Agorafobia

Autor: Elena Cañizo

 

El presente trabajo tiene como objetivo revisar algunas aportaciones teóricas que el psicoanalista Avelino González brinda al estudio de las fobias de espacio. Específicamente se aborda la agorafobia.

 

Avelino González denomina como fobias espaciales a la agorafobia, claustrofobia, fobia a espacios abiertos y fobia a las alturas.Frecuentemente se encuentran asociadas. Ya que en algunas de ellas, se hacen manifiestos impulsos reprimidos en las otras.

 

La agorafobia es definida como la condición patológica en el que el “afuera” resulta insoportable a menos que se cuente con la presencia de un objeto acompañante que funcione como objeto protector. (González, 1962)

 

Para tener una comprensión más clara de las fobias de espacio, es importante revisar los diferentes tipos de angustia que Avelino González define:

 

  • Angustia de separación: señal de alarma en un individuo cuando se produce cierto alejamiento.

 

  • Angustia de recuperación: el individuo busca la vuelta del objeto. Es pasiva e introyectiva, como cuando el bebé llora para que la madre regrese.

 

  • Angustia de reunión: surge a causa del abandono del objeto por el sujeto. Finalidad es el reencuentro con el objeto y es de carácter proyectiva y activa.

 

En el agorafóbico es consciente y obvia su urgencia de reunión, ahí que el sujeto busca regresar por la vía más corta al adentro tranquilizador cuando por algún motivo pierde la protección del objeto acompañante.

 

La cualidad autodestructiva de la urgencia de reunión en la fobia a las alturas y a los espacios abiertos, está reprimida en la agorafobia.Donde retornar a la “seguridad” del hogar muestra tan solo un aspecto auto conservador y no el autodestructivo más profundo.

 

Avelino González, señala en un caso tratado por él, con un paciente agorafóbico. La necesidad que hubo de trabajar en el terreno de la fantasía, ya que la fantasía representaba un refugio de la realidad y un punto intermedio no tan amenazante para el paciente.

 

Lo que el agorafóbico reprime es la claustrofobia.En la agorafobia la agresión dirigida hacia el objeto acompañante está reprimida.

 

El analista debe de respetar la modalidad de cada paciente para fijar su distancia.Las intepretaciones del analista en las fobias de espacio son tratadas como secreciones que se consumen sin asimilarse.

 

Avelino González propone lo siguiente:

 

1.- No todas las fobias son histéricas.

2.- La agorafobia y otras fobias que Freud denomina de locomoción (él llama fobias de espacio) forman un subgrupo independiente.

3.- El que Freud las haya llamado, fobias de locomoción, hace pensar que su origen infantil se encuentra en la fase sádico anal, ya que el niño comienza a caminar aproximadamente al año de edad.

León Grinberg (1962) menciona que existe la necesidad de hacer duelo por partes perdidas del yo como prerrequisito para aceptar el proceso de crecimiento.Santiago Ramirez (1961, 1962) señala la importancia de establecimiento de una distancia simbólica en las relaciones de objeto.

 

La locomoción permite al niño poner a la madre fuera del alcance de sus órganos sensitivos se ve privado de la posibilidad de comprobar que sus fantasías no se han hecho realidad.El niño desea regresar al objeto bueno que es la madre, pero teme lo que le espera y esto hace que la reunión sea a la vez deseada y temida.

 

Considero necesario tener ciertos conceptos para realizar un tratamiento profundo con las fobias de espacio: la importancia de la distancia, de la figura del objeto acompañante, las características sádico anales, el acompañamiento de la agorafobia con otras fobias de espacio, entre otras.

 

Bibliografía:

Gaitán, A. &Cobar, A. (2011) Obras de Avelino González Fernández, México: Oak Editorial.

 

IMAGEN: sxc / gdt

Leave a Reply

Your email address will not be published.