El Principito. Antoine de Saint-Exupery. 1943.

Ediciones Gandhi. ISBN: 9786077720805

Por Abigail Cobar.

Imposible pasar por alto el cumpleaños número 70 de tan ilustre personaje por todos conocido. No pretendo en esta oportunidad comentar el contenido de este cuento infantil que ha sido merecedor de toda clase de exhaustivos análisis y que seguramente ya cuenta con el tuyo. Quiero observar el contexto del nacimiento de esta obra al través de su autor quien tuvo una corta aunque polémica e intensa vida.

 

Antoine Marie Jean-Baptiste Roger de Saint-Eupéry 1900-1944, fue hijo de una familia destacada por títulos nobiliarios, sin embargo lejos de inmovilizarse en la comodidad de una ventajosa situación económico-social, se dedico a correr riesgos emprendiendo aventuras en las que ponía su corporeidad en peligro. Muy joven se alistó en Argentina como un agente aereopostal, lo que en sí mismo significaba alto riesgo por lo básico de las naves en que se volaba. Una vez que se cerró este tipo de servicio, Antoine se ofrecía en participar en aventuras aéreas que le reportaran ganancia y en una de estas aventuras es que sufre el por demás conocido accidente en el desierto del Sáhara el 30 de diciembre de 1935, cuando estaba tratando de establecer el récord del menor tiempo en el recorrido París-Saigón, claro, mediante un premio de 150,000 francos. En el transcurso de los cuatro días que tardó su fortuito rescate, sufrió importante pérdida de líquidos lo que le repercutió en sufrir alucinaciones y desubicación además de innumerables golpes. En 1938 vuelve a tener un desplome su avión cuando sobrevolaba territorio Guatemalteco del que también resultó muy lastimado.

 

Cooperó de manera activa en la defensa de su país desde 1939 pero cuando los Alemanes ocuparon buena parte del territorio francés, emigró a los Estados Unidos de América. Ignoro si esto fue tomado como un signo de descalificación por parte de Charles De Gaulle quien abiertamente lo acusó de ser un cooperacionista alemán, lo que él negó siempre; se cree que fue esta imputación, lo que le condujo a beber alcohol en exceso amén debido a sus frecuentes accidentes su salud se vio quebrantada. Fue gracias a la recomendación del General Eisenhower quien en 1943 le apoyó para que se reincorporara a su país en apoyo de la “Resistencia”.

 

Su muerte fue congruente con su forma de vivir, en una misión de espionaje hacia los alemanes, su nave hundida y su cuerpo extraviado.

 

Ocupándonos de su gran obra, ya que tuvo cuatro más muy conocidos, El Principito, es escrito y publicado por primera vez en los Estados Unidos de América el 6 de abril de 1943, es decir ocho años después del accidente en el Sáhara y cinco después del desplome en Guatemala; no sabemos si en ese inter lo fue elaborando; lo que sí es del dominio público es que de inmediato tuvo un enorme éxito.

 

Tuvieron que transcurrir dos años de la muerte del autor para que se publicara en Francia, en 1946

 

Ha sido traducido al Otomí por la UNAM, directo del francés, ya que se considera que el mensaje fundamental del cuento es ejercitar la disciplina para el logro de objetivos.

 

Como cualquier otra lectura, la interpretación que le damos depende de nuestra edad y estado de ánimo. ¿Hace cuánto tiempo leyeron este cuento? ¿lo volverían a leer?.

 

Se puede encontrar en las ediciones de Librerías Gandhi a un costo muy accesible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *