El Dios de Darwin.

Sabina Berman. 2014

Ediciones Destino. ISBN: 9788423347575

2014_01_26_No_02-Foto+2

Por: Abigail Cobar

Tuve la oportunidad de estar en el reciente Coloquio denominado “Amor y muerte en la cultura mexicana”, organizado por SPM y otras sociedades psicoanalíticas mexicanas. Aquellos de ustedes que también acudieron, quizá estén de acuerdo en que fue un evento verdaderamente importante dentro del ámbito psicoanalítico en nuestro país, dado que estuvieron presentes, por parte de FEPAL, tanto el Presidente como la representante de la Directora de Comunidad y Cultura, Fernando Orduz y Magda Khouri, respectivamente. Por nuestro país concurrieron los presidentes de AMPIEP, APM y SPM, y la representante de Comunidad y Cultura de IPA.

La temática central fue abordada por los arriba mencionados y por socios distinguidos de las sociedades. Lo diferente en este coloquio fue la participación de figuras destacadas en el ámbito de la literatura, la denuncia social y el teatro que, bajo el formato de charla informal, comentaron sus opiniones ese binomio amor y muerte tanto en México como en cualquier parte del mundo.

Entre esos destacados invitados tuvimos el gusto de escuchar a Sabina Berman, ampliamente conocida como escritora, dramaturga, narradora, ensayista, directora de cine y de teatro. En el módulo instalado a un costado del salón de conferencias se exhibían libros de su autoría y entre ellos, “me hizo ojitos” el ejemplar que ahora deseo comentarles.

Pocos libros se pueden leer de un tirón y este es uno de esos pocos. Es una novela que trata varios aspectos coyunturales de la cultura contemporánea como son; las creencias religiosas y la homofobia, vividos al extremo del fanatismo.

La relatora se identifica como una mujer absolutamente atípica, en su aspecto físico y en su actividad, ya que se dedica de tiempo completo al estudio de los atunes, por lo que prácticamente vive en altamar sumergida por largos lapsos, absorta al contemplar la belleza y armonía de la vida submarina. Las descripciones de esas experiencias son vívidas y conmovedoras.

Sus compañeros universitarios la identificaban, primero como autista, después como “señorita de capacidades diferentes”, más adelante, “señorita de los atunes”. Huye del contacto humano, especialmente de la comunicación verbal. Permanece largos meses en altamar en un pequeño yate, con la única compañía de un taciturno ayudante chino. Cuando se ve obligada a estar en tierra, le abruman terriblemente tanto el ruido ensordecedor del medio ambiente, como las voces de los otros seres humanos.

Como sabemos, en ocasiones los novelistas toman datos históricos y los utilizan parcialmente y el resto, es decir, “lo sabroso”, lo pone la creatividad del autor. Los datos respecto a las fechas del periplo de Darwin y lo que se refiere a su precaria salud son absolutamente comprobables por cualquier medio. Aquel providencial viaje de estudio le tomó cinco años, pero le repercutió el resto de su existencia, ya que lo transformó de joven sin meta definida a ser el gran científico que revolucionó no solamente la biología sino también las creencias religiosas. Sus observaciones destruyeron la certeza de que los seres humanos eran los reyes de la creación para convertirlos en un accidente evolutivo. Sus malestares se empezaron a manifestar al inicio del viaje. Los mareos, explicables en un hombre sin experiencia en vida marina, lejos de amainar en el transcurso de los meses, se recrudecieron y se enquistaron en su vida, hasta que murió a los 73 años, joven hoy, viejo entonces, en plena lucha para que su teoría fuera enseñada en las escuelas.

Sabina, hija de la psicoanalista Raquel Berman, presenta de tal forma el relato de las enfermedades de Darwin, que no podemos más que pensar que se trataba de manifestaciones psicosomáticas, habida cuenta que él mismo era el primero en sentirse confrontado entre sus creencias religiosas y sus conclusiones científicas. Quizá estoy poniendo en la autora algo de mi cosecha, así que falta la interpretación de ustedes.

Es un volumen de 479 páginas con muy buen tipo de letra y un cómodo espacio entre renglones, permite una lectura cómoda, cuestión que se agradece. De verdad les invito acercarse a esta novela que amén de recreativa, nos da una nueva óptica sobre la vida del célebre científico y de la vida submarina. Es todo por hoy y abur.

El libro puede adquirirse online en Librerías El Péndulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *