EDITORIAL
GRADIVA CON ESTE NÚMERO COMPLETA SU PRIMER VOLUMEN, acontecimiento que para todos los miembros de la Sociedad Psicoanalítica de México, A. C. es motivo de orgullo y satisfacción, debido a que ninguno desconocía la difícil empresa que es iniciar una publicación periódica, máxime si los temas tratar tienden con frecuencia a adquirir la árida fraseología científica.
La empresa editorial que se inicio plantea un gran número de dificultades, entre las cuales tres se vuelven frecuentemente insalvables.  En primer lugar, el aspecto económico, que en nuestro caso se resolvió gracias al entusiasta apoyo de personas que confiaron en la Sociedad y sus elementos, considerándonos capaces de librar todos los escollos; a ellos nuestro agradecimiento.
El segundo problema que generalmente surge es el de obtener el material para integrar cada uno de los números.  Este volumen es una muestra del entusiasmo con que se inicio la labor ya que en tan solo nueve meses aparecieron los tres números correspondientes al primer año de vida GRADIVA, en los que se incluyeron trabajos que tratan de cumplir distintos objetivos de manera simultánea: dar un idea de la forma de conceptualizar el psicoanálisis y la trayectoria –muy productiva de algunos y apenas iniciada por otros- de los miembros de la Sociedad Psicoanalítica de México A.C.; difundir el pensamiento psicoanalítico a un número cada vez mayor de personas interesadas; intercambiar ideas y conceptos a través de estas páginas con otros psicoanalistas; estimular a nuestros miembros, alumnos y colegas a liberar del ostracismo sus ideas, exponerlas a la crítica creadora que inevitablemente surge frente a los conceptos impresos y que conduce al desarrollo, enriquecimiento y afinación de cualquier ciencia, en este caso el Psicoanálisis… la simple enumeración de los beneficios científicos derivados de una revista como GRADIVA sería larga, baste por ahora citar los anteriores y agradecer a los colegas integrantes de la Sociedad y muy especialmente a aquellos, que sin pertenecer a ella en el momento actual, colaboraron con sus trabajos y esfuerzo en los distintos números de este primer volumen.
La distribución, otro punto crítico de toda publicación también fue cubierto, el número de suscriptores a la Revista desde el momento de su aparición fue superior a los cálculos más optimistas tratándose de una publicación que aparecía por primera vez y proveniente de una Sociedad relativamente pequeña.  Sin embargo, no se logró en este primer año efectuar la distribución en librerías para la venta de números sueltos de una manera tan eficaz como el proyecto (y nuestra ambición) exige; el que los suscriptores no solo continúen con nosotros sino que aumenten y la mejor distribución de los números siguientes es nuestra meta actual.
Queda así cubierto 1980, año que desde el punto de vista de la revista empezó el 18 de octubre.  Motivos sentimentales fueron los que llevaron a los miembros de la Sociedad a elegir precisamente esa fecha, estábamos interesados en que la aparición de GRADIVA coincidiese con el III Congreso Nacional de la Sociedad Psicoanalítica de México A.C. para mostrar así, con el Congreso y GRADIVA la pujanza de nuestra joven Sociedad.
Imposible cerrar esta Editorial sin mencionar que la salida a la luz de este tercer número es casi simultánea con el ingreso como psicoanalistas de una nueva generación de egresados del Instituto de Psicoanálisis y Psicoterapia S.C. que realizaron el largo camino del entrenamiento psicoanalítico.  Simultáneamente iniciaron su preparación diez candidatos más en el Instituto del que varios miembros de la Sociedad somos egresados y actualmente maestros.
GRADIVA –la que esplende al avanzar- continúa acercándose a su desarrollo pleno para posesionarse del lugar que por derecho le corresponde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *