El trabajo del psicoanalista en el área ginecológica de un hospitalEl trabajo del psicoanalista en el área ginecológica de un hospital
Autor: Gabriela Silva
 
Las primeras relaciones son trascendentales en el desarrollo emocional del ser humano. Sin embargo puede haber fallas en la vinculación en caso de:

  • Depresión, ansiedad o cualquier alteración emocional de la madre; antes, durante o después del parto.
  • Separación prolongada con el bebé.
  • Violaciones e hijos no deseados.
  • Embarazos en la adolescencia.

 
Por lo que la presencia de un psicoanalista en el hospital que trabaje con este tipo de casos es muy importante.
 
¿Qué sucede cuando no existe una buena vinculación?

  • Niños que no son nutridos emocionalmente pueden perder su capacidad de formar relaciones significativas en su vida.
  • Depresión, ansiedad y otros trastornos emocionales.
  • Retraso en el desarrollo, ya que no se lleva a cabo una evolución adecuada de sus capacidades de lenguaje, sociales, motrices y cognoscitivas.
  • Agresión, pobre control de impulsos, falta de empatía.

 
Objetivos del trabajo del psicoanalista en el área de ginecología:

  • Proveer y fortalecer una sana vinculación entre los padres y el bebé.
  • Apoyo emocional a los padres que han tenido trastornos en la vinculación con sus hijos.
  • Intervención en crisis para los familiares en situaciones de óbitos, abortos, prematurez u otros padecimientos, con el fin de restablecer el equilibrio y poder manejar y elaborar la situación que están viviendo.
  • Apoyo psicológico a los hermanitos de los bebés recién nacidos.
  • Proveer a los padres de información útil en cuanto a la crianza de los hijos.
  • Prevenir depresión postparto.

 
¿Qué pasa cuando nace un bebé prematuro o con dificultades fisiológicas?

  • El nacimiento de un hijo prematuro o en terapia intensiva configura para los padres un momento difícil que genera un desorden en las ideas y emociones.
  • Es frecuente que los sentimientos en los padres sean de culpa y enojo. Esto está vinculado a la función paternal y a una vivencia interna respecto a su cumplimiento. Si algo pasa a los hijos inmediatamente y casi de una manera automática los padres tienden a preguntarse si se equivocaron, si hicieron algo mal. Pueden fantasear con el hecho de que debieron hacer algo: “¿si hubiera o no hubiera hecho esto o aquello?”.
  • Cuando nace un bebé antes de tiempo el temor de los padres es que el bebé fallezca por lo que viven una “aflicción anticipatoria”, esto es un mecanismo de defensa o manera de prepararse emocionalmente en caso de que el bebé efectivamente muera. Por lo que este temor a la muerte crea una separación temporal del vínculo entre ellos.
  • La situación también se complica cuando existen hermanos a quienes atender; el nivel de exigencia es enorme y el fondo emocional es de mucha angustia. Angustia por el bebé, angustia porque las cosas no fueron como se esperaban y mucho miedo, miedo a lo que va a pasar. 

 
¿Cuál es el trabajo del psicoanalista en estos casos?

  • Un bebe prematuro puede reconocer la voz de los padres por lo que es importante animarlos a hablarle frecuentemente a su bebé. Esto los aliviará un poco y sentirán que realmente es su bebé, pues en ocasiones son despojados de su rol de padres debido a los cuidados médicos requeridos, esto representa una pérdida para ellos.
  • Brindarles un espacio de contención a los papás trabajando con sus emociones, entendiéndolas, escuchándolas, contándoles por qué emergen ciertas sensaciones en la mayoría de los papás que atraviesan por esta situación.
  • Proponerles a los papás cómo pueden tocar, acariciar y hablarle a su bebé para que el pequeño vuelva a encontrar un límite que lo sostenga como cuando estaba en el vientre y para que el vínculo se fortalezca. Es muy importante que el bebé sienta la presencia de sus papás.
  • Entender que cada persona tiene su propia manera de sentir y manejar sus sentimientos por eso es que hay mamás que inmediatamente quieren acercarse para ver a su bebé como una forma de tranquilizarse y controlar lo que le ocurre a su hijo. Hay otras que sienten que el temor las paraliza, tienen miedo de este encuentro inicial, aparecen fantasías o imágenes que asustan.
  • Comunicar a los papás que sabemos que tolerar la espera de la recuperación de su bebé puede ser muy frustrante, pero que tomen en cuenta que su bebé está haciendo todo lo posible por salir adelante y deben de tenerle mucha paciencia y darle fuerza.
  • Los padres y el equipo médico necesitan construir una alianza de trabajo y el psicoanalista sirve como mediador entre ambos.
  • Hay que tener presente que nadie conoce mejor a un bebé que sus padres y por tanto son los mejores aliados del niño durante cualquier procedimiento doloroso, y por ende son quienes más pueden ayudar a su hijo en situaciones nuevas y difíciles.

 
Herramientas que dan apoyo y contención al bebé:

  • Una voz suave, música clásica, cuentos o canciones pueden servir para apartar la atención del bebé de un procedimiento médico o del dolor, así como ayudar a que esté más relajado y tranquilo.
  • Acunarlo: El movimiento rítmico, lento y constante también ayuda.
  • Llevar a cabo la técnica “Mamá Canguro”: Mantener al bebé en contacto directo con el cuerpo de la mamá y del papá. Si el bebé puede ser sacado de la incubadora puede permanecer sobre el pecho, recibir calor y otros estímulos como el ritmo de la respiración, caricias, el sonido de la voz y el latido cardiaco que siempre escuchó el niño dentro del vientre.
  • Si no puede ser sacado de la incubadora hay que tocarlo, acariciarlo, hablarle, cantarle. El contacto piel a piel permite que reciba el calor óptimo hasta completar la etapa de maduración que le falta.

 
¿Qué hace el psicoanalista en caso de una muerte perinatal?

  • Intervención en crisis.
  • Brindar apoyo emocional.
  • Apoyar en el trabajo de duelo en pareja, individualmente y a la familia.
  • Ayudar a asimilar la realidad.
  • Fomentar la red de apoyo dentro y fuera del hospital.
  • Respetar y fomentar que se trabaje de acuerdo a sus creencias y/o religión.>
  • Sentimientos o sensaciones a trabajar emocionalmente: culpa tristeza, dolor pérdida, desesperanza, estrés, ansiedad, dudas, etc.
  • Brindar un apoyo y espacios de reflexión en cuanto a toma de decisiones.
  • Fomentar la despedida, respetando siempre lo que los padres decidan.
  • Tener comunicación con el médico tratante y el equipo de enfermería.

 
Conclusiones:

  • Es importante el trabajo del psicoanalista en instituciones como un hospital.
  • Las pacientes ginecológicas tienen mucha necesidad de un apoyo emocional en su proceso de hospitalización. La llegada de un bebé conlleva un cúmulo de emociones importantes.
  • Nuestra formación teórica, práctica y personal nos permite escuchar más allá de lo que se dice conscientemente.

 
Bibliografía

  • Artículo Mamá Canguro. Clínica de Atención Psicológica Hospitalaria
  • Artículo Los bebés y el dolor. Clínica de Atención Psicológica Hospitalaria
  • Artículo Bebés prematuros. Clínica de Atención Psicológica Hospitalaria
  • Jan G. Hunter. The Neonatal Intensive Care Unit.
  • Sherokee Ilse, Linda Hammer & Susan Erlin. Sibling Grief.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *