20_School ShootingAutor: Roberto Keoseyan  
Un School Shooting es un evento concreto, que se refiere a un acto homicida de masacre ocurrido dentro de la propiedad escolar que resulta en las muertes de compañeros y maestros y, finalmente, en la mayoría de los casos, del perpetrador.
“Tiene una mano rápida, mira alrededor del salón pero no dice su plan, encontró una pistola en el clóset de su papá en una caja de cosas divertidas… va a venir por ti… sí, va a venir por ti.
Ustedes, chavos que usan los zapatos más bonitos de la escuela, más vale que los usen para correr más rápido que mi bala, ustedes chavos que usan los zapatos más bonitos corran, corran más rápido que mi pistola….
Papá trabaja un día muy largo, va a llegar tarde, pero me va a traer una sorpresa. La cena está en el refrigerador congelada… ya esperé mucho tiempo y en mi soledad me pongo a razonar, mi mano fácilmente se desliza a la pistola, y de pronto mi pelo se prende en fuego… ya perdí la razón…
Ustedes, chavos que usan los zapatos más bonitos de la escuela, más vale que los usen para correr más rápido que mi bala, ustedes chavos que usan los zapatos más bonitos corran, corran más rápido que mi pistola…”
Se sube a la azotea, y comienza a disparar.
“Corran, corran, corran, corran, corran, corran y corran.”
Chifla de la emoción. Goza del evento, y chifla en unísono con cada disparo que echa.
Ustedes, chavos que usan los zapatos más bonitos de la escuela, más vale que los usen para correr más rápido que mi bala, ustedes chavos que usan los zapatos más bonitos corran, corran más rápido que mi pistola…”
– Grupo Foster The People, Dramatizando la massacre cometida por Robert Hawkins, en la escuela Von Maur en Nebraska.
 
Introducción ¿Qué es un School Shooting?
A pesar de que no existe traducción real al español, el School Shooting ha sido un fenómeno mundial que ha causado mucho tumulto en nuestra realidad contemporánea.
Un School Shooting es un evento concreto, que se refiere a un acto homicida de masacre ocurrido dentro de la propiedad escolar que resulta en las muertes de compañeros y maestros y, finalmente, en la mayoría de los casos, del perpetrador.
Los School Shootings generalmente son perpetrados por adolescentes, y muchas veces dejan a las autoridades y profesionales de salud perplejos.
El FBI ha investigado este fenómeno por más de cincuenta años, pero no ha llegado a ninguna conclusión real. No han podido concretar un perfil específico de un asesino ni llegar a una causa específica.
Se habla del bullying, se habla del fácil acceso a armas, el uso de psicofármacos, violencia en televisión y música heavy metal. Sin embargo, no hay nada tangible.
Lo que sí queda claro es esto: Es un fenómeno que tiene que ser controlado ya porque es realmente problemático. Eh aquí unas estadísticas:

  • Desde 1884 se han registrado 63 casos en todo el mundo (excepto USA), en países como Canadá, Hungría, Rusia, Finlandia, Inglaterra, Alemania y Grecia.
  • En Estados Unidos han habido 617 desde ese tiempo de los cuales 220 han ocurrido en los últimos 14 años y 66 en el 2014, el año más sangriento.

 Características Clave de un School Shooter
La psicología clínica no ha podido lograr mucho para clasificar a un school shooter, pero diversos esfuerzos psicoanalíticos, así como de otras áreas de la salud mental, han llegado a crear unas características importantes de lo que es el perpetrador de un school shooting:

  1. Es un planeador – Se pasa semanas planeando. Comprando armas, buscando maneras de lograrlo. No pierde la capacidad para razonar en ningún momento.
  2. No son personas solitarias. Tienen amigos y se unen a grupos.
  3. Dan información sobre lo que ocurrirá a muchas personas durante semanas, y meses antes del evento.
  4. No existe capacidad de empatía.
  5. La mayoría tienen historia de abuso emocional, físico, sexual.
  6. Todos los casos, salvo cuatro, han sido hechos por jóvenes de raza blanca. Solo han habido 3 mujeres.
  7. En casi todos los casos se da un suicidio final.
  8. Casi todos (Excepto el de Columbine, y otros más) son perpetrados por una sola persona.
  9. Casi todos consumen algún tipo de psicofármaco.

 
La Búsqueda de una Causa
El problema más grave que enfrenta este fenómeno es el que no se ha encontrado una causa directa. El FBI ha contratado a profesionales de la salud mental, particularmente psiquiatras y psicólogos clínicos para poder entrar en una causa del por qué se cometen estos terribles actos.
Después de décadas no se ha llegado a una conclusión específica. No hay respuestas. La presión social en los Estados Unidos ha propagado a que se encuentra una causa inmediata, y esto ha forzado a los profesionales a inventar o publicar causas que no han sido probadas directamente.
En Alemania, donde han ocurrido 8 eventos, el gobierno ha contratado a psicoanalistas para investigar el tema. Es allí donde se han hecho los más grandes avances. Prácticamente todos los autores serios sobre el tema son psicoanalistas alemanes. Uno de ellos, el Dr. Wilhelm Heitmayer, dice que este no es un fenómeno que puede ser clasificado en conjunto. Se trata de estudiar caso por caso y no tratarlo de juntar. “No se puede clasificar a todo comedor compulsivo bajo el mismo techo, ni a todo ladrón de bancos ante la misma perspectiva. Ese es un error que el FBI ha cometido múltiples veces. Se trata de un fenómeno individual que tiene que ser tratado como tal.”
Esta idea contrasta con la idea general en Estados Unidos de buscar una causa específica, y algunos expertos argumentan que hasta que esto no cambie, Estados Unidos no llegará a nada. El Dr. Glenn Muscert, psicoanalista de Miami, dice “la mayoría de las investigaciones se enfocan en una sola causa, y este es un problema que debe de ser entendido como una constelación de causas”.
Sin embargo, sería injusto culpar al FBI por las faltas cometidas. Es un conjunto de causas que pudieron haber sido creadas por la presión social por resolver este problema. Uno de los psicoanalistas que más avances ha hecho sobre el tema, el Dr. Nils Bockler, de Alemania la cobertura mediática de estos temas ha causado que se busque una respuesta inmediata a un tema que es muy profundo. La evidencia que se ha encontrado es contradictoria y no se puede hacer una generalización sobre un fenómeno tan complejo”.
Bockler ha hecho esfuerzos tremendos por analizar los school shootings, y llegó a la conclusión de que existen 5 comunes denominadores que rodean a un school shooting.

  1. El Uso de Psicofármacos y las Terapias Rápidas para “curar” a los chicos que perpetran los crímenes: El modelo erróneo de Salud Mental de los Estados Unidos ha hecho a un lado el psicoanálisis, buscando satisfacción en métodos más rápidos y menos profundos. En tiempos recientes, un alto número de shooters tomaban medicamentos o estaban en algún tipo de psicoterapia. Ninguno de los dos logró prevenir el evento, y muchos culpan a estos métodos por contribuir a ellos. El Dr. Alfred Knight, de la sociedad Psicoanalítica de Nueva York, dice que el problema es que los “psicofármacos y las psicoterapias breves atacan el síntoma, más no la causa, y mal diagnostican problemas severos.” El que sean llevados a terapia por padres que odian, pone en duda el tratamiento desde el principio, y lo vuelve mucho menos efectivo. La combinación, además del tratamiento psiquiátrico con drogas comunes (80% consumen drogas recreativas), puede llevar a quiebres psicóticos que resulten en el evento. La solución aparente aquí sería el psicoanálisis.
  1. Suicidio Final del School Shooter: De acuerdo al Dr. Peter Langman, de la Sociedad Americana, más del 90% son suicidas y más del 70% cometen el acto suicida después del asesinato. Langman dice que aquellos que sí se suicidaron habían sufrido de abuso infantil por parte de los padres. Todos tenían madres “enfermas y disfuncionales” y padre o madre (en algunos casos ambas) con problemas de abuso de sustancias. En la teoría psicoanalítica, el impulso suicida es un impulso asesino puesto sobre el yo (Freud). El yo intenta tranquilizar al superyó al ser sumiso, y por ello pierde la capacidad de perdonar. La presión del superyó es destructora y abandonadora (Fenichel). “El yo se ve desertado por el superyó y se deja morir” (Robert Bak). El adolescente o niño lleva a cabo el suicidio porque existe la fantasía de que los padres lo amaran ya muerto debido a que se arrepentirán. El School Shooter se mata a sí mismo, porque realmente quiere matar al padre, al no poderlo hacer, mata a todos los de su alrededor, y finalmente a sí mismo.
  1. Asesinato de Alguna Persona en el Evento: En la inmensa mayoría de los casos (más del 95%) ha habido algún tipo de asesinato. En casos aislados el atacante ha sido neutralizado previo a cometer un asesinato o no ha logrado matar (más solo herir). En términos generales, la causa racionalizada siempre es “odio” hacia la humanidad, hacia los compañeros, o algún tipo de venganza por un acto de la escuela o del gobierno. Sin embargo, el asesinato siempre es ejecutado, de alguna manera, en relación a los padres. (Utilización de las armas del padre, matar a personas de nombres similares a los padres, matar a personas con padres amorosos y vidas felices, chicos “normales” o exitosos. Aquí vemos una combinación importante. Existe un odio hacia los padres puesta y actuada en otros (y finalmente, mediante el suicidio en el yo) y finalmente de una envidia. Los shooters matan a personas que les gustaría ser. Pero aquí lo que buscan no es tener lo que el otro tiene, sino más bien quitarle al otro lo que él tiene y gozar mientras los destruye. Esta envidia es una manifestación del instinto de muerte (Klein) que, finalmente, se consuma, y lleva a los asesinatos de los compañeros y, finalmente del perpetrador de los crímenes. Se envidia lo idealizado.  Se envidia la posibilidad de tener la vida perfecta, con los padres perfectos, novia perfecta, etcétera. Al no poderla consumar, la destruyen.
  1. Planeación Previa al evento: Todos los shootings llevaron a cabo un alto nivel de planeación. Por ejemplo, Ataque desde arriba de la torre de la Universidad de Texas a hora pico de estudiantes, y en Columbine, uno de los asesinos se escondió en la biblioteca, donde sabían que llevarían a los estudiantes en situación de emergencia. En fin, la planeación es un factor clave en todo school shooting. Siempre se planea todo a detalle, y esto nos deja claro que el school shooter no es un psicótico desorganizado, sino más bien un sociópata, o el famoso psicópata (pero no psicótico).
  1. Una vida familiar difícil por parte del Shooter: Prácticamente todos los school shooters vienen de familias disfuncionales. Uno de los padres siempre abusa de sustancias. Siempre hay una madre abusiva. Vienen de familias rotas, o casadas, o divorciadas, o enviudadas o son huérfanos, pero siempre existen figuras primarias que llenan este patrón. No hay apego ni conexión entre madre e hijo en ningún momento y no se llega a una seguridad personal. El padre abusivo crea un superyó persecutorio y castigador, el cual no permite que se cree ninguna empatía. Son padres indiferentes, y abusadores que no ponen límites en ningún momento. Los Shooters se ven forzados a vivir en soledad, buscando la atención de sus padres en todo momento. Los padres no están interesados en sus hijos y frecuentemente ignoran las señales en las cuales sus hijos están involucrados. Un porcentaje alto de los shooters sufrió de abuso sexual por parte de los padres. Las figuras primarias les otorgan odio y destrucción, y esto crea una falta de empatía con el mundo a su alrededor. El antisocial ve al mundo como hostil y terrorífico. Para defenderse de ello, mejor ataca.

 
Psicodinamia y Tratamiento de un School Shooter
Tal como hemos visto, el School Shooter tiene una enorme capacidad de planeación. Esto no corresponde al cuadro de un psicótico desorganizado, como se podría creer (y ni siquiera al de un psicótico), sino más bien a un Trastorno de la Personalidad Antisocial a Nivel Fronterizo. Este diagnóstico encaja en personas que cometen asesinatos consumados sin ningún tipo de remordimiento. El PDM menciona a este trastorno como el trastorno que conocemos como “Psicópata”.
Las características de esta patología son:

  1. No hay empatía de ningún tipo.
  2. Entran en la clasificación fronteriza (Gacano y Meloy, 1994).
  3. Buscan expresar poder ante otros simplemente por el poder (Como Eric Harris, en Columbine dijo (“yo tengo el poder, yo decido si tu vives o si tu mueres”).
  4. Capacidad para leer estados emocionales del otro.
  5. No hay vida personal. La vida emocional está emprobrecida.
  6. Hay indiferencia completa.
  7. Abuso, adicción, negligencia y padres que en los que no se pudo depender anulan la posibilidad de hacer un apego seguro.
  8. Al no tener apego, no existe capacidad de empatía, ni de amor. No hay posibilidad de confiar en otros y no hay un self que pueda ser percibido como valioso.
  9. Si no hay apego, según Bowlby, no hay posibilidad de enfrentar los retos de la vida, ni hay un Yo Flexible.
  10. Ante eventos perturbadores, el yo se regresiona ante formas en las que funcionaba en el pasado. Aquí se refiere a atacar al que causa la agresión percibida.

En la teoría psicoanalítica clásica, este tipo de pacientes no es considerado  analizable. Debido a que no existe la culpa ni la empatía es considerada muy difícil, por no decir imposible, que se genere dicha culpa, y es por ello que no se consideran analizables.
Pocos school shooters han llevado a cabo algún tipo de tratamiento después del evento (la mayoría se suicidan). Aquellos que sí lo reciben lo hacen en cárceles u hospitales psiquiátricos. Muy pocos han recibo psicoanálisis o psicoterapia psicoanalítica ya sea antes o después.
Muchos estaban en algún tratamiento psicológico o psiquiátrico previo al evento, pero ninguno funcionó.
Etchegoyen afirma que, como no hay función del Yo ni una figura primaria que de seguridad, el tratamiento se dificulta enormemente.
En caso de que se insista en iniciar tratamiento, El PDM afirma que el analista debe de tratar de acercarse a la parte de compasión del paciente y lograr un tipo de duelo con el paciente, enseñándole que el amor y la gentileza no son una ilusión. El PDM dice “Si el analista proyecta una presencia poderosa, mantiene una ética implacable, y acwepta que aquello que motiva al paciente tiene más que ver con los comportamientos que lo hacen ver poderoso más que otra cosa, se puede considerar que el análisis pueda funcionar. Lo más fácil es que el paciente está a mitad de su vida o después en la cual ha visto que su poder haya declinado y ya no se sienta omnipotente”.
Entonces, como nos queda muy claro, es casi imposible llevar a una de estas personas a tratamiento. Para poder lograr que se disminuyera la situación, sería más fácil que estuvieran presas, o en hospitales psiquiátricos.
 
Causas Adicionales de los School Shootings
Además de lo que ya hemos visto aquí a detalle, hay algunas causas sociológicas y circunstanciales que quizás valga la pena explorar.
La cuestión del tráfico de armas es la más interesante de todas. Ha sido la causa que más ha sido distinguida por los medios de comunicación. Vale la pena, además, mencionar, que la mayoría de los incidentes han ocurrido en Estados Unidos y Canadá, países donde hay reglas muy ligeras de tráfico de armas. De la misma manera, en países donde las armas están prohibidas, dígase Inglaterra, los school shootings disminuyeron desde que la legislación cambió. En Japón, de igual manera, es imposible conseguir un arma, y por ello no ha habido school shootings. Hubo un incidente de una masacre con cuchillo, pero no causó el mismo número de muertos.
Esto deja claro la posibilidad de poder reflexionar sobre el tema.
Otro tema importante para reflexionar aquí es uno que ya han planteado otros autores. La Sociedad de Consumismo y Presión de Estados Unidos. Pocas sociedades en el mundo dan más presión a sus miembros que Estados Unidos. El consumismo engolfante hace creer a las personas que si no se tiene dinero no hay éxito esto lleva a desesperación, depresión, y a un sentido general de vacío. No es justificación a que se logre un School shooting, pero queda claro que puede ser un factor.
 
Los School Shootings en México
Es importante aclarar que en México no ha habido ningún school shooting, y no se debe al tráfico de armas. México es uno de los países donde más armas hay en todo el mundo, y esto genera una duda interesante al por qué no se generan los school shootings.
El Dr. Kiyotaka Osawa, de la Sociedad Psicoanalítica de México, afirma que esto se debe a que, en México, la cultura familiar refugia a las personas bastante. La cultura del amor a la familia no permite que las personas se aíslen de su entorno a tal nivel como para que se alejen de su familia y destruyan en disparos en escuela. Puede generar otro tipo de problemas, pero no este.
Esta es una idea muy importante y muy lógica. La causa principal de un school shooting es el aislamiento emocional, y si esto no ocurre, no se da. En México no existen.
 
Conclusión
El fenómeno de los school shootings es uno muy interesante y profundo. No se puede hacer un desglose general en simplemente un ensayo y presentación. La psicología americana lleva décadas tratando de descifrar algo que no se ha encontrado bien. Quedan claros algunos factores, pero no completos. Podemos entender el por qué, las motivaciones y demás, pero todavía hay muchas preguntas sin resolver. ¿Cómo podemos frenarlos? ¿Existiría una forma de poder detectar a un shooter antes del evento? ¿Cómo podemos crear un método de psicoanálisis enfocada a tratar la sociopatía? ¿Es el problema real las armas? ¿Quizás es un factor sociocultural de consumismo americano? ¿Por qué han ocurrido tantos en tiempos recientes? Quizás es algo exclusivo de los países del primero mundo (no ocurren prácticamente en países del tercer mundo).
Muchas de estas preguntas no tienen respuesta, y valdría la pena explorar estas ideas a profundidad para ver hacia dónde avanzamos con ella.
Queda claro que este es un fenómeno en el cual falta mucho por explorar. Pero su urgencia es importante, y no debe de ser algo que debemos dejar pasar al olvido.
 
Bibliografía

  • Böckler, Nils. School Shootings: International Research, Case Studies, and Concepts for Prevention. New York: Springer, 2013.
  • Kernberg, Otto, Dr., comp. Psychodynamic Diagnostic Manual (PDM). Silver Spring, MD: Alliance of Psychoanalytic Organizations, 2006.
  • Fast, Jonathan. Ceremonial Violence: A Psychological Explanation of School Shootings. Woodstock, NY: Overlook, 2008
  • Fenichel, Otto. Teoría Psicoanalítica De Las Neurosis. Buenos Aires: Editorial Paidós, 1991.
  • Segal, Hanna. Melanie Klein. New York: Viking, 1980.
  • Akhtar, Salman. Comprehensive Dictionary of Psychoanalysis. London: Karmac, 2009.
  • Etchegoyen, R. Horacio, Robert S. Wallerstein, Gregorio Klimovsky, and Patricia Pitchon. The Fundamentals of Psychoanalytic Technique. London: Karnac, 2005.
  • Langman, Peter F. Why Kids Kill: Inside the Minds of School Shooters. New York: Palgrave Macmillan, 2009.
  • Bertie-Holthe, Michelle. A School Shooting Bullying, Violence and an Institution’s Response. Ottawa: National Library of Canada = Bibliothèque Nationale Du Canada, 2004.
  • Lieberman, Joseph, and Joseph Lieberman. School Shootings: What Every Parent and Educator Needs to Know to Protect Our Children. New York: Citadel, 2008.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.