Colaboración de Alejandra Rivas para el portal Salud180.com
__________________________
La sociedad actual nos ha enseñado que todo tiene que ser rápido, entonces crecemos con la idea de que las cosas lentas son una pérdida de tiempo y hemos dejado de pensar en nosotros, lo cual ha fomentado que utilicemos las excusas, detalla la psicoanalista Alejandra Rivas.
En entrevista para Salud180.com, la especialista de la Clínica de Asistencia a Pacientes de la Sociedad Psicoanalítica de México (SPM), detalla que cuando las personas empiecen a pensar en ellas y a conocerse más, se reducirá el uso de excusas, porque se van a sentir más seguras y tranquilas con ellas mismas.

  1. Para no enfrentar algo que no quieren. Si te invitan a algún lado y no quieres ir, se tiene la idea de que es poco cortés que no queremos, entonces, por lo general inventamos una excusa.
  2. Esconder la verdad. Hemos crecido en una sociedad donde se debe decir la verdad de manera “adornada”, es decir, no ser tan directos porque de lo contrario se puede lastimar a terceros.
  3. Evitar confrontaciones. No confrontar algo que puede causar un daño en nuestra imagen o una amistad.
  4. Excusas internas. Estas las ponemos nosotros mismos en diferentes situaciones. Por ejemplo, cuando pensamos en bajar de peso y no lo hacemos y ponemos excusas porque estamos enfermos, etc. En otras palabras, se usan para evitar una realidad, para no sentirnos mal con nosotros mismos, tristes, no enojarnos.

 
¡Supera las excusas!
La psicoanalista Alejandra Rivas detalla que para reducir las excusas, las personas se deben detener un momento para pensar en las razones por las que dicen las excusas, para qué les sirve.
Lo más importante es por qué y para qué sirven las excusas, analizar qué pasaría si le digo al otro la verdad. De esta forma se aprenderá a reconocer las situaciones en las que se pueden obviar las excusas y a decir la verdad.
Otra forma que las personas deben aprender es a decir las cosas o la verdad sin lastimar, así como comprender cuando alguien más nos diga esta verdad, es decir, se debe evitar ser insistente o necio.
Si vamos a hacer uso de las excusas, ser más conscientes de no lastimar a nadie ni a nosotros mismos, concluye la especialista. Y tú, ¿dices muchas excusas?
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *