Orfandad. El padre y el político.

Federico Reyes Heroles. 2015.

Editorial: Alfaguara. ISBN: 9786073134354

44_Reyes Heroles

Huérfano es aquel menor de edad a quien se le ha muerto el padre y la madre o alguno de los dos pero también se dice de aquel que está falto de algo, especialmente de amparo. El huérfano de este relato, es un hombre exitoso de 60 años de edad que perdió a su padre cuando ya contaba con 30 y una vida laboral y amorosa bien establecida, pero es hasta 30 años después del deceso cuando publica este ensayo, quizá con el fin de exorcizar la fatal edad en que su padre murió ya que, dice, sentirse desahuciado en algunos momentos, a pesar de contar con buena salud, hacer ejercicio y llevar una dieta sana, y yo agregaría, no fumar. Podría ser también que este relato signifique que al fin acepta tal deceso.

Respecto a su sentimiento de orfandad y del temor a su propia muerte, el autor nos dice:…[Si de tropas se tratara, tropas que van al combate por la vida, una lucha que, sin saber bien a bien por qué, damos a diario, la muerte de mi padre supuso que los que iban en la primera línea, mi general, mi guía, la figura señera marcada por la experiencia, cayera muerto. A partir de ese momento yo pasé a la primera fila, soy el próximo si la vida sigue su curso normal. Es lo deseable, aunque sea extraño hablar de la muerte de uno mismo en esos términos. Mi vida se sacudió.]

Lo que agravó la pérdida, fue lo sorpresivo de esta y que describe así:… [Lo suyo fue como un libro al cual se le arrancan los últimos capítulos, un libro trunco, inacabado. Él estaba entero y murió. Enamorado del pensamiento, de la acción, de la vida misma, nunca estuvo, sin embargo, obsesionado en prolongarla. En los hechos la acortó.] El tono profundo de este pensamiento, me remitió al dolor o la estupefacción que debió de haber sufrido hace 30 años.

Jesús Reyes Heroles, el personaje del que se habla en este relato, fue un funcionario público que ocupó puestos relevantes en instituciones como IMSS, PEMEX, SEP, solo por nombrar algunas. Nació en 1921 en Tuxpan, Veracruz y murió en un hospital en Denver en 1985 de cáncer en los pulmones; si, causado por su tabaquismo. Abogado brillante inició su actividad en el mundo de la administración pública al inicio de los años cuarentas y la terminó junto con su vida. Su fama de adicto al trabajo y al tabaco fueron siempre acompañadas con el de su honestidad, entendiendo esto último no únicamente respecto a los bienes materiales de la Institución a la que le tocara servir sino también en lo referente a sus relaciones interpersonales. Liberal con un ideario ético inamovible perdió oportunidades de mayor lucimiento e ingresos por no transigir a este respecto.

Su hijo lo describe como voraz lector, capaz de relacionarse casi amorosamente con algún volumen que fuera bello por dentro y por fuera. El no profesar ninguna religión no le impidió estudiar a los grandes teólogos como parte de los conocimientos que se convertían en herramienta para identificar discursos ajenos y darle perspectiva a los propios.

Tópico que me parece relevante en este relato, es el testimonio de “Don Jesús” respecto al famoso “movimiento del 68”, que con mayor o menor amplitud todos conocemos o cuando menos hemos escuchado por constituir un hito en la sociedad mexicana. El autor no se basó únicamente en su memoria para hacer el relato, sino que se apoyó en los apuntes de su padre, archivados en el Centro de Estudios de Historia de México Carso. En ese momento Don Jesús era el Director General de Pemex pero fue convocado por el presidente de la República, Gustavo Díaz Ordaz, para formar parte de las mesas de trabajo por saberle, amén de informado y con gran sentido común, ponderado en sus opiniones y acciones. No es un testimonio más, sino la vivencia de un hombre brillante que desde primera fila vivió el desarrollo de esos acontecimientos.

No se trata de una loa a un hombre perfecto; es el reconocimiento a la trayectoria de un político que a base de tenacidad e inteligencia supo desarrollar los cargos encomendados, sin claudicar a su premisa básica: servir en los puestos públicos encomendados y no servirse de estos.

Sin más, es un libro apto para adultos interesados en la historia reciente de nuestro país, misma que nos explica en parte, lo que sucede en el México de hoy.

El libro puede adquirirse en las librerías Educal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *