Leonardo Da Vinci (1452-1519); Análisis Caracterológico
Autor: Matilde Matuk
 
Un personaje que sobresalió no sólo en su gran genialidad, también en su forma de actuar, y de relacionarse; y todo comenzó desde que nació.
Un niño en busca de identificarse con alguien ¿quién debía ser? Notario, nunca, campesino, sólo en caso de no haber sido separado de esa vida, y no sucedió. Su madre, ante sus nupcias, cedió a Leonardo, probablemente sin darse cuenta que lo dejaba sin identidad, que le heredaba una nueva carga, vivir con un padre, y en una sociedad que desde el principio lo etiquetó de bastardo.
Un niño y adolescente en busca de guía, en búsqueda de una identidad; encontrándola en su genio, explorando la madre tierra. Un observador de la vida, un recreador excelente de la naturaleza ¿acaso los primeros dibujos de Leonardo, fueron un intento de comprender a dónde pertenecía y qué se esperaba de él? Sus cuadernos expresan una capacidad de observación que llaman la atención, no hay opiniones fácticas, una serie de creaciones y hechos que probablemente lo ayudaban a no sentirse aislado, a crear un bosquejo de lo que habría de devenir.
Albiera Degli Amadori (primera esposa del padre) su principal figura materna; la que concibió la idea de que Leonardo, al no poder heredar el oficio del padre, fuera artista, lo alentó para que se expresara, lo adoptó como un hijo a falta de poder tener los propios, una mujer que no lo abandonaría y que buscaría ayudar a Leonardo a encontrarse. Albiera logró que su esposo pusiera atención en esa habilidad de Leonardo, fomentándole el arte además de los estudios cotidianos de la época. Así Leonardo lograba expresarse. Leonardo tuvo una infancia y adolescencia relativamente buenas a pesar de ser un bastardo, tal vez debido al apoyo de su padre, una madre sustituta y la gran libertad de escoger profesión, situación que en esa época, El Renacimiento, no era nada común.
Tuvo cuatro madrastras, doce hermanastros legítimos y no fue sino hasta las cuartas nupcias del padre, que él volvió a encontrar una madre contenedora, Lucrecia Guglielmo quien junto a su abuela paterna, Lucía Di Ser Piero Di Zoso, una ceramista reconocida, apoyaron a Leonardo para dedicarse a la artes, mujeres que probablemente buscaban una manera en la que Leonardo lograra ganarse la vida, ya que era sabido que herencia no podía recibir.
Ser Piero, su padre, ante el obvio talento de su hijo, decidió acercarle a uno de los talleres de más renombre en esa época. El maestro del taller, Andrea Del Verrocchio, al ver los dibujos de Leonardo no duda en confirmarle, que su hijo Leonardo tenía un don, y le ofreció la oportunidad de pertenecer a su taller, formarlo en todas las artes y las ciencias que ahí tenían lugar. Contento con el logro, y con haberle podido brindar dicha oportunidad a su hijo, lo mandó a vivir con Verrocchio. Leonardo, para esos momentos, ya era un adolescente, se podía valer por si solo y esa decisión lo separó de Vinci, para irse a Florencia a cumplir los sueños de su familia y pareciera que los suyos también.
Después de varios años de aprendiz, Verrocchio le permitió a Leonardo hacer un pequeño ángel, en el “Bautismo de Cristo” este ángel generó gran revuelo, ya que Leonardo instauró una nueva técnica, éste personaje se vuelve observador de la obra, participando en la realidad de ésta ¿acaso habrá sido una forma de proyectar la necesidad de la mirada de su madre, de buscar esa confirmación que durante tanto tiempo esperó?
Leonardo venció al padre (Verrocchio), y sin mayores esfuerzos fue mejor que él. ¿Habrá sido esta la razón por la que le costaba mucho trabajo culminar sus obras?¿Lograr un éxito implicaba una mayor deshonra que ser un bastardo? Ganar y ser exitoso… ¿Implicaba un castigo?
Fue gracias a Verrocchio que Leonardo dio rienda suelta a su creatividad, en ese taller aprendió que ser artista abarcaba todo lo existente, que al ser artista también podía convertirse en investigador.
En 1476 su padre lo ayuda a independizarse, pone su propio taller, nunca perdió contacto con Verrocchio y continuó Leonardo a ayudarle de vez en cuando con alguna obra. Leonardo a final de cuentas ya se había separado, listo para ser HOMBRE, el Maestro de sus propias obras, sin necesitar la aprobación de ambos padres, Ser Piero y Verrocchio. y entonces ¿Ejercer su sexualidad?
Justo el año en el que se independiza, Leonardo es acusado anónimamente de actos perversos, sodomía. Aunque nunca pudieron comprobar esta acusación, y nunca tuvieron pruebas contundentes de estos actos tan alejados del bienestar común regido por la iglesia, pasaron varios meses para ser absuelto… Comentan que Leonardo mantuvo la calma, conocedor de la forma de actuar de las autoridades ante situaciones que infringían las normas, Leonardo vivió desafiando al padre Dios y a la santa madre Iglesia.
Regresando a la conducta sexual de este gran personaje, no hay en la historia menciones claras, nunca se conoció alguien que se atreviera a asegurar que Leonardo ejerció su sexualidad, que tuvo pareja, las personas más cercanas que se asegura que lo conocían y llevaban una buena relación fueron sus dos ayudantes, quienes heredaron todo el legado de Da Vinci y lo siguieron hasta el final de sus días.
Gian Giacomo Caprotti da Oreno su primer ayudante y discípulo por 25 años, fue elemento de controversia. Leonardo lo llamaba Salai, un diablo del poema de Morgante de Luigi Pulci. Fue modelo de varias obras de Leonardo, cuando buscaba expresar belleza, era Salai quien posaba. En “Juan El Bautista” podemos observar la cara de este discípulo, que lo siguió a todos lados y aunque un excelente imitador de Leonardo, no se conoce su obra auténtica. Leonardo y él eran inseparables, una relación intensa homosexual, aunque no comprobado que tuvieran relaciones sexuales. Muchos autores refieren que debido a la denuncia de sodomía, Leonardo no ejerció su sexualidad, mostraba en sus cuadernos una idea muy infantil de esta, expresando “El acto de la copulación y los miembros que lo realizan son de una fealdad tal, que si no fuera por la belleza de los rostros la naturaleza desencadenada haría perder la dignidad de la especie humana”.
En 1506 cuando Leonardo conoce a Melzi (Giovanni Francesco Melzzi) el segundo discípulo de Leonardo, Salai tuvo muchos problemas con aceptarlo, después de una agitada crisis de celos, Salai lo acepta, para después abandonarlos un año antes de la muerte de Leonardo.
Podríamos así asumir que la homosexualidad de Leonardo, se quedaba dentro del taller, dentro de un espacio tan privado que nadie podría confirmarlo, junto con la buena relación que tenía con los Medici, evitaba el castigo último de la época, donde la iglesia ejercía el poder máximo , la pena era la muerte. ¿Habrá sido su homosexualidad una forma de Leonardo de someterse a Dios padre para evitar la persecución por haber deseado a Albiera?
Durante ese periodo, logró perfeccionar una técnica que lo hizo diferenciarse de los demás artistas y talleres, el “Sfumato”, que significa “sin líneas o bordes, en forma de humo o más allá del plano de enfoque”. Me queda la impresión de que con esa genialidad logró aplicar el “sfumato” en el ejercicio de su sexualidad.
Esta técnica es enteramente de Leonardo, la Gioconda y otras obras fueron hechas con esta técnica. Leonardo se sentía cómodo trabajando así y considero muy simbólico el hecho de haber sido creador de una técnica sin bordes claros, en forma de humo, así presentaba su vida. Con esta técnica protegía su intimidad, todo dato proporcionado no es del todo claro, aparecen muchas versiones de hasta la más mínima obra, situación o relación, aún después de 500 años, sigue siendo una cuestión no clara. Un ejemplo de esto es la Mona Lisa, es comentado que podría haber sido la esposa de Francesco Bartolomeo de Giocondo, nunca fue entregada la obra y tampoco comprobado si Lisa Gherardini (nombre de la mujer de Francesco) era la modelo. Se dice que esa sonrisa es presentada también en el cuadro de “La virgen, el niño Jesús y Santa Ana”, presentando en las dos mujeres el mismo tipo de sonrisa, como un simbolismo de los pocos recuerdos que tenía de Caterina, su madre, siendo esta sonrisa la característica principal que Leonardo recordaba.
Para aumentar sus conocimientos de anatomía, diseccionaba cadáveres de delincuentes, lo que en esa época era considerado sacrílego y por lo tanto prohibido. Era tan grande su pulsión epistemológica que lo llevaba a desafiar la norma y arriesgarse a la excomunión y la muerte.
Leonardo estaba en constante búsqueda de entender la génesis de las cosas (escena primaria), probablemente creyendo que eso lo iba a hacer entender el error cometido y también encontrar un lugar donde pudiera ser aceptado y donde pudiera pertenecer.
En 1481 Leonardo se interesa por la música e inventa la lira de plata en forma de cabeza de caballo, Lorenzo Medici la considera una obra maestra y le pide que vaya a Milán con Ludovico “el moro” Sforza, como una manera de aplacar al gran señor de invadir Florencia. Otros autores dicen que ante la gran crisis monetaria que pasaba Leonardo y el gran interés por la guerra, le escribe una carta a Sforza ofreciéndole sus servicios; en ese tiempo el padre de Sforza había muerto y “el moro” estaba buscando un artista para crear la obra más grande imaginable, un caballo que honraría a su padre fallecido.
Sforza lo invita a su corte en 1482. Durante ese periodo Leonardo fue ingeniero de la corte de Sforza, creó muchas armas, pero ante todo se le pidió dedicarse a crear un modelo de tamaño real en arcilla de “Il cavallo”, para luego crearlo en bronce.
Después de muchos bosquejos y ayuda de varios aprendices, presentó ante la corte el gran caballo en arcilla, el bronce había sido ya acumulado para la creación y solo bastaba que los Sforza lo aceptaran para crear la gran obra. Fue aceptada, pero al ver que en la guerra se necesitaban recursos, ese bronce se destinó para armas y el caballo dejó de ser prioridad. El modelo de arcilla se quedó en uno de los jardines del palacio, siendo expuesto como una obra en proceso.
En ese periodo fue cuando creó “la ultima cena”, en el convento de Santa Maria delle Grazie, se comenta que se buscó hacer este mural ya que los Sforza querían ser sepultados en ese convento. Esta obra fue un gran reto para Leonardo, siempre investigador más que pintor, decidió inventar un nuevo acrílico para pintar sobre pared, algo que lograra generar mas vivacidad en sus obras, Leonardo nunca dio por terminada la obra, tardó mucho en escoger a sus modelos para cada discípulo y es comentado que uno de ellos es un autoretrato. Debido a la nueva pintura, esta obra se fue disipando con mayor rapidez, y es por eso que si no fuera por las restauraciones, y la suerte de que los franceses no pasaron por encima de ella, no existiría la obra que hizo a Leonardo reconocido como uno de los artistas mas grandes de todos los tiempos. La última cena es un ejemplo de cómo Leonardo buscaba ante todo el perfeccionismo, se sabía conocedor del arte y buscaba destacarse de entre todos los artistas, su manera de hacerlo era encontrando nuevas maneras de plasmar sus ideas; comenzó con el sfumato y constantemente estaba retando la naturaleza de las cosas; el gran problema de Leonardo ante esta situación, era que al buscar la perfección y esa diferencia que lo hiciera único de sus colegas artistas/hermanastros, gastaba mucha energía en las técnicas y no lograba concluir sus obras. Se comenta que las obras parecían terminadas pero Leonardo nunca estaba satisfecho, siempre había que poner un extra.
En 1499 los franceses invadieron Milan, Sforza fue destituido de su posición. Esto a Leonardo le afectaba, pero estaba en el proceso de analizar donde encontrar un nuevo mecenas, cuando se topó con los franceses utilizando su modelo de arcilla de “il cavallo” como blanco de tiro. Fue ahí donde no titubeó y salió de la ciudad para ya nunca regresar. El caballo era una obra que a Leonardo le había apasionado mucho; incluía la investigación de anatomía, más encontrar mediante la ingeniería maneras para crear en bronce semejante escultura, por lo que haber visto que los franceses estaban dañándola, fue un golpe narcisista suficiente para huir de la ciudad, olvidándose del caballo y todo lo que tenia que ver con los Sforza.
Se fue a Venecia y a varios lugares, no se estableció en un lugar fijo. Fueron varios años de vagar para encontrar de nuevo una residencia, y poder de nuevo soltar ese genio. Después de Milan, Leonardo solo creaba para comer y se enfocó en las matemáticas, una ciencia exacta sin mayores complicaciones, ya que en esta las emociones no son aceptadas.
En 1504 Ser Piero muere. Como era usado en el renacimiento, Leonardo al ser un hijo ilegítimo, no podía tener derecho a partes de la herencia de su padre. Sus hermanastros lo heredaron todo, no recibió nada, cuentan que uno de ellos trató de quitarle el taller que su padre le había ayudado a establecer. Leonardo nunca fue cercano a su familia, desde pequeño, como ya fue comentado, fue impulsado para que él saliera adelante, él tomara un oficio y logrará hacerse de un nombre como su padre lo había logrado. Sin embargo, Su tío Francesco, hermano del padre, decide hacerlo heredero único de su herencia, situación que cayó en desgracia cuando sus hermanastros se enteran, y se dedican por medio de contactos a cambiar el testamento.
Podemos ver como Leonardo constantemente buscó padres (mecenas) que lo ayudaran, lograba encantar hasta a las personas mas bélicas, convencía a quien fuera de sus grandes dones. Las familias más ricas de esa época lo tenían bajo su protección, pero su propia familia nunca lo dejó de ver como un bastardo.
En 1515 durante una reunión del papa con el nuevo rey Francisco I, le fue encargado por parte del rey un león mecánico que pudiera abrir su pecho y enseñar la flor de Lis, ante este proyecto bien elaborado, el rey lo invitó a su corte ofreciéndole el castillo de Clos-Lucé.
Es ahí donde Leonardo pasa sus últimos años, siendo el consejero predilecto del rey, fue adoptado como padre por Francisco I. En 1519 ante varios meses de enfermedad, Leonardo redacta su testamento, dejándole todo a Melzi ya que Salai había muerto en un duelo y estipulando como debía de ser su funeral.
El 2 de mayo muere, algunos comentan que fue en brazos de el rey Francisco I. Así como estaba escrito en su testamento fue su funeral, seguido su ataúd por sesenta mendigos con un cirio y enterrado en la capilla de Saint-Hubert, en el recinto del castillo de Amboise.
Así como Leonardo tenía el don para ejercer la mayoría de las artes y ciencias, no podía concluirlas, ya que, la imaginación de Leonardo era tal, que nunca podía ser igualado en materia lo que él proyectaba en su imaginación. Todas sus obras eran analizadas tantas veces que no lograba terminarlas, constantemente estaba cuestionando su obra.
El proceso detenía a Leonardo de dar por terminadas sus creaciones.
Podríamos decir que el orden, la frugalidad y la obstinación, son características esenciales de Da Vinci.
El tiempo no es bien manejado y en la perfección se pierde la realidad. Una persona frugal con sus compañeros y colegas, querido y respetado por todos; al mismo tiempo obstinado ante las normas de la Iglesia, nunca permitió que lo rigieran abiertamente; sus relaciones “perversas” solo dentro del taller, aunque pareciera que con expectativa de retaliación, nunca dejó de seguir su instinto epistemológico.
Así como dice Freud, toda esa necesidad de llevar las cuentas de todo, de escribir en sus cuadernos cuanto había gastado y a quien se lo había dado era una manera de controlar esa catexia destinada a las emociones. Como con el funeral de Caterina su madre, existen documentos que prueban que él mismo lo pagó, pero en lugar de escribir algunas palabras, fábulas o incluso podría haber sido una poesía, encontramos una serie de cuentas explicando los gastos hechos para este funeral; una manera de controlar los sentimientos de Leonardo al saber que su madre murió.
Leonardo nació, creció y murió buscando constantemente esta perfección; esta manera de encontrar formas de expresión sin generar conflictos, la gente lo quería y respetaba. Cuando existía un conflicto, invariablemente alguien salía a su rescate sin él pedirlo, apoyo de todas las familias con poder, sin importar sus creencias o tendencias sexuales. Leonardo supo muy bien como adaptarse al Renacimiento, como lograr satisfacer sus impulsos sin perturbar a la sociedad. Una gran ganancia para su Yo, haber podido satisfacer deseos sin mayores consecuencias del ambiente.
 
Bibliografía

  • BRAMLEY, Serge Reynolds Slan. Leonardo: The Artist and the Man, Ed. Penguin Group, 1992, London, England
  • FENICHEL, Otto. Teoría Psicoanalítica de la Neurosis, Ed. Paidós, 2008, Buenos Aires, Argentina
  • FREUD, Sigmund. Obras Completas, Tomo XI, Amorrortu Editores, 2º Ed. 2006, Buenos Aires, Argentina
  • MACCURDY, Edward. The Notebooks of Leonardo Da Vinci, ed. Reynal and Hitchcock, 1958, New York, USA
  • MCGREW, Catherine. Da Vinci: His Life and His Legacy, Ed. CreateSpace Independent Publishing, 2010, Online
  • NULAND, Sherwin. Leonardo Da Vinci: A Life, Ed. Penguin Group, 2000, Middlesex, England
  • REICH, Wilhelm. Character Analysis, Ed. MacMillan, 3rd Edition, 1948, New York, USA
  • VASARI, Giorgio. Vida de los más excelentes pintores, escultores y arquitectos, Librería Moderna.

 
 
 
 

Leave a Reply

Your email address will not be published.