación que venía al exponer a su madre sus proyectos. Los otros miembros  de la familia tampoco podían proveer las necesidades de espejeo de Hilary.

Después de un año de análisis, Hilary trajo a sesión varios cuadernos que había hecho de pequeña. Estos cuadernos tenían la crónica de la vida de cada uno de sus perros con muchos detalles. En los cuadernos incluía fotos de los perros en muchas poses que Hilary los describía como sus personalidades, sus comidas favoritas, las relaciones de los perros con cada miembro de la familia y sus actividades favoritas. Aunque ella ya había hablado en análisis de sus mascotas fue por los cuadernos que la analista se dio cuenta de la importancia de estas mascotas.

Cuando se comenzó a explorar más profundamente la relación con sus perros, Hilary reveló que había gastado una gran cantidad de tiempo de entrenamiento en las clases de obediencia y de entrar en las competencias profesionales. Este aspecto de su relación, con un perro en particular, fue, fundamental para ofrecer una función de idealizar objeto del self.

“Mirroring”
Según Kohut (1971, 1977), el espejeo se refiere a la necesidad de los niños para el reconocimiento y la confirmación positiva de su singularidad y grandeza. En la intimidad de su habitación, Hilary llevaba a cabo lecturas de poesía en la que su perro era el público entusiasta. El perro se sentaba con atención a través de las lecturas, y cuando Hilary entusiasmaba le preguntaba: “¿Te gustó?” El perro meneaba la cola, la lamía y saltaba hacia arriba y hacia abajo. Hilary encontraba en su perro la respuesta en sintonía que sus padres fueron incapaces de proporcionar. El perro que estaba siempre con Hilary espejeaba una imagen positiva de sí misma.

Como Grandin y Johnson (2009) en Ghetie (2011)
señalan, que los animales en general se basan en el lenguaje corporal para comunicarse mucho más que los seres humanos, por lo que no es de extrañarse que los dueños de perros a menudo se sienten comprendidos y espejean en sus perros.

Stroben llega a la conclusión que las repetidas interacciones de este tipo contribuyeron en gran medida a la integración de la experiencia emocional de Hilary en un ser más “cohesivo” Aunque Hilary entró en tratamiento con una cierta fragilidad del yo, al  experimentar  reflejo de su perro, contribuyó a una mayor resistencia auto-estructura que mitigó en contra de otros fallos objeto del self que la hacía susceptible a la fragmentación.

La experiencia de Hilary, como la de muchos dueños de mascotas, era que su mascota “sabía” lo que estaba sintiendo y respondió a ella.  La investigación reciente ha confirmado que existe una relación recíproca entre los niños y sus perros en la que cada uno actúa y reacciona a la otra (Filiatre, Millot, y Montagner, 1986).

Este reconocimiento mutuo es crucial en la formación del yo. La falta de reconocimiento recíproco es con frecuencia una característica de las familias disfuncionales.

Las conductas de las mascotas con frecuencia se perciben como sencillas (es decir, sin conflictos y sin ambivalencias).Esto puede ayudar a un niño para empezar a diferenciar entre los diferentes estados afectivos.

Moviendo la cola, gruñidos, silbidos, y ronroneando son relativamente fáciles de distinguir y se corresponden con otras conductas manifiestas de los animales. Esta función de ayudar al niño a distinguir y diferenciar entre los diferentes estados de afecto es particularmente útil en los hogares donde el afecto es reprimido, ambiguo o inaceptable.

Esto no quiere decir que las mascotas pueden compensar completamente la función de espejeo ausente o distorsionada. Es probable que los niños que dependen de los animales como objetos de espejeo pueden, posteriormente, ser incapaces de hacer discriminaciones sutiles entre los estados afectivos, porque una mascota no puede ofrecer más que apenas aproximación a grosso modo al estado emocional de un niño.

Los niños pueden sentirse queridos y sus afectos pueden no acabar completamente separados, pero  más tarde pueden carecer de la capacidad de hacer distinciones sutiles entre sus propios (y otros) estados afectivos.

Esto fue cierto para Hilary,  por ejemplo, con frecuencia hacía declaraciones como “No estoy segura si estoy triste aburrida.”

Antes de la exploración, la paciente había demostrado un remanente visible, pero inhibía este potencial creativo. Es posible que las experiencias repetidas de la capacidad de respuesta de su perro impidió  el descarrilamiento total y escisión de esta capacidad de expresión creativa con carga afectiva.

Impliaciones clínicas

Es importante que el analista tenga en cuenta el hecho de que los niños que establecen una intensa o una relación exclusiva con una mascota pueden sufrir en el desarrollo de las relaciones mas sofisticadas y significativas con las personas.

Si el vínculo primario afectivo de un niño es con un animal (sobre todo cuando es apropiado para el desarrollo que toma los vínculos a los compañeros), él o ella puede estar en riesgo de problemas en el desarrollo psicosocial posterior.

Una revisión en el vínculo del paciente con una mascota puede ser un medio valioso para obtener información sobre el déficit de objeto del self de la familia  experimentada por el niño. Esfuerzos terapéuticos pueden ser dirigidos hacia (1) la generalización de los aspectos positivos de la relación del paciente de las mascotas a los seres humanos y (2) utilizar la seguridad de la relación terapéutica empática para establecer la un contacto más sutil y mas diferenciado de humano a humano.

En el caso de Hilary,  el hecho de que la analista le diera importancia a sus mascotas parecía dar rienda suelta a una ráfaga de creatividad en el tratamiento.

Dora Ghetie (2011) confirma la información que puede proveer el paciente al hablar de su perro: “ En varias ocasiones estas conversaciones me dan pistas importantes sobre sus necesidades de apego y las formas en que estas tienen o han no se han cumplido.

Preguntando acerca de los perros es una especie de técnica proyectiva
en que las personas que revelan aspectos de su ser, tanto por el contenido
de sus respuestas y en la forma en que se acercan a la cuestión. “

 

Zoofilia y zooerastia

En la mayoría de los casos de zoofilia animal sirve como un sustituto para el objeto del amor humano ausente. Para  un niño abandonado es un sustituto de la madre ausente, para  un niño que compite con la madre, pero no puede adquirir un bebé de verdad de una mascota sustituye a un bebé, y para una persona sola una mascota sustituye  la falta de compañía o la no disponibilidad de la pareja sexual. (Rappaport, 1968).

En la zooerastia el animal no sólo sirve como un sustituto de un objeto humano, también es abusado por la recreación de los recuerdos traumáticos
experiencias bajo la presión del principio de la compulsión a la repetición.

El animal se puede coinvertir en una salida para los impulsos sádicos. El niño  actúa su ira contra el padre al herir o matar a la mascota.

Las diferentes especies de animales domésticos sirven a las  necesidades del joven perverso en múltiples identificaciones.

Así como el niño se puede mover su rabia contra el padre sobre el animal, el padre puede abusar de los animales como una salida para su hostilidad contra el niño.

 

Paciente X

Cuando tenía ocho o nueve años, su perro se masturbaba frotándose contra todo gente, los muebles o cojines. El paciente también se masturbaba mucho en este momento, pero con otros compañeros.  Su padre se
enfurecía mucho cuando veía  al perro masturbándose y amenazaba con sacrificarlo cada vez que lo veía. Un día, cuando el niño regresaba de la escuela encontró a su mascota en el suelo abatido y cubierto de sangre. El padre había tenido que castrar. Mientras relataba la historia, el paciente experimentó un terrible dolor en los genitales, como si fuera su propia castración.

 

Conclusiones

Son varios los estudios que se han realizado acerca de la utilidad de las mascotas en poblaciones específicas,  sin embargo poco se ha escrito acerca de la utilidad clínica que pueden ofrecer.

 

En los artículos se plantearon varios casos en donde las mascotas pueden tener un alto impacto en la forma de aproximación a los objetos siendo muy importante la expresión del afecto en lo no verbal, sobre todo en niños cuyas familias existe distancia emocional.

Puede ser de nuestra utilidad el obtener información en este tipo de pacientes donde se puede proyectar en que forma la mascota esta disponible psíquicamente ya sea para compensar una relación poco afectiva o para la salida de impulsos sádicos y agresivos. También tener en cuenta que en la transferencia pueden reaparecer, la búsqueda del vínculo con objetos los elementos que provienen de las relaciones con sus mascotas en una edad temprana como en los casos expuestos de la Señora A y el Señor E.

 

Bibliografía

  • Ghetie, D. (2011) Loving Faeden: Psychoanalytic Reflections on the Relationship. Between a Therapist and Her Dog (pp. 109-114)  Psychoanalytic Review, 98(1).
  • Glucksman, M. L. (2005). The dog’s role in the analyst’s consulting room.
  • Grinker, R.R. Sr. (1979). Fifty years in psychiatry: A living history.
  • Springfield, IL: Charles C. J. Amer. Acad. Psychoanal., 33:611–618.
  • Marcus, P. (2007). “I’m just wild about Harry!” A psychoanalyst reflects on his
  • relationship with his dog. Psychoanal. Rev., 94:639–656.
  • Rappaport, E. A. (1968). Zoophily and Zoorasty. Psychoanal. Quart., 37:565–587.
  • Roth, B.  (2005) Pets and Psychoanalisis : A Clinical Contribution The Psychoanalytic Review Vol. 92, No. 3 (pp. 453-465)
  • Schneider M. and Harley L, (2006) How dogs influence the evaluation of psychotherapists Schneider & Pilchak Harley Anthrozoös, 19(2)
  • Stroben, L . (1993). The Child-Pet Bond. Progress in Self Psychology
    Volume 9: The Widening Scope of Self Psychology The analytic press
    London
  • Walsh, F. (2009) Human-Animal Bonds I: The Relational Significance of Companion Animals Family Process, Vol. 48, No. 4, 2009
  • Walsh, F. (2009). Human-Animal Bonds II: The Role of Pets in Family Systems and Family Therapy: Family. Process, Vol. 48, December, 2009.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *