“Jackie”

Director: Pablo Larraín

Año 2016

086055

Análisis: Margot Shrem

Voy a partir éste comentario, dando a conocer la biografía de Jackie. Intentaré analizarla en su ausencia, o sea, haré junto a ustedes un análisis aplicado de ella, el cual consiste, en usar todas las herramientas analíticas que tenemos para analizar a alguien que se encuentra fuera del campo de la cura analítica.

Como analistas, aspiramos comprender las múltiples facetas que estructuran el psiquismo de quien solicita ayuda. Freud, S, padre del psicoanálisis, habla de las series complementarias para explicar los factores, alrededor de los cuales, se origina la neurosis. Señala que aspectos endógenos y exógenos contribuyen en su etiología; la constitución hereditaria y las experiencias infantiles, tienen un peso importante, así como, las frustraciones y traumatismos vividos son elementos externos presentes en su configuración.

A partir de lo anterior, pondré mi mirada en Jackie, en un intento por analizar cómo sus primerias experiencias, frustraciones y traumas intervinieron en ser la persona que fue. No puedo mencionar lo constitucional, por cuanto lo desconozco, pero pienso, que también influyo en el cáncer linfático que la llevo a la muerte.

Comenzaré por contarles parte de la historia infantil de Jackie, algunos aspectos de la adolescencia, que logre recopilar, así como, otros datos de su adultez, quizás ya conocidos por ustedes y que Larraín nos muestra en su film.

Jacqueline Lee Bouvier, mejor conocida como Jacqueline Kennedy Onassis, nació el 28 de julio de 1929, en Nueva York. Proviene de una rica familia de origen francés.

Su madre, Janet Lee era hija de un rico banquero, estaba obsesionada por el lujo, la etiqueta y los convencionalismos sociales, parece haber sido una madre fría, poco afectiva, distante, controladora y apegada a la formalidad. Se vanagloriaba al hacer creer que eran descendientes de la aristocracia francesa para codearse con la alta sociedad norteamericana. Fíjense que en la película no aparece, quien hace su lugar parece ser Cecilia.

Su padre, John Bouvier era corredor de la bolsa en Wall Street, afectuoso y cercano, aunque, alcohólico , mujeriego y adicto a los juegos. El abuelo paterno de Jackie, se llamaba John, igual que su padre, su primer marido, John Kennedy y su hijo.

Entre sus padres habían muchos conflictos, por las infidelidades del padre y por las grandes sumas de dinero que la madre gastaba en compras y en eventos sociales

Tras decaer los negocios del padre y por sus continuas infidelidades, se divorcian, Jackie, en ese momento, tenia 7 años.   Dos años mas tarde, la madre se vuelve a casar con el dueño de una compañía petrolera.

Tenía una hermana cuatro años menor, ambas estudiaron en los mejores escuelas de EEUU, crecieron en un ambiente aristocrático,   con una apariencia de perfección, que escondía una profunda herida tras el divorcio de los padres, la lejanía de un padre cercano y una madre que en apariencia quería controlarlas constantemente. Los biógrafos reportan , que este divorcio, tuvo un fuerte impacto para ambas hijas por la relación tan cercana que tenían con el padre.

Entre ambas, desarrollaron, una intima relación de complicidad y con el tiempo una sutil competencia.

En una entrevista que le hacen a John Davis, en su libre, “Los Bouvier: retrato de una familia”, describe a Jackie: como una niña que se adecuaba a las normas, que gustaba ser observada, pese a ser un poco introvertida. “Una independencia fiera, una vida interna que compartía con unos pocos, y que se convertiría en su enorme suceso….Su misteriosa autoridad relucía, aún como teeneger, de manera que las personas seguían sus mandatos y pedidos”.

Se graduó de arte en literatura francesa, estuvo un año estudiando en la Sorbona de París. Amaba el mar, escribía poesía y a sus 10 años, escribió su primer poema que titulo “la alegre marina”. Hablaba 5 idiomas.

Por un tiempo se dedico a la fotografía, fotografiaba a políticos y allí conoció a John Kennedy, su primer marido, con quien tuvo tres hijos, y dos perdidas. El ultimo murió a las horas de su nacimiento.

John, era un hombre infiel, aspecto imposible de silenciar para Jackie, por lo que tenían continuos conflictos y distanciamiento. Jackie, parece haber estado a punto de separarse pero el padre del él no lo permitió. La perdida del último hijo, Patrick, a los pocos días de su nacimiento los unió nuevamente y pasados tres meses se produce el asesinato de John. ………. Hasta aquí, parte de su historia.

Es partir de éste evento, donde Larraín, director de éste film, aparece mostrando todo lo que acontece alrededor de éste suceso. Los 3 días posteriores al asesinado del presidente Kennedy.

Siguiendo con las series complementarias, mencionadas anteriormente, como los diversos factores que estructuran el psiquismo. Estamos frente a la presencia de un evento traumático. Que inevitablemente tiene repercusiones en la persona que lo vive.

Un trauma es un acontecimiento repentino e intenso que sucede en la vida de un sujeto y hace que éste se sienta sin la posibilidad de reaccionar.

Jackie, no sólo es que no pudo reaccionar frente al asesinato de su marido, sino que no se le permitió, no hubo el espacio para que lo haga, hay que actuar, no podemos perder tiempo, la guerra fría continua. Yo diría la guerra fría que le hicieron a Jackie. La esposa de Johnson le dice: “cámbiate, hay mucha gente, te van a ver así”. No se si se fijaron en su mirada después de este hecho. Hay un misterio en sus ojos. Una mirada que transmite su terror existencial. Una mirada impactada. Tu eres un objeto de desecho, no un sujeto. Jackie se quiere quitar el anillo, se da cuenta de las apariencias de la fachada.

El impacto de un evento traumático es tan fuerte que necesita ser repetido una y otra vez, pienso que esto recién pudo hacerlo en la entrevista que le hace Theodore White ( para la revista life). Aquí, ella va narrando y elaborando cada suceso. Interesante percatarse que toda la película transcurre en esta entrevista.

En ella se puede ver:

  1. El impacto del trauma, lo difícil de elaborar. Noche antes de irse de la casa blanca, pone la música de Camelot, (única que es cantada en toda la película) lugar donde todo es maravilloso. Las melodías de la compositora, Mica Levi, dejan traslucir la tragedia, música fúnebre, en la que cada partitura se escucha.
  2. La culpa frente a la perdida, “yo recordaba todo lo sucedido, pero no lo decía porque podía haber hecho algo”. Omnipotencia que se crea alrededor del evento.
  3. El duelo en cada una de sus fases, quedan claramente, expuestas en el film
  4. El sacerdote como sinónimo de analista

 

Jackie en tan solo tres días, se enfrento, con la muerte de su esposo, una bala atravesó su cabeza, trozos de la misma caen sobre sus piernas, ella dice: “vi el cráneo cayéndose” , y aun, bañada en sangre proclaman a Johnson presidente. Es destituida como primera dama, desalojada de la casa blanca, perdiendo todo lo que en tan solo dos años intentaba reconstruir, “recuperar parte de la historia americana perdida”, para ella, la casa blanca tenia un vacío de contenido histórico que necesitaba ser restaurado.

Recordando su vida, se puede pensar que el deseo de Jackie de reconstruir, recuperar parte de la historia, se remite también, a su propia historia, y a su necesidad de darle un contenido a un espacio que había quedado vacío, a esa casa de la infancia que se resquebrajo a muy temprana edad. Parte de esa historia familiar perdida, de ese padre afectuoso del que tuvo que separarse tempranamente. Padre que con su cercanía, parece haberle dado los suministros narcisistas necesarios, no solo económicos, sino psíquicos que le permitieron tener las suficientes herramientas para continuar adelante, pese a todas las adversidades, muerte de hijos, marido … Ella pide hablar con un sacerdote, yo quiero hablar, me escucha.

Larraín, nos muestra una Jackie fortalecida pese a lo sucedido, el dolor y la perdida no impidió su decaimiento. Vemos una Jackie, que logra festejarle a su hijo John su cumpleaños, mientras recibía a sus conocidos que le daban sus condolencias. Hace todos los arreglos necesarios para el sepelio. Intentando continuar firme, pese a su dolor, el mismo necesitaba ser ocultado, lo importante era perpetuar un poder, exhibirlo, como lo hice al arriesgarse a caminar sin ningún tipo de protección. Tal y como le expresa abiertamente al reportero Theodore White “habrá otros presidentes, pero no habrá otro Camelot”. Ella quiere dejar huella asi como lo dejo Abraham Lincoln, quiere hacer lo mismo. Yo me quedo sin nada, pero voy a asegurar mi supervivencia.

Camelot, nombre de la fortaleza y reino del rey Arturo, monarca ideal tanto de la guerra como de la paz, defendió a Gran Bretaña de los invasores. Es una leyenda de la época medieval, época de la magia y de los hechizos.

Hay muchas fabulas alrededor del rey Arturo, una de ellas, es que Arturo es un hijo bastardo que nace por la infidelidad de su padre con la mujer de su enemigo.

Merlín, amigo del padre de Arturo, le pide que lo entregue a un noble para su cuidado. Al tiempo, muere Uther, padre de Arturo y Merlín predice que un milagro revelaría quien sería el nuevo rey.

A los 16 años Arturo va a Londres y se encuentra con una espada clavada en el mármol, y en la piedra decía que quien la desencajara sería el rey de Inglaterra. Muchos lo intentaron y fue Arturo el que lo logró. “Habrá muchos presidentes, pero no habrá otro Camelot”, le dice Jackie al reportero.

Parece que los reyes, presidentes, aristócratas marcaron su vida. Empezando por su padre John Vernou Bouvier, John Kennedy (esposo), Onassis y    finalmente, su tercer marido, un comerciante de diamantes.

Da la impresión que Jackie identificada con la madre, busca un hombre que como a ella, le ofrezca bienes. Qué mas poder que ser la primera dama, la esposa del hombre que tiene un imperio como lo tenía Onassis.

Así, vemos a una Jackie que como su madre, es controladora, en apariencia distante. Con el periodista, examina meticulosamente, todo lo que aquel escribe. Cada letra es observada, que no quede el menor indicio de afecto, de desprestigio hacia su marido, de sufrimiento, la perfecta familia feliz, del tan anhelado sueño americano. Observamos una Jackie, que sigue la formalidad de la madre, lujos, vestidos de grandes diseñadores, cenas pomposas, conciertos alrededor de un publico seleccionado.

Ella al igual que la madre, elige en primera instancia a John, que como su padre, es afectuoso e infiel. Theodore White, el reportero, le dice, “perder a un presidente es como perder a un padre”. Y así, a la muerte de éste, busca a Onassis 25 años mayor que ella, que con su fortuna le proporciona la seguridad buscada y el refugio que como en su poema encontraba en el mar.

Para finalizar, Jackie muere a los 65 años por un cáncer linfático. Cabe preguntaros, qué factores externos incidieron en su origen. Vale recordar que el sistema linfático, forma parte de las defensas del organismo, constituye una red de pequeños canales a través de los cuales circulan los anticuerpos.

A lo largo del la película y de los comentarios, hemos visto una Jackie fortalecida, que toma de la mano las defensas necesarias para sustentar el poder perdido. Recordemos en la película, la escena en la que aparece con la sangre en su rostro y en su ropa, ella decide que no se cambiará, ni se quitará todas las manchas, “déjales ver lo que han hecho”. Cuando la entrevista el periodista, vemos como por momentos se resquebraja, observamos sus fantasmas, la cantidad de cigarrillos que fumaba.

Sin embargo, cabe preguntarnos, dónde quedan todos esos afectos sentidos, ese dolor no elaborado. Cómo puede haber repercutido la situación traumática en su vida; qué efectos pos – traumáticos pudieran ocasionarle. Será que el cuerpo se ha visto en la necesidad de desvanecer sus defensas frente al esfuerzo que mantenido hacia el exterior por mantenerlas.

Perdidas continuas, presentes en su vida, la separación del padre, la muerte de su tercer hijo, el asesinato a tan solo tres meses de la muerte de su hijo, el asesinado de Robert su cuñado contenedor, como lo vemos en la película, tres años mas tarde. La muerte de Onassis, que si bien, tenían fuertes conflictos, fue otra perdida y por ultimo, la muerte de su tercer marido por un cáncer. ¿Dónde fueron registradas todas estas perdidas?

 

El contenido de los artículos publicados en este sitio son responsabilidad de sus autores y no representan necesariamente la postura de la Sociedad Psicoanalítica de México. Las imágenes se utilizan solamente de manera ilustrativa.

Leave a Reply

Your email address will not be published.