Autor: Francisco Martín Moreno.  Arrebatos Carnales. Volúmenes I, II y III. Editorial Planeta.

El comentario de este mes es acerca de esta trilogía, escrita por un hombre que hizo de la novela una herramienta para denunciar errores y omisiones contenidos tanto en la enseñanza escolar de la historia como en las versiones que nos ofrece el cine y la televisión. Se trata de una versión poco solemne de hechos reales de la vida de personajes relevantes en nuestra historia, dándose la licencia de crearles vida íntima sexual; por eso se trata de novelas y no solo de datos históricos duros.

Sabemos que cada uno de nosotros contiene en sí mismo su historia familiar, la que siempre está encuadrada en un contexto económico, social y político; y de la misma manera que la historia familiar contiene frecuentemente errores de apreciación, así también pueden estar tergiversados los otros contextos. Para nosotros los mexicanos solamente decir –septiembre-, nos da la idea de rica comida, vacaciones o mínimo, “puente”… pero no falta por ahí alguno que piense en Patria, quizá porque al través de los medios se nos bombardea con el tema de la mexicanidad y por tanto, de “los sublimes héroes que nos dieron patria”.

Sin embargo en esta trilogía nos encontramos con individuos que no son completamente buenos ni completamente malos sino que como cualquier otro ser humano tiene su área de luz y otra de sombra. Son seres inteligentes, audaces, con dudas y errores, realizando acciones, a veces de forma circunstancial, que se tradujeron en actos que para bien o para mal, formaron parte de nuestra historia.

En la trilogía que traigo a cuenta se destaca la posibilidad de conocer, aunque de manera superficial, fragmentos de la niñez, de estos trascendentes mexicanos, así como de sus familias, de su época y de su entorno social, es decir el autor nos ubica en el aquí y ahora del personaje en cuestión.

¿Qué sabemos del carácter de Maximiliano de Ausburgo y del de Carlota, y el de la Corregidora, y el de Santa Ana? En el mejor de los casos conoceremos las acciones que trascendieron y quizá hasta los motivos políticos que los llevó a tomar tales determinaciones, pero difícilmente conocemos su modo típico de reaccionar en general y esto nos la da la novela.

Sin afán de conminarles a realizar un ejercicio psicoanalítico a cada uno de estos personajes, les invito a conocer un poco más a fondo el día a día y el atractivo que tenían estas personas sobre sus contemporáneos.

Se pueden leer arbitrariamente ya que no tienen hilván que les una.

Para saber más puedes acceder al sitio de esta trilogía.

Estos volúmenes se encuentran prácticamente en cualquier librería.

Para adquirirlo por internet accede a la librería Gandhi o al Fondo de Cultura Económica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *