naxi-women-sitting-around-1494552Por: Rosa Elena Martínez
Desde el inicio el hombre no nace solo, nace y se desarrolla con la madre, que lo acompaña un tiempo en la vida. Después el hombre camina, buscando sus propios pasos y su vida al lado de otra persona, que lo acompañará al igual que muchas que se encuentran a su alrededor. Este tema se enfoca a que esa persona no deje de sentir el calor del otro social y pare su andar, sino siga caminando junto a los otros, junto a todos.
La comprensión de este tema se pudo lograr desde la lectura de las diferentes concepciones teóricas y la cercanía que todos tenemos con personas mayores a lo largo de la vida: abuelos, tíos, padre; madre; para entender lo que realmente estos adultos mayores podrían esperar dentro de una psicoterapia psicoanalítica. Personas que desde hace tiempo han tenido una serie de pérdidas como el vigor, los objetos, la economía, la salud, el trabajo, pero sobre todo de sus parejas o de su familia y a veces por descuido de su amor propio. Pérdidas de vida que los arrastra hasta la angustia, la tristeza, la desesperación, el abandono, la soledad y que los inactiva y los desconecta de una sociedad activa en movimiento de cambios constantes y novedosos. Personas mayores que sin darse cuenta al paso de la vida, dejan de convivir con otros, dejan de pertenecer.
Es así, que la misma necesidad de convivencia social de estas personas mayores, plasmadas en la teoría y reflejadas en la realidad, permitió considerar el tema de la psicoterapia psicoanalítica grupal en la vejez como contigua al análisis individual de estas personas, para un beneficio en común con su plan de vida. Para ello, este planteamiento considerará todo lo que implique la probable comprensión de cada uno de sus conceptos y los beneficios de atender simultáneamente en análisis a este grupo.
De inicio será el discernimiento de los conceptos de “psicoterapia” “psicoterapia psicoanalítica, “psicoterapia grupal” y “vejez” con que se nomina a esta acción de análisis en las personas de la tercera edad.
Psicoterapia
Desde épocas ancestrales los fenómenos mentales a los que no se encontraba explicación se les atribuía un significado mágico: sobrenatural o demoníaco y la única cura era la brujería. Más tarde algunas culturas adoptaron el exorcismo contra los demonios. Los griegos consideraron el uso de la palabra como recurso de tratamiento. En el siglo XIX Sigmund Freud y otros autores utilizaron como instrumento de tratamiento el psicoanálisis.
La psicoterapia es la aplicación de técnicas psicológicas específicas que hace el terapeuta, conforme a un programa preconcebido en donde el objetivo es ayudar al paciente a reducir su limitación, incapacidad o invalidez, a fin de propiciar un mejor funcionamiento y una mejor calidad de vida, Verdwoerdt, (1976). El autor comenta acerca de un espacio en donde se integra la persona en busca de una mejora personal que lo lleva hacia un objetivo, mediante la habilidad y la experiencia de otro, un analista, que mediante la técnica del psicoanálisis lo guiará hacia cambios significativos en la vida.
También puede contemplarse como parte de un procedimiento de aprendizaje por parte del paciente, en donde pueda comprender aquello que considera debe modificar. Bellak y Small (1980) consideraban que era un proceso de desconocimiento, aprendizaje y reaprendizaje que se entiende como una dinámica que trata de comprender o modificar percepciones pasadas mal adaptadas que tienden a afectar los sentimientos y los comportamientos actuales y sus respuestas.
La Psicoterapia Psicoanalítica
Existen en la actualidad terapias enfocadas al apoyo de adultos mayores como la terapia ocupacional y otras más aplicadas por especialistas de la salud y psicólogos, pero debe considerarse para la población de adultos mayores una técnica reconstructiva como es el psicoanálisis individual simultáneamente a un tratamiento psicoanalítico grupal que les permita el sentido de pertenencia. Freud (1905) consideraba que hay muchas variedades de psicoterapia y muchos caminos para su aplicación, pero que todos son buenos si llevan al camino de la curación. La técnica del psicoanálisis es una forma de psicoterapia que tiene principalmente como función la interpretación del conflicto inconsciente y el análisis de la transferencia. Laplanche y Pontalis (2013).
El objetivo de la psicoterapia psicoanalítica es la modificación para apoyar al paciente a la comprensión y al cambio de aquello que no le permite funcionar para seguir en la vida. Balint, Balint (1966) dice que la psicoterapia se constituye a partir de un dispositivo que se apoya en una técnica y que se ejerce a través del psiquismo para modificar síntomas o enfermedades mentales y físicos.
Más específicamente, en el tema geriátrico se debe enfocar esta psicoterapia con un objetivo hacia el entendimiento de los fenómenos, el que la persona comprenda porque se comporta de cierta forma en ciertas circunstancias para decidir modificarlo o no. Krassoievitch (2001) se apoya para ello en la comunicación terapéutica, en donde indica que el “darse cuenta” es fundamental.
Psicoterapia grupal
El individuo no nace ajeno al grupo, su primer contacto lo mantiene con la madre, quien le da ensueño (Bion) en su primera experiencia emocional. Para después darle paso a la relación con el mundo exterior; hacia una convivencia social en la cual la persona concurre con otros en espacio y tiempo. Aunque en realidad a lo largo de la vida no se pregunte por qué vive en grupo de manera permanente, por qué nacen en una familia y forma una después, por qué se reúne en la escuela o en el trabajo o es parte integrante de una clase social, de una institución, de un país o de una nación. Pontallis (1992) dice que porque está acostumbrado a vivir naturalmente en grupo.
El objetivo principal de la terapia de grupo es darle posibilidad a cierta experiencia del inconsciente en las formas y los procesos que se manifiestan en el grupo para los sujetos que lo componen Kaes (1977). Este autor realza el fundamento de su propuesta de “análisis transicional” y de “aparato psíquico grupal”, al proponer que la conducta del terapeuta facilite una presencia-sostén hacia los participantes de la terapia de grupo, (el holding para Winnicott) como un espacio transicional entre los integrantes del grupo y la realidad social externa.
Por eso mantenerse en grupo, para una persona, es una necesidad indispensable de sobrevivencia y de entendimiento social, pues desde el nacimiento el hombre se agrupa, primero en la familia que es donde aprende la dinámica social que aplicará posteriormente con el resto de los grupos de su vida. Freud (1921) indica que los comienzos de la formación del instinto social pueden ser hallados en círculos más limitados como: la familia o como explica en la psicología de las masas y análisis del yo; el otro como modelo, objeto, auxiliar o adversario se encuentra implicado en la vida anímica del individuo, por ello desde el inicio la psicología individual es al mismo tiempo y desde un principio psicología social.
Vejez
A lo largo de la historia la palabra vejez cultural y socialmente ha cambiado su significado. La cultura griega con “La República” de Platón elogia a la vejez como la etapa que alcanza máxima prudencia, discreción, sagacidad y juicio. Contrario Aristóteles en su “Retórica” la considera como deterioro y ruina; etapa de debilidades, digna de compasión e inútil. Ambos modelos influyeron en posteriores estereotipos tanto positivos como negativos en las diferentes culturas hasta nuestra sociedad actual.
Se puede apreciar en la realidad que no todas las personas logran obtener un sentimiento de bienestar emocional, de equilibrio interno y externo y una vida satisfactoria, estable y congruente; sino la esperanza gradual de algo o todo lo mencionado. Pero quienes más satisfechos hayan estado a lo largo de su existencia serán quienes tendrán mejor calidad de vida. Como lo señala Erickson (2000) en la última de sus ocho crisis psicosociales del ciclo de la vida: integridad frente a desesperación, que presupone la integridad del ego que es la aceptación de la vida para poder aceptar la muerte. Es lograr la integridad con la menor desesperanza.
Pero esto no ocurre si el adulto mayor está frustrado por errores pasados y aspiraciones no cumplidas, condenándose por el paso de los años que no regresarán, lo que le visiona será un terror a la muerte que en palabras de Erickson no son más que sentimientos de desesperación que desembocarán en aislamiento social. Rage (1997) indica que un factor importante en la vejez es la pérdida de la integración yoica que se expresa por medio de la desesperación y el temor a la muerte por el sentimiento de que el tiempo es demasiado corto para intentar otro modelo de vida.
Así, la desesperación suele estar relacionada con la falta de las necesidades propias de los ancianos como menciona Cabildo (1991) que son: casa y manutención asegurada, protección de la salud física, afecto y compañía, entre otras. De no ser satisfechas estas necesidades una persona durante la vejez podría presentar cambios psicológicos que pueden provocar daños profundos en su ambiente familiar y el medio que lo rodea (Reyes en Rage, 1997). Como la depresión, melancolía o distimia (neurosis depresiva).
 
Los beneficios propios de la psicoterapia psicoanalítica grupal en la vejez son:

1.- Se logra entender mediante la Identificación Freud (1917)- dice que la identificación es la expresión más precoz de la relación afectiva con otra persona. Es el resorte fundamental de todo grupo. Fue el primero en introducir el término.
2.- Tiende hacia una psicoterapia de apoyo (menor grado de insight)
 
González (2002)- la psicoterapia de apoyo sirve en el reforzamiento de defensas existentes, la elaboración de  mejores mecanismos de control y la restauración del equilibrio adaptativo; la psicoterapia reconstructiva, posibilita el insight de conflictos inconscientes con esfuerzo para extinguir alteraciones estructurales del carácter, el desarrollo y la expansión de la personalidad y de potencialidades de adaptación.
3.- Se centra menos en cuestiones relacionadas con la infancia y más en el presente. Para Belski (2001) consiste en la exploración libre de las emociones del paciente sin interferencia a fin de que el individuo descubra las necesidades inconscientes que motivan sus síntomas.
4.- Permite desarrollar un sentido de pertenencia al grupo Anzieu (1978) es la constitución de un aparato psíquico común de un Yo-piel de grupo, donde los integrantes buscarán el contacto con la piel del vecino para construir una continuidad de piel unos con otros. Si hay déficit en su Yo-piel buscarán un sustituto en la vida grupal; es decir, el grupo suele ser un sustituto de la madre continente, que les permitirá distinguir lo que está adentro del grupo de lo que está afuera.
5.- Se hace uso del “nosotros” Sartre (1971) dice en su teoría sobre el punto de fusión que el uso del “nosotros” se expresa en su valor real y la vivencia contratransferencial grupo-terapeuta es de totalidad donde nadie queda fuera. También que cuando uno de los integrantes puede expresar una fantasía, un deseo o una actitud común del grupo está haciendo el planteamiento del “nosotros”.
6.- La alianza terapéutica se establece entre dos o más personas. Kaes (1977)- se contrae una alianza en la cual dos o más personas se unen para buscar una meta precisa, lo que implica un interés común y un compromiso mutuo entre los integrantes.
7.- El grupo se modela mediante la concepción del grupo familiar de cada integrante. Pichón Riviere (1946) compara que la situación grupal tiene su modelo natural en el grupo familiar: en estructura, cohesión, fusión, finalidad y un número determinado de integrantes.
8.- el Yo se transforma en Otro Yo Gilles (1962) dice que un determinado número de individuos coloca un solo e idéntico objeto en el lugar de su ideal del yo; como consecuencia de esto se han identificado unos con otros en su yo.
9.- Proyección grupal (Díaz, 2000)-cada paciente del grupo proyecta sus objetos inconscientes fantaseados en otros miembros del grupo e intenta manipularlos para que asuman el rol asignado, que corresponde a la propia manera de defenderse contra temores inconscientes
10.- La interpretación la realiza el analista y los participantes. Foulkes(1950)- la interpretación la realiza el analista y los participantes, quienes toman como modelo al analista, pero en ocasiones pueden llegar a rivalizar con él como co-conductores.
11.- La interpretación tiene efectos indirectos (Anzieu, 1978)- Cada paciente escucha y toma algo que le concierne y lo relaciona en su fuero interno con alguna situación de su infancia y puede ser un síntoma o un rasgo de carácter.
12.-Desarrolla Supuestos Básicos Bion (1975)- creencias emocionales que son comunes en todos los miembros del grupo como: a) dependencia, quieren ser protegidos por el líder; b) ataque-fuga se reúnen como si fueran a luchar contra un peligro y; c) acoplamiento se definen por sentimientos de esperanza.
13-Considera la Segunda Tópica de Freud Foulkes (1975) considera a la segunda tópica de Freud como: El Ello, los sujetos evocan en cada uno la diversidad de pulsiones libidinosas y agresivas. El Yo, el líder es el representante de los intereses de la totalidad del grupo y va progresivamente el yo al interior del mismo. El superyó son las reglas del funcionamiento y el Ideal del yo es el modelo de parecerse al líder o a otro miembro del grupo.
14-Existen fenómenos transferenciales específicos Slavson (1974)-  que son: a) fraterna, sentimientos que emanan de relaciones con los hermanos; b) de identificación grupal, identificación con el terapeuta y los otros del grupo; c) diluida, se diluye por multiplicidad de blancos de hostilidad y; d) multilateral las transferencias paciente-terapeuta se modifican por la presencia de otros.

 
La psicoterapia psicoanalítica de grupo en la vejez tiene como fundamento atender a la población asistencialmente en hospitales, centros médicos, casas de asistencia para adultos mayores, entre otros, debido a que se puede atender a mayor población con el menor número de recursos.
En el 2010 el Dr. Pere Folch I. Mateu llevó a cabo un proyecto de psicoterapia psicoanalítica grupal en la vejez en el Hospital Sant Pere Claver-Fundatió Sanitária en la Ciudad de Barcelona, junto con un grupo de profesionales de la salud mental, psicólogos clínicos, psicoterapeutas con formación psicoanalítica y psicoterapia grupal.
Es importante señalar, que profesionales dedicados a este tipo de psicoterapias se apoyan actualmente para su desempeño en diversas teorías como: la teoría de las pulsiones, la psicología del yo, la teoría de relaciones objetales y la psicología del self.
Los objetivos de esta psicoterapia psicoanalítica grupal desarrollados por Folch, 2013), Lleonart (2013) y otros autores son los siguientes:

  • El objetivo central de esta psicoterapia es que el pensamiento los ayude a seguir adelante que no los pare en una desconexión emocional (Lleonart, 2013).
  • Planteamiento de un inicio y un final (para enfrentar la ansiedad de muerte).
  • Identificar áreas de conflicto y problemas emocionales para metas terapéuticas específicas del grupo.
  • Permitir la idea de perduración del grupo familiar y de dejar en las nuevas generaciones el legado como la transmisión de una pulsión de vida.
  • Fomentar el relato histórico de cada paciente para facilitar la resignificación del pasado con la posibilidad de encontrar “hechos seleccionados” (Bion, 1975).
  • Posibilitar la reelaboración de situaciones antiguas y presentes.
  • Mantener tres hechos básicos: 1) aceptación de la dependencia de los más jóvenes; 2) aceptación del paso del tiempo y; 3) aceptación de la muerte.
  • Posibilitar la búsqueda del paciente de grupos naturales.
  • Complementar la capacitación de socialización con la capacitación de estar solo.

 
La dinámica de la psicoterapia psicoanalítica grupal en la vejez, según los autores, es:

  • Adultos de 60 años en adelante.
  • 12 pacientes por grupo.
  • Se alternan sesiones individuales de psicoanálisis con sesiones grupales.
  • El número de sesiones va de 36 a 40.
  • Se informa a los pacientes del encuadre: asistencia regular, confidencialidad de grupo, evitar relaciones fuera del grupo, asociación libre, se fomenta sobre todo el aquí y el ahora (sentimientos, emociones, vivencias o recuerdos).
  • Establecer el tiempo y la frecuencia de sesiones según el tiempo de atención del adulto mayor. Menos tiempo, más sesiones.
  • Analista solo o asistido por un psicólogo observador (silencioso).
  • Las intervenciones del analista serán de manera grupal.
  • El analista interviene lo menos posible y debe hacerlo con precisión.
  • El analista evitará la dependencia de los pacientes

CONCLUSIONES: Se puede mencionar que la perdida de los objetos que vive la persona de la tercera edad a lo largo de su vida provoca desde sentimientos de minusvalía hasta trastornos importantes como la depresión y la melancolía.
La psicoterapia psicoanalítica para la mayoría de los autores citados, es un método o tratamiento que se apoya en técnicas para modificar los síntomas o ayudar al paciente con sus limitaciones, cuyo objetivo es el mejoramiento de sus funciones y de su calidad de vida.
El concepto de grupo se puede ver desde la esfera biológica hasta el inicio de la vida y por la interacción del individuo con su medio, inmerso en la psicología social. Aún con la pérdida de sus objetos primarios el individuo tiene la necesidad de mantenerse en grupo por su naturaleza social.
Vejez, con el paso del tiempo inicia un deterioro psíquico y físico en el cuerpo de la persona que ocasiona detrimento en su vida anímica posterior. Aunado a una serie de pérdidas no elaboradas que pueden dejar en la persona desesperación y desesperanza.
Las particularidades de la psicoterapia psicoanalítica grupal van encaminadas hacia una terapia de apoyo que se centra en el aquí y en el ahora; además de fomentar sentido de pertenecía al grupo. El grupo se concibe como nosotros; la alianza se da en el grupo con el líder y se modela el grupo como familia, entre otros.
Los objetivos son claros y precisos sobre el desarrollo de esta psicoterapia psicoanalítica: evitar la desconexión emocional;, la ansiedad de muerte; identificar áreas de conflicto y perduración del grupo familiar.
La dinámica se desarrolla por: la edad de los pacientes de 60 años; el número de pacientes a 12; el número de sesiones de 36 a 40; el encuadre, asistencia y la confidencialidad.
Bibliografía

  • Anzieu, D. Bejarano, Angel, Kaes René, A. Missenard y J. B. Pontallis (1978) “El trabajo psicoanalítico en los grupos”, México,Ed. Siglo XXI.
  • Balint, M. y E. Balint (1966) “Técnicas psicoterapéuticas en medicina”, México, Ed. Siglo XXI.
  • Bellak, L. M.D. y Small L. S. D. (1980) “Psicoterapia breve y de emergencia”, México, D.F. Pax.
  • Belski, J., (2001) “Psicología del envejecimiento”, Buenos Aires, Ed. Siglo XXI.
  • Bion, W. R., (1975) “Aprendiendo de la experiencia”, Buenos Aires, Ed. Paidós.
  • Cabildo, H. (2002) “Psicoterapia de grupo”, Ed. México.
  • Díaz, P. I. (2000) “Bases de la terapia de grupo”, Ciudad de México, Ed. Pax.
  • Erickson, E. (2000) “El ciclo vital completado”, Barcelona, Ed. Paidós.
  • Freud, S. (1901-1905) “Tres ensayos de teoría sexual y otras obras”, Buenos Aires, Ed. Amorrortu.
  • Freud, S. (1917) “Duelo y Melancolía”, Buenos Aires, Ed. Amorrortu.
  • Freud, S. (1921) “Más allá del principio del placer. Psicología de las masas y análisis del yo, y otras obras, Vol. XVIII, Buenos Aires, Ed. Amorrortu.
  • Folch, P. (2012-2013) “Problemática y psicología de la senectud I y II”, Revista Catalana de Psicoanálisis, Vol. XXX.
  • Foulkes, S. H., (1975) “Introducción a la psicoterapia grupoanalítica”, Barcelona, Ed. Gedisa.
  • Gilles, A., y G., (1962) “La comunicación en los grupos”, México, Ed. Atenea.
  • González, N. J. J. (2002), “Psicoterapia de grupos”, México, Ed. Manual Moderno.
  • Kaes, R., (1977) “El aparato psíquico grupal”, Buenos Aires, Ed. Amorrortu.
  • Krassoievitch, M. (2001) “Psicoterapia geriátrica”, México, Ed. Fondo de Cultura Económica.
  • Laplanche, J. y Pontalis J.B.; (2013) “, Buenos Aires, Diccionario de Psicoanálisis, Ed. Siglo XXI.
  • Lleonart, M., (2013) “La terapia psicoanalítica grupal”, Revista de Psicoanálisis No. 33.
  • Pichón, R., (1946) “Del proceso grupal del psicoanálisis a la psicología social”, Buenos Aires, Ed. Nueva Visión.
  • Pontallis, J (1992) “Problemas y especificidades del encuadre grupal psicoanalítico”. Revista de Psicología y psicoterapia de grupo T. XV No. 2, 1992. UNAM.
  • Rage, E., (1997) “La personalidad del anciano” Psicología Iberoamericana, vol. 5, número 2. UNAM.
  • Sartre, J., (1971) “La psicoterapia de los grupos”; Buenos Aires, Ed. Paidós.
  • Slavson, S., (1974) “Tratado de psicoterapia grupal analítica”, Madrid, Ed. Paidós.
  • Verdwoerdt, A. (1976) “Clínica geropsiquiátrica” Nueva York, (Traducción de Williams y Wilkins).

 
 
Imagen: freeimages.com / wenhui lim
El contenido de los artículos publicados en este sitio son responsabilidad de sus autores y no representan necesariamente la postura de la Sociedad Psicoanalítica de México. Las imágenes se utilizan solamente de manera ilustrativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *